Mascarillas
Entre todos paremos

El Matacán: La banda de los Carmonenses

|

Bandolero1

          La banda de los Carmonenses

             La lectura de trabajos tan interesantes como los que firman, el carmonense Felipe del Pino Alcaide en su CARMONA Y EL UNIVERSO, o el mairenero José Manuel Navarro Domínguez en cualquiera de su prolífica bibliografía alcoreña, nos confirman que hasta en bandolerismo, los carmonenses podemos sentirnos orgullosos de rancio abolengo. Así que, si les suena mucho lo de la banda del Ojitos, vulgo los Siete Niños de Ecija, como partida de malhechores que traían por la calle de la amargura o, mejor dicho, por caminos de amargura a toda la comarca, la banda de los Carmonenses, no le fue a la zaga en materia delictiva. 

Bandolero2

             Claro está que hablamos de un período histórico muy concreto; a principios del XIX, cuando la diligencia de Carmona pasaba por la vega, caminito de Sevilla… a la vez que… Por los Alcores del Viso bajaban siete bandoleros. Claro queda pues el contexto del que escribimos, aunque los bandoleros sigan por los Alcores, desde Córdoba al Corbones, pasando por el desierto de la Monclova, y así en todo este próximo universo que, a caballo, resulta alucinante, y en cuatro por cuatro, desesperante.

            El Puertas, Juan Granja, Ruiz, Burraco o Gregorio Gonzalez, entre otros,  formaban esta banda de bandoleros denominada los Carmonenses. Si la del Ojitos, puede lucir biografías tan reales y aventureras, como la del Fraile o el Tragabuches, despliego con entelequia la que sigue para no quedar diezmados en competencia:

          Mascahabas, era su apodo, aunque en el barrio de la Judería nadie lo identificaba como José Rendueles, como así consta en el libro parroquial. Gañán de bueyes, desde que echó los primeros dientes, tenía -además de limpiar con aquellos, las habas con suma destreza y velocidad- la facultad de camuflarse cual camaleón.

Bandolero3

            De hecho, por carnestolendas consiguió honores y beneplácitos múltiples en el burdel de la Pintá, meretriz que utilizaba al mozo como fauno multidisciplinar, ora de oveja, ora de carnero, ora de asno… Y todo, con cuatro trapos y dos tiznados, aunque la virtud más comentada entre la variopinta clientela era la magnitud de su verga. A tal publicidad llegaron ambas facultades que más de una vez fue requerido para confortar a damas de buen porte y mejor postín. Así, disfrazado, unas veces de lavandera, otras de talabartera y las más de sanadora, un día dio con sus huesos en un cenobio donde más de un monje disfrutaba de manera clandestina de los encantos que Eva perdió en el paraíso.

            Mascahabas, disfrazado de demonio, tal y como había sido requerido para el festín, se vio de buenas a primeras entre hogueras y cánticos infernales. Empujado hacia una estancia próxima -donde un siniestro candil pestañeaba junto a la pared- sintió por detrás una mano que se deslizaba por la entrepierna. Angustiado por el escenario fantasmal, se volvió sobre sí mismo. Un rostro de aspecto cadavérico y descolgado de la 

Bandolero7

capucha del hábito, sonreía con dudosas intenciones. Sin pensarlo dos veces, el doble de Satanás, echó mano a la navaja, y tras sentir una fuerte presión en las posaderas, lanzó un certero golpe a lo primero que  encontró. El alarido fue tal, que no reparó en detalles, y entre tiros corrió como alma que lleva al diablo.

           La última vez que se le vio a Mascahabas fue, saliendo despavorido por la Puerta de la Sedía. Dicen que, por temor a la Santa Inquisición, no volvió ni por San Blas, como las cigüeñas. No obstante, conocemos por transmisión oral que en su huida se encontró con la cuadrilla de los Carmonenses por la vereda de Rejaplata, a los que se unió y sirvió en numerosas incursiones camuflado de cualquier guisa. La mayoría de los integrantes de la banda cayeron bajo la acción militar del regimiento de los cazadores de Numancia, acuartelado en Carmona. De Mascahabas nunca se tuvo noticias de su paradero. 



Voy1



2 Comentarios

1

Antes de 1820 no quedaba ningún miembro de las bandas mencionadas. Pasar por el patíbulo, ajusticiado a garrote vil, descuartizados y esparcidos sus restos por los caminos tiene poco de romanticismo. Felipe del Pino narra Historia; el autor del Matacán recrea un personaje.

escrito por Don Francisco 12/feb/21    01:08
2

Hombre ¡ La historia no era tan romántica como cuenta usted o Felipe del Pino. Simplemente era cuestión de miseria. Es verdad "que el campo de acción" era complicado a la hora de esconderse, la vega no permite muchos escondrijos y por tanto las "acciones" debieron de ser muy rápidas y "dispersión". Hasta principios del siglo XX hubo grupos de asaltadores de diligencias pero "lamentablemente" nunca asaltaron un ferrocarril como en el oeste... bancos tampoco. Los bandoleros suenan mas a heroicidad que a criminalidad. Cuando esa gente aún seguía asaltando caminos, finales del XIX aquí ya había gente haciendo huelgas reclamando mejorar un mísero salario. Mucho se cuidaban de no dañar al señorito.

escrito por PVC 11/feb/21    23:35

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
E9749bb8 bad6 4fe8 aaab 87699593f8a5

"...el alma de una Carmona que se extendió por el mundo rodeada de buganvillas, de geranios, de almenas, arquillos y mercadillos campesinos."

Comenta
Matacán1

"Le hablaba del mar, y él me replicaba con el campo. Me hacía sentir marinero en tierra entre las buganvillas del Rialto".

Comenta
Bandolero1

 "Mascahabas era su apodo, aunque en el barrio de la Judería nadie lo identificaba como José Rendueles, como así consta en el libro parroquial".   

Comenta
Hoy 2

En lo que llevamos de mes, 142 carmonenses se han contagiado de COVID-19, pasando de una tasa de incidencia de 104 (día 1) a 329,5 que se contabiliza hoy (día 26).

Comenta
Sin nombre

Nuevo éxito de organización y participación en el largo historial del CO de la Hermandad de la Amargura de Carmona que llevó a cabo el XLII Campeonato de Andalucía de Doma Vaquera. El tarifeño Luis Fernando Benítez Santander consiguió el oro.

Comenta
Albergue 1

                Enclavados en el centro histórico de Carmona, compartiendo espacios con la casa-palacio Marqués de las Torres, el albergue juvenil y el restaurante, hoy abandonados, vuelven a ser objeto de atención por el Consistorio carmonense.

Comenta
140463

"De nuevo vuelve la camioneta a la puerta de la cárcel de Carmona. Los suben atados. Es de noche y… el miedo hace de solano en las gargantas con cuajarones de sangre. Los ponen en fila; a unos, ante el paredón del cementerio, a otros, en la cuneta. Les apuntan con armas de fuego. Las balas atraviesan el alma de Carmona... Hoy, 22 de julio de 2021 -ochenta y cinco años después- las víctimas siguen latiendo en nuestros corazones."

Comenta
Policía

     Un incidente en materia de seguridad ciudadana, nos hace, además de informar, agradecer el buen trabajo y profesionalidad de los agentes de la Policía Local de Carmona.

Comenta
IMG 0120 (1)

La estrecha colaboración entre la policía rumana y la Guardia Civil, ha hecho posible la localización y detención de Ionut Airinei, el tercer miembro de la banda que asesinó a Paco Cintado. El fugitivo fue detenido en su país, donde se ocultaba en un zulo de la localidad de Galati. 

Comenta
016LLAMA
Yo fotografo grifo

"Aventura que toca a su fin en la parte que a mi me corresponde porque, afortunadamente, El Grifo continúa su andadura informativa local"

Comenta
IMPORTANCIALAVARSELASMANOS1

Logoelgrifosaludelgrifoinformacion 3Según la OMS, lavarse las manos puede ayudarnos a prevernir hasta 200 enfermedades.


Un gesto tan sencillo y que muchas veces olvidamos, como es lavarse las manos, puede ayudarnos a tener mejor salud

Comenta
1hospitalmilitardesevilla

En el mes de Junio, se cumplieron 13 años de la Cesión por parte del Ministerio de Defensa a la Junta de Andalucía, por ser considerado “demasiado grande y caro para el Ministerio”. Desde esa fecha, el Centro Hospitalario permanece cerrado y un gran cartel de reforma puede observarse tras las vallas de seguridad que lo cercan, junto a restos de materiales como ladrillos, sacos de cemento y planchas de hierro.
 
Comenta
Portada mascarillas el grifo informacion

Personas sencillas de nuestro pueblo como Esther, Cristina, Mari, Ana, José Manuel, Macu, Manoli, Pili, Fran, Antonio, Loli, Mancera, Isa, Olalli, Pepe, Montse, menta y lavanda (la llamo así porque es como aparece en su perfil de wasap), Mi amiga Gertrudis (que las está cosiendo por mí, al haberme cortado un dedo y no poder hacerlo yo) y a nuestra Concejala de Educación, formación y empleo Angélica Alonso y su compañera María José CastejónConcejala de Servicios Sociales e Igualdad.

 
Comenta