15399667927421

El Matacán: La banda de los Carmonenses

|

Bandolero1

          La banda de los Carmonenses

             La lectura de trabajos tan interesantes como los que firman, el carmonense Felipe del Pino Alcaide en su CARMONA Y EL UNIVERSO, o el mairenero José Manuel Navarro Domínguez en cualquiera de su prolífica bibliografía alcoreña, nos confirman que hasta en bandolerismo, los carmonenses podemos sentirnos orgullosos de rancio abolengo. Así que, si les suena mucho lo de la banda del Ojitos, vulgo los Siete Niños de Ecija, como partida de malhechores que traían por la calle de la amargura o, mejor dicho, por caminos de amargura a toda la comarca, la banda de los Carmonenses, no le fue a la zaga en materia delictiva. 

Bandolero2

             Claro está que hablamos de un período histórico muy concreto; a principios del XIX, cuando la diligencia de Carmona pasaba por la vega, caminito de Sevilla… a la vez que… Por los Alcores del Viso bajaban siete bandoleros. Claro queda pues el contexto del que escribimos, aunque los bandoleros sigan por los Alcores, desde Córdoba al Corbones, pasando por el desierto de la Monclova, y así en todo este próximo universo que, a caballo, resulta alucinante, y en cuatro por cuatro, desesperante.

            El Puertas, Juan Granja, Ruiz, Burraco o Gregorio Gonzalez, entre otros,  formaban esta banda de bandoleros denominada los Carmonenses. Si la del Ojitos, puede lucir biografías tan reales y aventureras, como la del Fraile o el Tragabuches, despliego con entelequia la que sigue para no quedar diezmados en competencia:

          Mascahabas, era su apodo, aunque en el barrio de la Judería nadie lo identificaba como José Rendueles, como así consta en el libro parroquial. Gañán de bueyes, desde que echó los primeros dientes, tenía -además de limpiar con aquellos, las habas con suma destreza y velocidad- la facultad de camuflarse cual camaleón.

Bandolero3

            De hecho, por carnestolendas consiguió honores y beneplácitos múltiples en el burdel de la Pintá, meretriz que utilizaba al mozo como fauno multidisciplinar, ora de oveja, ora de carnero, ora de asno… Y todo, con cuatro trapos y dos tiznados, aunque la virtud más comentada entre la variopinta clientela era la magnitud de su verga. A tal publicidad llegaron ambas facultades que más de una vez fue requerido para confortar a damas de buen porte y mejor postín. Así, disfrazado, unas veces de lavandera, otras de talabartera y las más de sanadora, un día dio con sus huesos en un cenobio donde más de un monje disfrutaba de manera clandestina de los encantos que Eva perdió en el paraíso.

            Mascahabas, disfrazado de demonio, tal y como había sido requerido para el festín, se vio de buenas a primeras entre hogueras y cánticos infernales. Empujado hacia una estancia próxima -donde un siniestro candil pestañeaba junto a la pared- sintió por detrás una mano que se deslizaba por la entrepierna. Angustiado por el escenario fantasmal, se volvió sobre sí mismo. Un rostro de aspecto cadavérico y descolgado de la 

Bandolero7

capucha del hábito, sonreía con dudosas intenciones. Sin pensarlo dos veces, el doble de Satanás, echó mano a la navaja, y tras sentir una fuerte presión en las posaderas, lanzó un certero golpe a lo primero que  encontró. El alarido fue tal, que no reparó en detalles, y entre tiros corrió como alma que lleva al diablo.

           La última vez que se le vio a Mascahabas fue, saliendo despavorido por la Puerta de la Sedía. Dicen que, por temor a la Santa Inquisición, no volvió ni por San Blas, como las cigüeñas. No obstante, conocemos por transmisión oral que en su huida se encontró con la cuadrilla de los Carmonenses por la vereda de Rejaplata, a los que se unió y sirvió en numerosas incursiones camuflado de cualquier guisa. La mayoría de los integrantes de la banda cayeron bajo la acción militar del regimiento de los cazadores de Numancia, acuartelado en Carmona. De Mascahabas nunca se tuvo noticias de su paradero. 



Voy1



2 Comentarios

1

Antes de 1820 no quedaba ningún miembro de las bandas mencionadas. Pasar por el patíbulo, ajusticiado a garrote vil, descuartizados y esparcidos sus restos por los caminos tiene poco de romanticismo. Felipe del Pino narra Historia; el autor del Matacán recrea un personaje.

escrito por Don Francisco 12/feb/21    01:08
2

Hombre ¡ La historia no era tan romántica como cuenta usted o Felipe del Pino. Simplemente era cuestión de miseria. Es verdad "que el campo de acción" era complicado a la hora de esconderse, la vega no permite muchos escondrijos y por tanto las "acciones" debieron de ser muy rápidas y "dispersión". Hasta principios del siglo XX hubo grupos de asaltadores de diligencias pero "lamentablemente" nunca asaltaron un ferrocarril como en el oeste... bancos tampoco. Los bandoleros suenan mas a heroicidad que a criminalidad. Cuando esa gente aún seguía asaltando caminos, finales del XIX aquí ya había gente haciendo huelgas reclamando mejorar un mísero salario. Mucho se cuidaban de no dañar al señorito.

escrito por PVC 11/feb/21    23:35

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Sin nombre

En homenaje a quienes hicieron y hacen posible la realidad patrimonial de Carmona, y aprovechando la efeméride histórica del momento -conmemoración de la toma de la ciudad por el rey Fernando III- dejamos constancia de la aportación popular a la Historia, al margen de parafernalias, rituales y liturgias. Constancia, tan verdadera, que aún sigue viva en la memoria de todos gracias, entre otros, a Manuel Buzón Fernández.  

Comenta
E9749bb8 bad6 4fe8 aaab 87699593f8a5

"...el alma de una Carmona que se extendió por el mundo rodeada de buganvillas, de geranios, de almenas, arquillos y mercadillos campesinos."

Comenta
Matacán1

"Le hablaba del mar, y él me replicaba con el campo. Me hacía sentir marinero en tierra entre las buganvillas del Rialto".

Comenta
Bandolero1

 "Mascahabas era su apodo, aunque en el barrio de la Judería nadie lo identificaba como José Rendueles, como así consta en el libro parroquial".   

Comenta
20211020 000142258

Carmona será pasarela andaluza de la moda durante tres días en la XVI edición de evento que ensalza la actividad de las empresas artersanas y el valor patrimonial de Andalucía.

Comenta
Sin nombre

El Grupo Municipal Socialista del Ayuntamiento carmonense lleva al Pleno dos mociones con el objetivo de mejorar el transporte de viajeros y las comunicaciones por carretera.

Comenta
17 Carmona Cueva Batida69

La colocación de decenas de anclajes metálicos en el interior de la cueva de la Batida, para prácticas de espeleología, propicia la atención parlamentaria en defensa del enclave natural.  

Comenta
Regreso 4.2

Apuntes históricos de publicidad y curiosidades carmonenses.

Comenta
Luna touris museo necropolis carmona

Diversos elementos arquitectónicos de la Necrópolis Romana y otros relacionados con la historia del conjunto funerario serán objeto de limpieza y restauración.

Comenta
383541 10150735941979222 1520693305 n

"De sobra sabemos que bajo gran parte de las casas de Carmona se dispone de mausoleo o similar, sea romano, visigodo, árabe… según el distrito".

Comenta
IMG 20211005 090910 BURST001 COVER

A las 00:00 de mañana, día 7 de octubre, Carmona al igual que todos los municipios sevillanos, excepto la capital, recupera la normalidad tras la pandemia por COVID-19

Comenta
IMPORTANCIALAVARSELASMANOS1

Logoelgrifosaludelgrifoinformacion 3Según la OMS, lavarse las manos puede ayudarnos a prevernir hasta 200 enfermedades.


Un gesto tan sencillo y que muchas veces olvidamos, como es lavarse las manos, puede ayudarnos a tener mejor salud

Comenta
IMG 20210811 214904

El grupo carmonense de pop-rock, Rosario Cohete, llenó la Plaza de Abastos de Carmona, donde ofreció un recital de gran calidad artística de los que no se recuerdan en el lugar.   

Comenta