Mascarillas
Entre todos paremos

¿POR QUÉ MATARON A ASUNTA?: CUANDO LOS PADRES SON EL PEOR ENEMIGO DE SUS HIJOS. un reportaje de Ana Varela

|


Asunta


La periodista y redactora de El Grifo Información, nos trae un nuevo reportaje de actualidad, hace poco menos de un mes, concretamente el pasado 21 de septiembre se cumplía un lustro del asesinato por sus padres de Asunta. 


Sucedió un 21 de septiembre de hace 5 años. Asunta fue asesinada por sus padres. La sentencia nos lo cuenta así: “el día 21 de septiembre de 2013, los acusados doña Rosario Porto y don Alfonso Basterra, puestos de común acuerdo para acabar con la vida de su hija Asunta Yong Fang, comieron con ella en el domicilio de don Alfonso y le suministraron una cantidad de medicamento que contenía lorazepam, necesariamente tóxica, para posteriormente, cuando hiciera efecto, asfixiarla”. 5 años después, la noticia, tristemente, no es Asunta. La noticia son sus padres. Porque Rosario y Alfonso han pasado 5 años en la cárcel. Han cumplido una cuarta parte de la condena de 18 años por planear y llevar a cabo, de común acuerdo, el asesinato de su hija. Los padres de Asunta ya pueden pedir permisos penitenciarios. A ellos les está permitido salir a la calle y recuperar sus vidas. Para ellos, lo peor ha pasado ya. Pero para Asunta todo terminó hace 5 años, un 21 de septiembre.


Asunta hubiera cumplido 18 años este 30 de septiembre. Pero sus padres no se lo permitieron. Matar, en España, sale barato, muy barato. Aunque sea a una niña. Aunque se trate de tu propia hija. Asunta no merece ser olvidada. Ningún niño asesinado a manos de sus padres debería serlo. Jamás podremos, por más que nos empeñemos en comprender, entender el asesinato de una niña a manos de sus padres. Esta es la historia de Asunta, una niña de 12 años que apareció muerta en una cuneta cerca de la casa familiar de sus padres en Santiago, un día después de que sus padres denunciaran su desaparición. Una niña que fue asesinada a manos de sus padres, convirtiéndose en lo peor que unos padres pueden ser: el enemigo de ese ser indefenso, frágil y dependiente que es, siempre, un niño.


Asunta iba al colegio un curso por delante del que le correspondía por edad. Y estaba apuntada a clases. A muchas clases. Quizá a demasiadas clases. Clases de francés, de inglés y de chino. Y de piano, violín y ballet. Era una niña muy inteligente que hablaba 6 idiomas y a la que no le faltaba nada material. Buenos colegios, clases particulares y una cuidadora para ella sola. A primera vista, una vida idílica. Pero nada más lejos de la realidad.


“Asunta estaba tirada, sin que nadie le hiciese caso“. Son palabras de su madrina, recogidas en un triste auto judicial. Asunta estorbaba a sus padres. El último verano de su vida, la niña lo pasó entre la casa de su madrina y la de su cuidadora. Del 28 de julio al 9 de septiembre, en sus vacaciones escolares, ni su padre ni su madre tuvieron tiempo para su hija. Ninguno de los 2 trabajaba, pero la niña ya había comenzado a estorbarles. Asunta “pasaba días, e incluso noches, sola“. También esto lo recoge un documento judicial. La madre, Rosario Porto, la llamaba “pesada” en los correos que intercambiaba con su amante. Y se quejaba de lo agobiada que estaba de las actividades a las que estaba apuntada su hija, cuando tenía que acompañarla. “Mi hija me chupa la sangre, me molesta“, confesó Rosario a su psiquiatra. Y añadía “ya no tengo ganas de encargarme de mi hija”.


Unknown


Alfonso Basterra y Rosario Porto asesinaron a su hija. La sentencia, firme, dictada el 11 de noviembre de 2015, no lo duda. Los 2 fueron condenados a 18 años de prisión por asesinato con el agravante de parentesco. Los padres de Asunta se habían separado en Reyes, al enterarse Alfonso de que su mujer tenía un amante. Y hasta habían pleiteado por la custodia de Asunta, que recayó en manos de la madre. Pero apenas 7 meses después, en julio, los padres se pusieron de acuerdo: había que matar a Asunta. Los padres de Asunta se habían cansado de jugar a ser padres. Se comportaron con ella como si fuera un juguete del que uno ya se ha hartado, deshaciéndose de él. Un capricho más, una propiedad que ya no interesa. Ni siquiera un ser humano, a sus ojos.


Y así fue como, el 21 de septiembre de 2013, los padres de Asunta asfixiaron a su hija de 12 años con un cojín. Asunta estaba drogada. Los padres llevaban meses anulando su voluntad con pastillas. Además, Rosario y Alfonso le habían tapado la boca y la nariz con un pañuelo de papel, para que no pudiera respirar. Y también la ataron por los brazos y los tobillos con unas cuerdas. Asunta no tuvo escapatoria. Son los hechos probados de una sentencia demoledora.


El 4 de julio anterior, alguien intentó matar a Asunta. La niña lo contó: un hombre de negro entró en su casa y la atacó. Pero no hubo denuncia de los padres, ni los perros de los vecinos ladraron, como lo hacían con cada ruido fuera de lo normal que escuchaban. Al día siguiente de ese inquietante suceso, Alfonso Basterra empezó a comprar y acumular pastillas. Muchas, muchas pastillas. Como mínimo, 125. Asunta no entendía lo que pasaba, pero sabía que sus padres le daban “unos polvos blancos”. Dicen ellos que Asunta tenía alergia. Pero la niña lo negaba. Tampoco aparece en su historial médico. Para esa alergia le daban Orfidal, un ansiolítico. Una extraña cura para una alergia desconocida por todos. Y que Asunta no necesitó ni en julio ni en agosto, mientras estuvo viviendo con su madrina y su cuidadora. Asunta, incluso, fue a clase con síntomas de estar drogada varias veces. Incapaz de coordinar o de tocar, como sonámbula. Y, en julio, ella misma contó a una profesora que había dormido 2 días seguidos. Los profesores avisaron a los padres de estas reacciones extrañas de Asunta. Los padres no la llevaron al médico. Nadie podía sospechar que, desde julio, los padres de Asunta estaban “ensayando” el asesinato de su hija de 12 años.


El 21 de septiembre, en algún momento de la última comida que compartió con sus padres, Alfonso y Rosario suministraron a la niña hasta 27 pastillas que contenían lorazepam, el principio activo del Orfidal. Esas pastillas que su padre compraba en la farmacia en cantidades industriales y que sirvieron para anular durante meses la voluntad de Asunta. Su sangre y su pelo conservaban aún restos cuando la encontraron, al día siguiente, muerta en una cuneta. Una pista forestal adonde la llevaron, en su coche, sus padres. El ADN de Asunta, aparecido en la moqueta de la parte trasera del Mercedes, nos ha contado esta parte de la historia.


Después, los padres de Asunta denunciaron su desaparición. Al día siguiente, la niña aparecía muerta en una pista forestal, en Teos, cerca del chalé familiar de sus padres.


Pero Alfonso y Rosario no pueden ser los protagonistas de esta triste historia. Sólo son dos seres humanos (aquí, sí habría que decir presuntamente) que se pusieron de acuerdo para asesinar a su hija. No fue un ataque de rabia repentino, no. Los padres de Asunta planearon su asesinato. Llevaban meses preparándolo.


Dicen que Rosario Porto y Alfonso Basterra no son peligrosos. Eso, habría que preguntárselo a Asunta. Pero ella ya no puede hablar. Dicen que tampoco van a reincidir. De eso, quizá, podrían contarnos algo los padres de Rosario. Pero tampoco pueden hacerlo. Ellos también aparecieron muertos, repentinamente, con apenas 7 meses de diferencia, en la cama de su casa. Como Asunta, también ellos fueron incinerados. Sin embargo, todo (parece) les hace merecer permisos penitenciarios. Están en segundo grado penitenciario y podrían pedir permisos para pasar días o fines de semana.


Yo sólo sé que, cuando pienso en Asunta, me acuerdo de aquella frase que escribíamos, con cuidada caligrafía, en nuestros cuadernos colegiales. Mi mamá me mima, decía. Y siento que, a Asunta, ni su mamá ni su papá, la mimaban. Asunta, quizá, lo tenía todo. Pero le faltó lo más importante: el amor de sus padres.


Padresasunta 34555


4 Comentarios

1

Difícil entender un comentario como el que firma Adriana. Según se desprende de lo que dice ella, además de las pastillas, ella fue al lugar donde la encontraron muerta para atarse y asfixiarse.

escrito por Claudio Méndez 27/nov/19    21:32
2

una consulta Adriana sos pelotuda??? es la unica duda q tengo, no podes decis semejante estupidez

escrito por christian 22/oct/19    19:11
3

Creo que en este caso hay algún que otro cabo suelto pero sinceramente creo que fueron los padres. ¿Quién si no? En este tipo de casos casi siempre suele ser alguien del entorno íntimo. Esa hipótesis que plantea Rosario Porto de que un señor desconocido, así de la nada, rapta y mata a la niña porque sí, me parece muy poco probable. No se explica en ningún momento para qué narices le suministraban tales dosis de medicamentos en la comida. ¿Para que no molestara? Un caso muy raro y turbio.

escrito por Natalia 24/ago/19    00:20
4

Aquí hay algo más pienso que a Asunta no la mató la mamá ni el papa está niña se estaba tomando estos medicamentos para llamar la atención yo lo hice cuando mis padres se estaban separando , y casi muero . Aquí hay algo más

escrito por Adriana 05/jul/19    02:10

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
E9749bb8 bad6 4fe8 aaab 87699593f8a5

"...el alma de una Carmona que se extendió por el mundo rodeada de buganvillas, de geranios, de almenas, arquillos y mercadillos campesinos."

Comenta
Matacán1

"Le hablaba del mar, y él me replicaba con el campo. Me hacía sentir marinero en tierra entre las buganvillas del Rialto".

Comenta
Bandolero1

 "Mascahabas era su apodo, aunque en el barrio de la Judería nadie lo identificaba como José Rendueles, como así consta en el libro parroquial".   

Comenta
Hoy 2

En lo que llevamos de mes, 142 carmonenses se han contagiado de COVID-19, pasando de una tasa de incidencia de 104 (día 1) a 329,5 que se contabiliza hoy (día 26).

Comenta
Sin nombre

Nuevo éxito de organización y participación en el largo historial del CO de la Hermandad de la Amargura de Carmona que llevó a cabo el XLII Campeonato de Andalucía de Doma Vaquera. El tarifeño Luis Fernando Benítez Santander consiguió el oro.

Comenta
Albergue 1

                Enclavados en el centro histórico de Carmona, compartiendo espacios con la casa-palacio Marqués de las Torres, el albergue juvenil y el restaurante, hoy abandonados, vuelven a ser objeto de atención por el Consistorio carmonense.

Comenta
140463

"De nuevo vuelve la camioneta a la puerta de la cárcel de Carmona. Los suben atados. Es de noche y… el miedo hace de solano en las gargantas con cuajarones de sangre. Los ponen en fila; a unos, ante el paredón del cementerio, a otros, en la cuneta. Les apuntan con armas de fuego. Las balas atraviesan el alma de Carmona... Hoy, 22 de julio de 2021 -ochenta y cinco años después- las víctimas siguen latiendo en nuestros corazones."

Comenta
Policía

     Un incidente en materia de seguridad ciudadana, nos hace, además de informar, agradecer el buen trabajo y profesionalidad de los agentes de la Policía Local de Carmona.

Comenta
IMG 0120 (1)

La estrecha colaboración entre la policía rumana y la Guardia Civil, ha hecho posible la localización y detención de Ionut Airinei, el tercer miembro de la banda que asesinó a Paco Cintado. El fugitivo fue detenido en su país, donde se ocultaba en un zulo de la localidad de Galati. 

Comenta
016LLAMA
Yo fotografo grifo

"Aventura que toca a su fin en la parte que a mi me corresponde porque, afortunadamente, El Grifo continúa su andadura informativa local"

Comenta
IMPORTANCIALAVARSELASMANOS1

Logoelgrifosaludelgrifoinformacion 3Según la OMS, lavarse las manos puede ayudarnos a prevernir hasta 200 enfermedades.


Un gesto tan sencillo y que muchas veces olvidamos, como es lavarse las manos, puede ayudarnos a tener mejor salud

Comenta
1hospitalmilitardesevilla

En el mes de Junio, se cumplieron 13 años de la Cesión por parte del Ministerio de Defensa a la Junta de Andalucía, por ser considerado “demasiado grande y caro para el Ministerio”. Desde esa fecha, el Centro Hospitalario permanece cerrado y un gran cartel de reforma puede observarse tras las vallas de seguridad que lo cercan, junto a restos de materiales como ladrillos, sacos de cemento y planchas de hierro.
 
Comenta
Portada mascarillas el grifo informacion

Personas sencillas de nuestro pueblo como Esther, Cristina, Mari, Ana, José Manuel, Macu, Manoli, Pili, Fran, Antonio, Loli, Mancera, Isa, Olalli, Pepe, Montse, menta y lavanda (la llamo así porque es como aparece en su perfil de wasap), Mi amiga Gertrudis (que las está cosiendo por mí, al haberme cortado un dedo y no poder hacerlo yo) y a nuestra Concejala de Educación, formación y empleo Angélica Alonso y su compañera María José CastejónConcejala de Servicios Sociales e Igualdad.

 
Comenta