Comentarios 1

ESPAÑA LEGALIZA EL COMERCIO DE INSECTOS. Desde el 1 de enero de 2018 ya es legal comprar y vender insectos como un producto alimentario más.

|



Más de 2.0000 millones de personas en el mundo incluyen algún tipo de insecto en su dieta diaria, ya sea como elemento principal o como condimento de elaboraciones más complejas. A partir de ahora, los españoles podrán sumarse a este tipo de hábitos alimentarios ya que la Unión Europea ha regularizado este mercado a través de una renovación en su Novel Foods, la normativa que recoge qué productos pueden ser comercializados para su consumo. Desde el día 1, los insectos han pasado a formar parte de esta lista.


Los insectos ya habían desembarcado en nuestro país hace ahora 8 años, y es que en 2010 ya era posible encontrar algún que otro puesto en las grandes capitales que los ofreciera. Sin embargo, todos ellos se vieron obligados a eliminarlos de sus cartas tras una dura advertencia por parte de las autoridades. Ahora, todo apunta a que volverán a incluirlos entre su oferta gastronómica convertidos en todo un auténtico manjar exótico.


Este tipo de medidas vienen a confirmar el continuo cambio que la gastronomía ha experimentado en los últimos años. Dietas como el vegetarianismo, el flexitarianismo o el veganismo han ido calando poco a poco en una sociedad cada vez más preocupada por su salud y por la sostenibilidad del medio ambiente. Con todo, mientras estas nuevas prácticas alimentarias cuentan con el respaldo de cientos de adeptos entre los que se encuentran personajes públicos como Lewis Hamilton, Cameron Díaz, Daniel Negreanu o Bill Gates, que ayudan a su visibilización, parece que los insectos tendrán que superar más de un prejuicio para dar el salto del suelo al plato en nuestro país.



El consumo de insectos es habitual en países de Asia y América Latina; así, al pasear por las calles de China o Tailandia es habitual encontrarse con diversos puestos que ofrecen a los viandantes grillos, saltamontes, hormigas, orugas o incluso avispas a modo de snack condimentados con todo tipo de salsas. Pero esta práctica no solo se limita a este Continente, sino que en Europa también podemos encontrar países que ya han comenzado a emplear los insectos como un ingrediente más. En Bélgica, Holanda, Reino Unido o Suiza, la comercialización de los insectos para su consumo está aprobada desde hace algunos años. De hecho, Holanda cuenta con algunos de los restaurantes más famosos en la preparación de este tipo de manjares. Pasteles con gusanos, pasta con salsa de abejas o rellenos a base de arañas son algunos de los platos que se pueden degustar en el local.


Pese al choque cultural inicial que puede suponer pasar de nuestro jamón a las moscas y los escarabajos, lo cierto es que los insectos se posicionan como un alimento de lo más nutritivo, ya que la gran mayoría de ellos son ricos en grasas buenas y en proteínas, además de contener grandes niveles de hierro, calcio, fibra o zinc. Además, estas grasas de las que hablamos se sitúan en un punto intermedio, de tal forma que si bien no son tan beneficiosas para la salud como las vegetales, sí son mejores que las de origen animal.

Además, la incorporación de los insectos a los hábitos alimentarios gastronómicos occidentales puede ayudar a combatir el hambre a nivel mundial. La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) ya informó en 2013 de que el consumo de insectos es una de las soluciones más viables para erradicar el hambre en el mundo. El informe publicado en su día por esta institución recogía que para 2030 el mundo estará habitado por más de 9.000 millones de personas, a los que habría que sumarle el ganado que se cría para su posterior consumo. Con estas cifras sobre la mesa, expandir el terreno dedicado a la explotación agrícola no es una medida sostenible. Además, el cambio climático, que trae consigo sequías cada vez más frecuentes, pone en peligro la producción de este tipo de alimentos.

Los beneficios de los insectos no solo se quedan en su aporte nutritivito y lo amplio de su oferta, sino que su producción para el consumo humano es francamente rentable en comparación con el resto de productos alimentarios actuales. Nuestro país cuenta ya con alguna empresa dedicada a esta labor, como MealFood Europe. Puesta en marcha hace cuatro años por dos salmantinos, esta empresa se dedica a la cría de una especie de gusanos, el tenebrio molitor, para su posterior venta. Otros dos jóvenes, en este caso desde Alicante, también pusieron en marcha el pasado año un proyecto dedicado a la comercialización de alimentos derivados de insectos. Insectfit, que así se llama la empresa, cuenta en la actualidad con unas barritas energéticas elaboradas a partir de harina de grillo.

Habrá que esperar un par de años para comprobar si estas iniciativas han tenido el éxito esperado y si los españoles somos capaces de superar nuestros miedos y prejuicios, y pasarnos a una dieta de insectos.



1 Comentarios

1

Imagino que eso sera como comerse unas puntillitas o renacuajos de boquerones pero mas crujientes. Se nota que el humano por fin ha dado un paso mas en su evolución, hace no se cuantos miles de años nos comíamos un mamut, ya hemos evolucionado a todo lo que vuela y se arrastra... En el PVC hemos dictado este viernes que seguimos con los caracoles y las cabrillas en salsa.

escrito por PVC 04/feb/18    23:36

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
01

Como te decía, amigo Sancho, allá a los lejos distingo a la que llaman de buena fe Carmonagincia; atalaya propuesta candidata como ciudad mágica por el Patronato de Magos. Atraído por su reciente fama de azarosa, vamos a acercarnos con precaución

Comenta
Promesas

Nosotros no somos capaces de recordar cuanto tiempo lleva el cartel en ese lugar, creemos que está ya mimetizado con el paisaje y simplemente es algo cotidiano a nuestro paso, el objetivo incansable del captacán ha vuelto a dar en el clavo.

Comenta
Destrozos en el real

El nuevo robo se perpetró el pasado seis de enero y fue la patrulla de la Policía Local quien descubrió la puerta forzada de la escuela y avisó a su Directora de lo que había ocurrido, al mismo tiempo que puso el hecho en conocimiento de la Guardia Civil quien es la competente en estos casos para iniciar la investigación.

Comenta
NOTICIASPOLITICALOCALLOGO
UNIDOSPORUNMUNDOMASVERDE
Bienvenidosrefugiados