Comentarios 1

MATAR POR UNA BANDERA por José Campanario Álvarez

|

(Fotografía; Victor Laínez/El Mundo)


Víctor Laínez, de 55 años, natural de Terrassa (Barcelona) y vecino desde hace años de Zaragoza, ha fallecido este martes en la capital aragonesa a consecuencia de la agresión sufrida el pasado viernes por un joven, al parecer, porque no le gustó que llevara unos tirantes con la bandera española.



MATAR POR UNA BANDERA



Cuando una vida vale menos que un trapo pintado de colores, por mucho que sea un símbolo, algo no funciona como debiera en nuestra sociedad. Y no es que menosprecie el valor de nuestra bandera, de la bandera de España, a la que respeto y considero como algo propio, pero nunca un símbolo puede tener más valor que la vida de una persona.



¿O es que alguien puede poner en solfa que la vida humana vale más que cualquier símbolo, por mucho que ese símbolo represente a lo más grande? Ya estamos hartos de ver cómo por actitudes cerriles y estúpidas, salvajes a fin de cuenta, se lanzan para matar por un equipo de fútbol, por mantener una opinión distinta o por una supuesta ofensa. ¿Cuánto tardaremos en darnos cuenta que hay una cosa que se llama diálogo y que la palabra es la mejor arma que se puede utilizar ante la estupidez y las imbecilidades, ante la falta de raciocinio?


(Rodrigo Lanza, el presunto homicida, en una imagen de 2015. | ANTONIO MORENO)


Una bandera, incluso la bandera de España, no deja de ser un símbolo, y los símbolos no dejan de tener un valor subjetivo que nunca pueden ser ofensivos para nadie, o no deben serlo. Hay que tener un nivel de auténtico tarado, de subsuelo mental, para llevar la “ofensa” que causa la visión de un símbolo, al extremo de causar la muerte a un hombre. Simplemente esos comportamientos agresivos que no respetan la vida humana, no merecen más calificativo que el de asesinato. No hay entre los animales irracionales (tal vez sean más inteligentes que los humanos) comportamiento similar al de estos virus altamente venenosos con forma humana. La falta de respeto a la vida nunca tiene justificación. Y decimos falta de respeto a la vida, de forma genérica, si especificamos y concretamos en la vida humana, mucho menos justificables son los comportamientos criminales.



Habría que hacer una honda, profunda y sosegada reflexión sobre las causas de estos comportamientos antisociales y antinaturales. Nuestra sociedad debería levantarse ante hechos tan salvajes y buscar soluciones a estos sujetos antisociales, inhumanos y denigrados. ¿Cómo una persona es capaz de coger una barra de hierro y atacar por la espalda a un hombre hasta causarle la muerte por llevar unos tirantes con una bandera?. Cuando se dan estos comportamientos es porque se han subvertido los valores sociales, humanos y personales. Nuestra sociedad debería plantearse si estos asesinos, que no superan el nivel de las alimañas, tienen derecho a convivir con el resto de las personas. Debemos plantearnos, sin ningún escrúpulo ni remordimiento, sin consideraciones éticas, la forma de erradicar a estos criminales; estas bestias con forma humana, no merecen nuestra comprensión ni nuestra ayuda. No son enfermos mentales, son simplemente asesinos, carne putrefacta y contaminada, que han optado de forma consciente por matar. Y como encima les sale muy barato segar una vida humana…



Estos asesinos no dejan de ser maleantes que no pueden seguir pudriendo nuestra convivencia, no podemos seguir consintiéndolo.



Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
01

Como te decía, amigo Sancho, allá a los lejos distingo a la que llaman de buena fe Carmonagincia; atalaya propuesta candidata como ciudad mágica por el Patronato de Magos. Atraído por su reciente fama de azarosa, vamos a acercarnos con precaución

Comenta
Promesas

Nosotros no somos capaces de recordar cuanto tiempo lleva el cartel en ese lugar, creemos que está ya mimetizado con el paisaje y simplemente es algo cotidiano a nuestro paso, el objetivo incansable del captacán ha vuelto a dar en el clavo.

Comenta
Destrozos en el real

El nuevo robo se perpetró el pasado seis de enero y fue la patrulla de la Policía Local quien descubrió la puerta forzada de la escuela y avisó a su Directora de lo que había ocurrido, al mismo tiempo que puso el hecho en conocimiento de la Guardia Civil quien es la competente en estos casos para iniciar la investigación.

Comenta
NOTICIASPOLITICALOCALLOGO
UNIDOSPORUNMUNDOMASVERDE
Bienvenidosrefugiados