Comentarios 1

NOVIEMBRE y HALLOWEEN por José Campanario

|


Siento decepcionar a muchos de los incondicionales de Halloween, esa fiesta importada, de tradición celta y con mucho arraigo en los países sajones. En nuestro entorno, en nuestra tradición, siempre el mes de Noviembre ha sido conocido como el mes de los difuntos. No hay que olvidar que durante siglos en nuestro país ha predominado (no digo ni dominado ni apabullado) la religión católica. Y en la iglesia Católica-Apostólica-Romana, con tantas raíces en nuestra sociedad, y que tanto temor infundía entre los ciudadanos tanto en la vertiente puramente religiosa por aquello del más allá, como en la vertiente socio-política por “la mano que tienen los curas” (como se decía hace algunos años en los pueblos), en la Iglesia católica, la tradición y el culto a la muerte era y es tradicional y uno de sus pilares. Tanto es así que para los creyentes el culmen de su credo está basado en la muerte.


Sirva lo anterior como justificación del por qué la implantación de los “halloween” es el resultado de modas comerciales, rebeldía ante la tradición o por los motivos que queramos encontrar, pero no cabe duda de que es algo ajeno a nuestra idiosincrasia. Decía al principio que lamentaba causar brecha en las expectativas de los admiradores de la “fiesta” de origen celta (basada en aquello del equinoccio de otoño y la noche más corta, que para ellos era sinónimo de cercanía a sus muertos y por tanto motivo para recordarlos y ofrecerles sacrificios), porque parece que las costumbres íberas vuelven por sus fueros y tiene toda la pinta, de que nuevamente el de Noviembre volverá a ser conocido como el mes de los muertos en nuestro país, incluida Cataluña (lo siento por los independentistas, aunque parece que disminuyen, que todo fue una broma, porque ahora algunos sí acatan la Constitución, al menos formalmente y para evitar la trena).


Hay un repunte, un auténtico pico estadístico, en las muertes de encausados por la justicia. Pero los indicios, hacen llegar a la conclusión a los expertos, de que son muertes naturales. Pensándolo bien es natural que el estrés, la subida de la bilirrubina, la tensión arterial y los triglicéridos se deben poner por las nubes cuando te llaman al juzgado para declarar. Enfrentarse a un señor vestido de negro, sentado en un sillón cuasi imperial y que puede decidir sobre si te pasas una buena temporada entre rejas o no, debe imponer lo suyo (excepto a don Mariano que tiene un temple especial como demostró cuando le interrogaron sobre la doble contabilidad de su partido y que, al contar con ayuda extra, sacó su casta para enfrentarse a la “insolencia” de alguna que otra pregunta de la acusación particular). Los nervios se desatan, los medicamentos hacen más efecto del previsto, se tiene un momento de locura… situaciones que llevan o bien a muertes naturales, o a suicidios, o a imprevistos e inevitables accidentes. Se acumulan las meigas y pasa lo que nadie desea: el citado judicialmente no puede acudir porque pasa a mejor vida (nunca he entendido eso de “mejor vida”, pero como es lo habitual lo pongo aquí para que se comprenda más gráficamente lo que quiero decir).


Si la memoria no me falla, que puede que me falle, van ya este mes dos fallecidos entre los que debían prestar declaración judicial por la trama Gürtel. O sea, dos fallecidos en diez días. Si hacemos un recuento, creo que sale la media a dos fallecidos por mes desde que se inició el proceso judicial donde está acusado el Partido Popular. Tal vez sean casualidades, es más, seguro que son casualidades, o causalidades de las circunstancias tensas por las que pasan los que deben ir a declarar y nada más que eso, es más estoy seguro que es eso. Lo que pasa es que en nuestro país somos muy dados a pensar mal.


De todas formas, no estaría de más que las autoridades sanitarias abrieran una línea de investigación encaminada a comprobar si existe o no causa-efecto en la cuestión. No sea que ande por ahí algún virus muy dañino suelto y podamos correr riesgo todos los ciudadanos. Aunque de momento al menos, los únicos supuestamente afectados en caso de la existencia viral, serían sólo los relacionados con la trama Gürtel. O sea que, es lo que parece, el resto de los ciudadanos no estamos en situación de riesgo. Así que podríamos desechar una pandemia, es lo que este firmante piensa.


Claro que lo mismo nos encontramos a la vuelta de la esquina, o de unos días, con que se decreta una campaña de vacunación masiva, o una línea de vacunación selectiva dirigida a todos los (presuntos) corruptos. Lo que podría ser más complicado en el segundo supuesto, es conseguir seguir ocultando a los corruptos.


En conclusión que, lamentándolo mucho, creo que lo de Halloween tiene los días contados.


Comentarios 1
POTAJESOLIARIO

La cita es el próximo domingo 26 de Noviembre a las dos de la tarde en la Caseta de la Giraldilla. 

Comenta
Simulaciondeempresas

Se ha puesto en marcha esta iniciativa en la que los alumnos trabajarán de manera simulada en una empresa ficticia que a excepción de los productos físicos y el dinero en efectivo, desarrolla fielmente tareas fiscales.

Comenta

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Periodistacontactaconnosotros
SANTICHE4

La iniciativa fue propuesta a la delegada municipal,  la Teniente de Alcalde Ángeles Iñiguez,  por la junta directiva del Club Caballista Carmona. 

Comenta
016LLAMA
Bienvenidosrefugiados
UNIDOSPORUNMUNDOMASVERDE
NOTICIASPOLITICALOCALLOGO
ANUNCIOCARMONACONSTRUYEFORMATOMEDIANO
ANUNCIOCORTATEFORMATOMEDIANO