Comentarios 1

GOLPE DE ESTADO A LA DEMOCRACIA por José Campanario

|



(Fotografía; Agencia EFE)

GOLPE DE ESTADO A LA DEMOCRACIA


Dos sentimientos subyacen en el ambiente enrarecido del conflicto catalán que, si bien no son contrapuestos, si son al menos complementarios: tristeza y repulsa. Tristeza por los que no tienen ideas ni sentimientos independentistas sino que, a fuer de catalanes, se sienten españoles, y repulsa por la tiranía que imponen los independentistas a los que no comulgan con sus ideas, estableciendo “democráticamente” sus postulados. Es la tercera parte aproximadamente, de los catalanes los que sojuzgan al resto de ciudadanos catalanes, es decir al 70% de la población. No vamos a entrar, ni siquiera a mencionar, la pantomima y el exabrupto de simulacro de referéndum del pasado 1-O en el que sustentan su “democracia” estos “pacifistas” que sueñan con el edén independentista.


De todas formas, “de aquellos polvos estos barros” que dice el aserto: si no hubiera triunfado en las últimas elecciones autonómicas catalanas el abstencionismo, dando lugar a la mayoría parlamentaria, que no en votos reales, los postulados independentistas (por convicción en los casos de la CUP o de ERC o por intereses en el caso de los seguidores de Artur Mas, los pujoles y otros especímenes de la misma ralea) habrían quedado en minoría y no hubieran dado lugar al esperpento que sufrimos los ciudadanos españoles (incluidos los catalanes). ¡Para que luego digan que no tiene importancia no ir a votar! Un axioma político es que la abstención siempre beneficia a la mayoría, ergo…


No obstante hay algo que deberían tener muy presente los que se dicen de izquierdas en Cataluña (CUP y ERC) y que no admite discusión ni duda alguna: están amparando y protegiendo a un gran grupo de corruptos, eso sí catalanes e independentistas. El que más ha robado de toda España por cierto es un catalán, presuntamente; ha arramplando para sus alforjas, una parte del 3% famoso, otra parte bastante sustanciosa, parece que fue a parar a otros bolsillos. Y el dinero afanado era el que mandaba España para que se utilizase en conseguir progreso y calidad de vida de los ciudadanos catalanes, no para lucrarse ilegalmente, presuntamente, y aumentar su cuenta corriente, la suya particular unos cuantos malnacidos.


Habría que considerar dos cuestiones que inciden en la situación de engreimiento de parte de los catalanes y de muchos de los dirigentes políticos de Cataluña: la supremacía económica, que para nada cultural, de Cataluña con respecto a la mayoría de los territorios del resto de España. Una superior posición cierta y constatable, pero que tiene unos orígenes un tanto irregulares, o al menos de granujería y desvergüenza al más puro estilo de nuestro siglo de oro: el robo sostenido, traducido en una política de rapiña y desfalco industria, que consistió en llevarse la industria del lino y del algodón a Cataluña dejando a gallegos y andaluces con una mano delante y otra detrás y condenándolos a esa vergonzosa institución, vanagloria del enano dictador: la emigración; luego vino la implantación de la Seat, con decenas de miles de puestos de trabajo, subvencionada por el Estado español con dinero de todos los españoles, la construcción de autovías y autopistas con dinero de España, etc. Todo ello con la aquiescencia y colaboración de los dos reyes podridos, los últimos Alfonsos, del dictador sangriento (financiado su golpe de estado por el catalán Juan March) y con el consentimiento de todos los presidentes democráticos.

(Fotografía; Fernando Villar /EFE)

Y una segunda cuestión a tener en cuenta: Si el 20 % de la población actual de Cataluña es procedente de Andalucía y Extremadura, al menos ese porcentaje del éxito económico corresponde a andaluces y extremeños. Esto es algo que debe doler mucho a los que tienen cuatro apellidos catalanes.


Otro tema que da alas a los gobernantes de la comunidad autónoma catalana es la ineptitud del Gobierno al completo, del Sr. Rajoy, ya que él se reconoció incapaz de resolver el conflicto y nombró, dando plenos poderes, a la Vicepresidenta, que tampoco ha sido capaz de solucionar nada. Tal vez cercado por la corrupción en sus propias filas y como partido al estar sentado en el banquillo de los acusados, no tiene fuerza moral para tomar las riendas del conflicto, o tal vez no tenga capacidad mental, que se le escape la problemática de sus entendederas. Por lo que sea, todo se ha ido enquistando. En las hemerotecas sigue, y es frecuente verlo en las redes sociales, cuando don Mariano Rajoy exigía a Zapatero, presidente del Gobierno en aquellos momentos, un Referéndum en Cataluña. Luego entró él, don Mariano, y no lo hizo. ¡Trancredismo!, ya lo hemos dicho en otras ocasiones: no hace nada, espera que todo se solucione sólo, por inercia.


En la situación actual, y ante el cariz y el embolado que hay, quedan pocas soluciones: que se aplique la ley sin titubeos y sin concesiones y que no se les conceda ningún beneficio carcelario a estos (presuntos) delincuentes. Nada de amnistías ni indultos de las posibles, y casi seguras, condenas: es un delito que pisotea los derechos de la mayoría de los ciudadanos y por tanto que atenta contra la dignidad y lo más respetado: el derecho a la libertad.


De todas formas, y llueve sobre mojado, hay una imperiosa necesidad de limpieza moral, ética y política. Es preciso reinventar la democracia en este país y acabar, de una vez, con la corrupción.


¿Qué es necesaria una Reforma Constitucional?, es posible y podría ser una solución que desatascara muchos conflictos presentes y futuros, pero siempre que se haga desde presupuestos de igualdad para todos los pueblos de España, sin otorgar privilegios a nadie ni supremacía de unas autonomías sobre otras. La cantinela de los derechos históricos habría que analizarlas: algunos, sin haberlos reclamado, tienen muchos más derechos históricos que otros a los que se les llena la boca aduciendo supuestos privilegios presuntamente otorgados por el devenir de la historia.


Lo que es seguro es que ahora, en estos momentos, es urgente e imperioso un Gobierno de concentración nacional y elecciones generales en el plazo de 6 meses. Este Gobierno, el gobierno del Sr. Rajoy, ha dado muestras de debilidad, torpeza, ineptitud e incompetencia y por lo tanto debe poner sobre el tapete la dimisión masiva de todos: Presidente y Ministros./José Campanario

Comentarios 1
POTAJESOLIARIO

La cita es el próximo domingo 26 de Noviembre a las dos de la tarde en la Caseta de la Giraldilla. 

Comenta

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Periodistacontactaconnosotros
4RM 2

LogoTdP 2

"Hace pocos días, recibí el correo de una persona mayor, donde me detallaba los problemas que tenía para poder tirar la basura al contendedor..."

Comenta
016LLAMA
Bienvenidosrefugiados
UNIDOSPORUNMUNDOMASVERDE
NOTICIASPOLITICALOCALLOGO
ANUNCIOCARMONACONSTRUYEFORMATOMEDIANO
ANUNCIOCORTATEFORMATOMEDIANO