1mayodiainternacionaltrabajo

​GOLFOS EN LA MADRUGÁ (y en muchas madrugadas). Por José Campanario Álvarez

|


GOLFOS EN LA MADRUGÁ

(y en muchas madrugadas)

Por José Campanario Alvarez




Pues eso: ¡que no aprendemos del refranero popular! Y mira que nos lo dice bien clarito: de aquellos polvos, estos lodos. Y lo que queda por venir de seguir el camino que llevamos.


Nuestra sociedad, esta sociedad tan tecnificada, tan comunicada, tan moderna, tan solidaria cuando le conviene y tan reivindicativa cuando los intereses lo exigen, no se quiere enterar de que vamos por un camino equivocado. No es que no se sepa, es simplemente que queremos, conscientemente, ignorarlo.


Hechos como los ocurridos en la Semana Santa de Sevilla, hacen que salte la chispa de cuando en cuando. Pero ni por esas adoptamos las soluciones adecuadas; es más, ni intentamos profundizar en las raíces del problema. No vamos a entrar en los valores, ni en los sentimientos religiosos personales o colectivos. Tampoco en el negocio que hay montado (sillas en la carrera oficial, hoteles, restaurantes, alquiler de balcones, etc. y otros negocios “colaterales” que florecen cuando acude mucho público). Ni a justificar que 500.000 visitantes durante una semana dejen un buen dinero, que por cierto no viene mal a nuestra tierra visto que ni la clase política ni los empresarios (los grandes empresarios), tienen cojones, ni interés, por solucionar el paro. No queremos entrar en las interioridades, los “postureos”, intereses partidarios, lucimiento del político de turno, vendettas, etc., ni tampoco en la gran cantidad de puestos de trabajo (tallistas, carpinteros, bordadores, doradores, cererías, floristerías, etc.). Eso es algo que queda para el campo muy peculiar de la Semana Santa que algún antropólogo analizaría mucho mejor que nosotros, simples observadores.


Lo más llamativo del caso, es la desvergüenza, el poco civismo y la impunidad con que actúan estos tipejos que amenazan la seguridad y la integridad de las personas y juegan con las vidas de niños, ancianos y todo bicho viviente que encuentren en su camino. No vamos a decir que no tienen respeto a la dignidad y a la honestidad de muchas personas que tienen unas creencias religiosas; y no tienen respeto porque cualquier individuo medianamente inteligente, si no le gusta una cosa, simplemente con no asistir se evita pasar el mal rato y darle el tostón a los demás. ¿Qué a estos delincuentes (no tienen otro calificativo) no les gusta la Semana Santa? Pues hagan como hacemos muchos: que no vayan. No les vendría mal a estos mamelucos quedarse en su casa y aprovechar el tiempo leyendo algún libro, o como mucho ojear los dibujos de un tebeo ya que su nivel intelectual no debe dar para mucho más.


Pero el problema no es ese tipo de maleante al que no preocupa la seguridad de las personas y atentan, sembrando el pánico, contra los ciudadanos (deberían ser juzgados por ello); el problema es la falta de educación, de vergüenza y de civismo. El problema es la inversión de los valores morales que cada día se manifiesta con más claridad en nuestra sociedad. Hace algunos años, se intentó poner un parche, no era la solución desde luego, impartiendo en las escuelas una asignatura que se llamó Educación para la Ciudadanía, creemos recordar. Hubo un partido político que se encargó de hundir la (pobre) iniciativa en los tribunales argumentando que se infundía ideología. En lugar de eso, si hubiera sido medianamente responsable, esa formación política lo que debió hacer fue mejorar la ley, que para eso estaban en el Parlamento y cobraban su salario de los impuestos de los ciudadanos.


Hay en toda esta desvergüenza de una parte de la sociedad, culpables en mayor o menor medida. En primer lugar la mayor responsabilidad recae en los padres. Es común que se vean en nuestras ciudades y pueblos, los fines de semana sobre todo, niños con 12-13 años en grupos bebiendo alcohol, dando voces hasta altas horas de la madrugada, orinando en las calles, etc., en tanto los padres, en la mayoría de estos casos, están de “cubatas” con los amigos para relajarse del estrés de la semana. Si no quieren responsabilidades, que no sean padres. Así de sencillo, de claro y de contundente. Es duro, muy duro, para un sanitario que a las 3 de la mañana se presenten en un ambulatorio tres chicos de 12 ó 13 años con un amigo casi en coma etílico. Si los gastos de estas atenciones hospitalarias o ambulatorias se obligara a pagarlos a los padres, seguro que se preocupaban un poco de la cuestión, pero como los gastos corren por cuenta de los ciudadanos, de la sanidad pública…

Es constante el quebrantamiento de las normas de circulación: se para en medio de la calle por cualquier motivo, se impide el paso de otros vehículos aparcando en doble fila (siempre sale el maleducado diciendo con descaro que “es un momento”), se permite que los ciclistas vayan por aceras, circulando por la izquierda y en contramano, se impide el paso de los viandantes por las aceras… Mejor no seguimos ya que el catálogo es casi inagotable, y es en todos los pueblos y ciudades, no en ninguno en particular. Alguna responsabilidad deberán tener los alcaldes y concejales a los que elegimos.

El problema es la inversión de los valores morales que sufrimos: no hay respeto a los mayores, no se valora la honradez, no se aprecia el esfuerzo para conseguir una formación profesional, se desprecia la ética profesional, no hay respeto por la persona… Es algo significativo que en una sociedad como la española una formación política con más de 850 imputados por delitos, personas presuntamente corruptas, sea respaldada por 7 millones de ciudadanos. Dudamos que en España haya 7 millones de corruptos.


Esa inversión de valores morales, se manifiesta en la dejadez, en la poca importancia que se le da al respeto a los derechos de los demás, en el desprecio a las normas más elementales de convivencia, en el culto y la admiración hacia el triunfo aún a costa de pisotear… Son muchos los síntomas que, por desgracia, nos hace coger la rampa hacia lo más bajo de los valores humanos.


Pero no sólo son los padres los responsables de lo que ocurre. Nuestras autoridades locales, autonómicas y nacionales, tampoco arriman el hombro para subir el nivel moral, educativo y cívico de nuestro país. Es alucinante que no se castigue a los que un día sí y otro también, se dedican a molestar con voces, ruidos, música, cláxones, etc. El argumento para no sancionarlos: que están en la calle y no están haciendo nada. ¡Sí están haciendo: están violando el derecho al descanso de los vecinos!


Claro que si vemos el comportamiento de los que, supuestamente, son el espejo para los ciudadanos…


IMGP241601 1069x1602
Recientemente terminada la Semana Santa de Carmona 2017, El Grifo Información quiere ofrecerte imágenes inéditas de nuestros fotógrafos que han estado trabajando estos días para ofrecerte lo mejor de la Semana Grande de Carmona. En este reportaje te dejamos con el Lunes Santo, Amargura. 
 
Comenta
Recientemente terminada la Semana Santa de Carmona 2017, El Grifo Información quiere ofrecerte imágenes inéditas de nuestros fotógrafos que han estado trabajando estos días para ofrecerte lo mejor de la Semana Grande de Carmona. En este reportaje te dejamos con el Martes Santo, Expiración.
Comenta
IMGP2930 2136x1426
IMGP3395 2136x1426
Recientemente terminada la Semana Santa de Carmona 2017, El Grifo Información quiere ofrecerte imágenes inéditas de nuestros fotógrafos que han estado trabajando estos días para ofrecerte lo mejor de la Semana Grande de Carmona. En este reportaje te dejamos con el Miércoles Santo, Angustias.
 
Comenta
IMGP3529 2136x1425
Recientemente terminada la Semana Santa de Carmona 2017, El Grifo Información quiere ofrecerte imágenes inéditas de nuestros fotógrafos que han estado trabajando estos días para ofrecerte lo mejor de la Semana Grande de Carmona. En este reportaje te dejamos con el Jueves Santo, Columna.
Comenta
SOLINTEL25ANIVERSARIO
PORTADAHOMENAJEMIGUELHERNANDEZLECTURASCARMONA

A pesar de que la lluviosa tarde del pasado viernes día 28 no invitaba a salir del confort que ofrece el hogar, muchos fueron los que acudieron, tanto pequeños como mayores, a participar y a presenciar la lectura de poemas de Miguel Hernández.

Comenta
12 77

La fiesta de Las Mayas se celebran el día 1 de mayo. "Las Mayas" es una fiesta singular e identitaria de Carmona.

Comenta
MOCIONDECENSURA
Cada día que pasa, los ciudadanos honrados de este país, ya seamos progresistas, de izquierdas o simplemente que aborrezcamos profundamente la corrupción, estamos más decepcionados con la clase política, incluyendo a los que se autodefinen como anticasta.
Comenta
016LLAMA
ANUNCIOCARMONACONSTRUYEFORMATOMEDIANO
ANUNCIOCORTATEFORMATOMEDIANO
1mayodiainternacionaltrabajo

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.