Comentarios 1

NO TE VEO por Sonia López Souto ©

|



NO TE VEO

Por Sonia López Souto ©



Dicen que el amor entra primero por los ojos. Que cuando ves a alguien que te gusta, tus pupilas se dilatan y tu cuerpo reacciona ante él acelerando los latidos de tu corazón y desacompasando tu respiración.

Dicen que cuando ves a alguien que te gusta, notas mariposas en tu estómago. Y que tus pies parecen dejar el suelo. Que cuando ves a alguien que te gusta, lo sabes al momento.

Eso dicen, porque yo nunca he visto a nadie que me guste. De hecho, nunca he visto a nadie. Al menos no del modo en que lo hace todo el mundo. Mi manera de ver las cosas, a la gente es diferente. Yo veo con las manos. ¿Por qué? Pues porque soy ciega.



Así que sé perfectamente que eso de enamorarse a primera vista no es para mí. Aunque debo admitir que es la única cosa que envidio de los videntes. Como les digo siempre que me preguntan si no querría ver, no se puede añorar algo que nunca se ha tenido. Y sin embargo, sí me gustaría experimentar el amor del modo en que ellos lo hacen. Me gustaría…

-Perdón – digo en cuanto choco contra alguien.

Siento mis mejillas arder por haber sido tan descuidada. Por estar pensando en lo que no debo, he acabado en brazos de alguien en plena calle. Me reprendo a mí misma por haber sido tan inconsciente. Necesito mis cuatro sentidos puestos en lo que hago, sobre todo cuando estoy fuera de casa, para no acabar teniendo algún accidente. Esta vez ha sido una persona, pero bien podría haber sido un coche.

-No te preocupes – siento un escalofrío en mi espina dorsal en cuanto escucho su voz. En toda mi vida he oído ninguna igual. Tan profunda, tan sensual. Mis manos arden en deseos de tocar su rostro para hacerme una idea de con quién he chocado – Ha sido culpa mía. No te vi.

-Yo desde luego que no te vi – le digo – Ni te veo ahora, en realidad.

No todos saben reaccionar bien a esta clase de humor, pero yo no puedo evitar seguir haciéndolo. No me avergüenzo de ser ciega, ni quiero que la gente me tenga lástima, así que lo utilizo para intentar romper el hielo. Aunque a veces no sale tan bien como yo querría.

-Tampoco te pierdes mucho – me dice riendo. Tiene una risa contagiosa.

-Eso es lo que tú dices.

Antes de que pueda añadir algo más, siento cómo sujeta mis manos y se las lleva a la cara. Me sorprende que lo haga y tardo en reaccionar. Cuando lo hago, mis dedos recorren su perfil con lentitud para luego buscar cada detalle de su rostro. Noto que ha cerrado los ojos y siento su sonrisa cuando paso por su boca. Admito que me demoro más tiempo del debido, pero es que no puedo parar. Me gusta lo que siento.

-¿Ya habías hecho esto alguna vez? – le pregunto en cuanto termino mi escrutinio.

-Lo vi en una película – suena un poco avergonzado y le sonrío para que vea que no hay problema por ello.

-Benditas películas – rio.

-¿Y bien? ¿Tenía razón o no?

-Voy a tener que buscar unos ojos sólo para poder verte – le digo después de fingir que pienso mi respuesta.

-¿Me has piropeado? – suena incrédulo.

-Creo que sí, aunque ha sido un piropo un tanto extraño – asiento – Podría decirte que tienes unos ojos preciosos, pero podrías pensar que me los quiero quedar.

Escucho su risa de nuevo. Me gusta mucho. Podría pasarme horas enteras escuchándola. Al final, termino riendo con él, es inevitable.

-Me gusta tu humor – dice pero trata de explicarse después – Bueno… no quiero decir que por… ser ciega… no puedas tener sentido del humor. Es sólo que…

-Tranquilo – lo interrumpo – Te he entendido.

-Perdona – me dice – Es que estoy un poco nervioso.

-¿Por qué? – le sonrío – No muerdo.

-Tengo que confesarte algo – parece nervioso.

-Tú sí que muerdes – trato de relajar el ambiente.

-Tal vez. Si me dejan – sus palabras colorean otra vez mi rostro – Pero no es eso.

-Ahora casi me da miedo preguntar.

-Me puse delante de ti a propósito.

Un silencio, no incómodo pero tampoco agradable, se impone entre nosotros. Aunque me gustaría soltar alguna broma al respecto, me he quedado en blanco. Al final digo justo lo primero que se me vino a la mente al oírlo.

-¿Por qué?

-Porque hace semanas que nos cruzamos por la calle y no sabía cómo iniciar una conversación contigo – noto vacilación en su voz. Es cierto que está nervioso.

-Un hola habría bastado – digo.

-Supongo – suspira – pero no estaba seguro de que quisieses hablar conmigo.

-¿Por qué?

-No lo sé. Te veía tan inalcanzable.

-No soy inalcanzable. Sólo ciega.

Mi broma consigue su propósito. Escucho su risa y rio con él. En un impulso, mis manos vuelven a su rostro y lo repaso una vez más. Acalla su risa en cuanto entramos en contacto y contiene la respiración mientras mis manos se mueven por su cara.

-Respira – le digo y noto su sonrisa en mis dedos – Definitivamente tendré que buscarme unos ojos para verte. O tal vez…

-Tal vez – repite al ver que no continúo la frase.

-Tal vez debas dejarme tocar tu rostro cada día hasta que forme en mi mente una imagen de tu rostro lo más fiel posible.

-Me encantaría eso – su sonrisa se amplía.

-Genial – sonrío también.

-Genial – me dice antes de sentir sus labios sobre los míos.

Dicen que el amor entra primero por los ojos. Yo soy la prueba viviente de que no se necesita ver para enamorarse.



Comentarios 1
Cambioclimatico3


"Como bien explican en el blog culinario El comidista, el pan tucama original que gracias a mi menorquina madre he podido disfrutar desde que tengo uso de razón, comienza por un buen pan, de tipo payés, de estos que tienen huecos y espacios que serán colonizados en su momento por el aceite de oliva..."

Comenta
Muertos gurtel
Siento decepcionar a muchos de los incondicionales de Halloween, esa fiesta importada, de tradición celta y con mucho arraigo en los países sajones.
Comenta
Plantarunrbol

"Entre el ingenio del poeta cubano José Martí y la adaptación del relato de un mensajero del islam se hallan las razones de una recomendación principal: antes de dejar la vida –o de que esta nos deje- importa hacer tres cosas. A saber:..."

Comenta

2 Comentarios

1

Me encantan todas tus historias y esta aunque corta no fue la esepcion 😉

escrito por Deby 31/jul/17    02:29
2

Bellísimo!

escrito por Cristina 18/mar/17    23:28

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Periodistacontactaconnosotros
Seorganancapturatuconciencia

Por cada reproducción del video se dona un céntimo a la Asociación protectoras de animales 'Peludos de Córdoba' y ya ha conseguido recaudar 1.000€. El objetivo ahora es llegar a las doscientas mil reproducciones y continuar, al final del articulo insertamos el video, merece la pena conocer las historias que en el se cuenta y de paso se colabora con una buena causa. 

Comenta
NOTICIASPOLITICALOCALLOGO
Op Azano Sevilla Editada.Imagenfija002

Los implicados son 3 personas, una de ellas, antigua cuidadora de la víctima, una anciana de 90 años.

Los autores del asesinato conocían perfectamente los hábitos de la víctima y dónde ocultaba el dinero.

Comenta
Trodereyes1
"El último rey que tuvo Carmona, hace ya un milenio más o menos, fue, como ya sabe usted, Al-Aziz ben Ishaq al-Mustazhir..."
Comenta
CALLECONGENTE 1
No, nos arruguemos, sobre todo, porque no tenemos ninguna razón para hacerlo.
Comenta
Amontero 2
La producción en serie no es propia de esta cadena de montaje, dispensada sea la comparación si en algo viene a propósito de la fotografía.
Comenta
016LLAMA
ANUNCIOCARMONACONSTRUYEFORMATOMEDIANO
ANUNCIOCORTATEFORMATOMEDIANO
Bienvenidosrefugiados