Comentarios 1

MUJERES MALTRATADAS: SI TE HACE DAÑO, NO ES AMOR por Ana Isabel Varela

|

La Periodista Ana Varela, Bilbaína de nacimiento, vive en Madrid y comparte reflexiones con nosotros sobre distintos temas de la actualidad, eso sí con una visión muy personal de la vida.
De su Blog "VARELADAS"





LOGOTRIBUNA

MUJERES MALTRATADAS: SI TE HACE DAÑO, NO ES AMOR

por Ana Varela



Ellas sienten vergüenza. A las mujeres maltratadas las rodea el silencio. Apenas el 28% de las mujeres que sufre maltrato, lo denuncia. Porque ellas, precisamente ellas, viven su maltrato como una vergüenza. Como algo de lo que no hay que hablar. Por eso, callan. En lugar de gritar, en lugar de acusar, ellas se callan. No se lo cuentan a sus familias. No se lo cuentan a sus amigos. Les dan miedo, mucho miedo, las consecuencias. Pero, por encima de todo, les da vergüenza lo que les hacen. Han acabado por creerse merecedoras de lo que les pasa. Se creen responsables de que su vida esté rota, de que su vida corra peligro día tras día. Pero nadie merece ese castigo.


Febrero, el mes más corto del año, ha batido este 2017 un récord, un triste récord. Se ha convertido en el mes más negro en una década en violencia de género: 5 mujeres asesinadas por sus parejas (o ex). Desde que empezó el 2017, 15 mujeres han sido asesinadas por los que son o fueron sus “amores”.


Pero es mentira. Eso no es amor. Quien bien te quiere no te hará llorar. Nunca.



Al principio, eso sí, él es encantador. Pero el maltrato empieza poco a poco, en cuanto te ha conquistado. Pronto, empieza a controlar cuánto hablas y con quién. No le gusta la gente que se acerca a ti. O tu risa, cuando estás con otra gente. O le parece que se te acerca demasiada gente. Empieza por aislarte del resto del mundo, por preguntarte por qué te relacionas con éste, o con aquél. Le sobran todos, a tu alrededor. Familia, amigos, conocidos. A todos los aparta o hace que tú los alejes. Te quiere sola, a su merced.


Ha empezado por aislarte. Y sigue criticándote: si eres muy efusiva, eres demasiado cariñosa con los demás. Aunque siempre lo hayas sido. Aunque él te haya conocido así. Él corrige tus gestos, se burla de tus gestos, de tu forma de hacer las cosas. Critica todo lo que haces y cómo lo haces. Hace tiempo que tu autoestima, que toda tú, te arrastras por los suelos. Que ya ni sabes quién eres, qué eres.


Y tú empiezas a dudar de ti, a medir todos tus gestos. Por no ofenderle. Por no molestarle. Para que no se enfade. Para que te siga queriendo. Y acabas por sufrir el síndrome de Estocolmo. Le justificas. Como si tú fueras el saco de boxeo destinado a compensarle por su vida. ¿Quién te compensa a ti?, mientras tanto. Si está enfermo, si necesita ayuda, ¿acaso los golpes le dan derecho a esperarla de ti?. Con salvarte tú, tienes tarea más que suficiente. Lo tomas, lo quieres ver todo, como síntomas de un amor extraordinario. Sus celos, su posesividad y, lo peor de todo, su control. Pero cada vez te es más difícil acertar para complacerle. Como si cuanto más lo intentaras, menos lo consiguieras.


Y, un día, como parte de un proceso inevitable, empiezan los golpes. Las palabras ya son poco para hacerte daño. Y, con los golpes, el miedo, el pánico se instala a vivir contigo y es tu única compañía ya. Y,después, inesperada, llega la vergüenza. Ya no piensas con claridad. Sólo sientes vergüenza y miedo, nada más. Contarlo no pasa por tu cabeza. Un mundo lleno de mujeres que no denuncian. O que aguantan demasiado antes de denunciar. O que retiran las denuncias. Un mundo lleno de mujeres que perdonan demasiado, una y otra vez. Que hasta vuelven con ellos a casa. A la compañía del que se convertirá en su asesino.



Tu mundo es, cada vez, más pequeño. Cada vez más encerrada entre las 4 paredes de tu casa, entre los muros de eso que dejó de ser tu hogar cuando empezó el maltrato. Presa de esa casa que acaba convirtiéndose en una cárcel, tu prisión particular. Alejada poco a poco de tu familia, de tus amigos, del mundo en general. Él es, a estas alturas, tu único mundo. Tu pequeño y triste mundo. Hecho ya sólo de insultos y gritos y palizas. Y construido también de tu silencio. De tu tenaz, tu obcecado, tu inútil silencio. Estás durmiendo con tu peor enemigo. Tienes miedo. El miedo impide que pienses con claridad.


Definitivamente, no es amor. El amor no duele. Ningún amor llega a través de los golpes. No son palabras de amor sus gritos ni sus insultos. Si te hace daño, no es amor. No por su parte, al menos. No te calles: cuéntalo. Antes de que sea tarde. No tengas miedo. Y, sobre todo, no te avergüences. Tú no tienes por qué hacerlo. Tú, no.




Comentarios 1
POTAJESOLIARIO

La cita es el próximo domingo 26 de Noviembre a las dos de la tarde en la Caseta de la Giraldilla. 

Comenta
Simulaciondeempresas

Se ha puesto en marcha esta iniciativa en la que los alumnos trabajarán de manera simulada en una empresa ficticia que a excepción de los productos físicos y el dinero en efectivo, desarrolla fielmente tareas fiscales.

Comenta

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Periodistacontactaconnosotros
SANTICHE4

La iniciativa fue propuesta a la delegada municipal,  la Teniente de Alcalde Ángeles Iñiguez,  por la junta directiva del Club Caballista Carmona. 

Comenta
016LLAMA
Bienvenidosrefugiados
UNIDOSPORUNMUNDOMASVERDE
NOTICIASPOLITICALOCALLOGO
ANUNCIOCARMONACONSTRUYEFORMATOMEDIANO
ANUNCIOCORTATEFORMATOMEDIANO