Comentarios 1

TE CONTAMOS HOY LA EXPERIENCIA DE UN REDACTOR EN LA URGENCIA DEL MACARENA EN SEVILLA, EN LA SALA DE LOS SILLONES AZULES

|

Logoelgrifosaludelgrifoinformacion 13

AYER SÁBADO ANUNCIABA LA GERENCIA DEL HOSPITAL QUE REORDENA LAS URGENCIAS DEL VIRGEN MACARENA PARA MEJORAR LOS TIEMPOS DE ESPERA, Noticia publicada ayer sábado 10/Diciembre/2016 en Diario de Sevilla.

http://www.diariodesevilla.es/sevilla/Hospital-Macarena-reordena-Urgencias-tiempos_0_1089191672.html


Uno de nuestros redactores cuenta su experiencia como acompañante en urgencias del Hospital Virgen Macarena de Sevilla, en concreto en la "Sala de los Sillones". La suya es una opinión personal, pero contrastada con otros muchos usuarios y usuarias de esta sala. Precisamente ayer anunciaba la gerencia del Hospital que reordenaba las Urgencias para mejorar los tiempos de espera, la noticia la publicaba Diario de Sevilla en su edición de ayer sábado (10/12/2016)


"Todos hemos sufrido el caos del servicio de Urgencias del Hospital Virgen Macarena, de hecho, todos, alguna vez, nos hemos planteado si estamos tan o demasiado enfermos como para estar sentados allí esperando de tres a cinco, seis o siete horas. Camillas amontonadas una junto a otras apena sin espacio, pacientes con dolores que tienen que estar en pie, voces, ruido excesivo… Pero, ¿habéis sufrido alguna vez el ser ingresado de observación en la sala de los sillones? Yo sí.


Fue hace unos cuatro años y no lo olvidaré jamás. Me sentaron en un sillón azul cubierto por una sábana, uno de estos típicos en los que se acuesta el familiar que te acompaña cuando ingresas en planta y al que tiene que hacerle malabares para poder estar en él. Que si meto una almohada en la ranura de la espalda para no destrozarme los riñones, que si me hecho más hacia arriba para que no sobresalgan los pies… Y me tuvieron allí un día y medio, vestido, sin quitarme ni los zapatos, con una jaqueca tensional que me hacía desplomarme, con un señor de setenta y dos años a mi izquierda, vestido de traje de chaqueta y sin poder asearse en todo ese tiempo, y un paciente de cáncer de unos treinta que se caía de la camilla mareado y vomitando. Así pasé un día y medio, en el que de lo mal que me sentía, solo podía pensar en una cosa: «Esto no puede ser legal.»


Pues bien, ayer me di cuenta de algo; nada tiene que ver el punto de vista de alguien cuando está dentro y es paciente, que cuando está fuera y es visitante. Ayer me tocó ser visitante y lo que vi me repugnó tanto, que hoy he tenido que echar mano a las teclas y contarlo (aparte de demostrarlo).


Os describiré que la sala de los sillones, para quien haya tenido la suerte de no pisarla nunca, es un habitáculo pequeño que se encuentra en la parte de urgencias, junto a las salas de rayos y que consta de doce sillones como los que describo anteriormente, un biombo separador adherido a la pared y un cubo de basura al lado repleto de bolsas de suero, vómitos de enfermos y basuras varias. Al entrar en esta sala en los horarios de visita, lo primero que aprecias es un desagradable olor que en su día no percibí durante mi estancia ya que el malestar podía más que todo eso, pero que ayer advertí notablemente. Olor debido a medicinas, sudor y demás estragos de personas que se pasan día tras día ingresados sin poder asearse en ningún lugar y metidos en una habitación con la calefacción insoportable de alta, sin ventanas y a puerta cerrada veinticuatro horas.


Ayer, visitando a un familiar directo, asmático e hiperactivo, me di cuenta de lo que supone para alguien pasar horas allí, y entonces sí reviví mi mala experiencia, porque en cuatro años no había cambiado absolutamente nada.


Una chica de dieciocho años lloraba de agobio y dolor de cabeza mientras a otra, a su lado, le sonaba una máquina que tenía conectada para proporcionar oxigeno y emitía un sonido bastante desagradable. Un hombre se sentaba, en vaqueros y camisa, porque ya no podía estar más tendido con aquella ropa incómoda después de tantas horas allí. Personas mayores a la espera de camas, sin parar de removerse o durmiendo de lado para buscar mayor comodidad, una mujer que se ahogaba mientras vomitaba en el cubo de basura de su lado y me miraba susurrando: «Qué malita estoy…»


Doce pacientes juntos intentan acomodar una hora más sus riñones encima de aquellos sillones, sin un pijama cómodo, con zapatos puestos, mal olor, y lo peor, sin saber cuánto tiempo les queda por estar allí.


¿Sabemos ya de donde procede la palabra «paciente» para referirnos a un enfermo?


Desde aquí os animo a no permitir que esto siga pasando. Una hoja de reclamaciones puede caer en saco roto, pero la de doce pacientes y familiares cada vez que salgan de aquellas terribles condiciones, no. No podemos permitir que se nos siga teniendo en esas condiciones y que encima pretender que nos conformemos."


La noticia redactada por Noelia Márquez para Diario de Sevilla en su edición de ayer sábado sobre la reforma de las urgencias, explicaba que dicha reforma en las Urgencias del Macarena ha terminado tras una obra que ha supuesto una inversión de 285.000 euros, que ha permitido a los responsables hospitalarios reordenar esta zona del hospital universitario, mediante la creación de nuevos espacios diferenciados pensados para agilizar la asistencia y reducir demoras. "La reforma ha consistido en diferenciar los circuitos asistenciales mediante la creación de una zona básica de atención para los casos con prioridad IV y V -pacientes que no requieren una atención inmediata- y otra zona diferenciada para la prioridad II y III -cuadros más graves-", explicó ayer la doctora Carmen Segura, directora médica del Hospital Macarena, quien incidió en que estos cambios mejorarán la respuesta asistencial y eliminará demoras.


La nueva área de Admisión se sitúa a la izquierda en el acceso a Urgencias, mientras que la zona de triaje o clasificación de los enfermos, en función de la gravedad de cada caso, se localiza a la derecha.


La denominada área de atención básica es un espacio nuevo, ubicado también a la derecha tras el acceso a Urgencias, donde se han creado dos nuevas consultas que estarán dedicadas a atender a los pacientes con prioridad IV y V, con una una sala de espera propia diferenciada. Esta área dispone de "un despacho de información a familiares, un despacho de atención personalizada del trabajador social así como una zona mejorada para la recepción de pacientes en el área de celadores, donde se ha habilitado zona de almacenaje para camillas, sillas de ruedas y carritos; aseo y un pequeño almacén", explicaron ayer fuentes hospitalarias.


Las Urgencias del Hospital Macarena atendieron el año pasado a 205.062 pacientes, de las cuales 157.703 fueron asistidos en las Urgencias Generales de adultos.


Los casos clasificados como prioridad II y III, cuadros severos o graves, contarán con una sala de espera y de consultas propia, de modo que estos pacientes dejarán de aguardar mezclados con los casos más banales. Los casos prioridad I, que presentan riesgo vital, (por ejemplo infartos o dolor agudo) entran directamente en consulta, sin esperas. Estos pacientes suelen llegar a Urgencias en ambulancias del DCCU (Dispositivos de Cuidados Críticos y Urgencias) o del 061. Hasta la ejecución de esta reforma, todos los pacientes y sus acompañantes que acudían a las Urgencias del Macarena, tenían que aguardar las pruebas y la atención médica en una única sala; de modo que enfermos graves que tenían que esperar resultados en una camilla o conectados a una bombona de oxígeno compartían espacio con casos banales, lo cual era, hasta ahora, motivo de queja de usuarios. Con la creación de espacios diferenciados, según la complejidad de cada caso, los responsables hospitalarios esperan dar una respuesta más eficaz.


UGRENCIADELMACARENAADMISIN


"A día de hoy la nueva estructura del servicio de Urgencias eleva el confort de los pacientes y familiares con la creación de espacios destinados a salas de espera en los distintos ámbitos, y obtiene mejores circuitos organizativos de trabajo a los profesionales, lo que se traduce en una respuesta asistencial más rápida, tanto en la primera atención, como en la resolución completa del proceso de cada paciente", concluyeron fuentes oficiales del Hospital Macarena.


(Urgencias del Macarena, Fotografía del periódico ABC; del 13/Enero/2015)





Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Http   www.zeleb.es sites default files captura de pantalla 2017 03 14 a las 10.28.03

"Se le llena la boca con los logros de la autonomía, pero no habla de un sistema educativo con muchas deficiencias, con clases saturadas de alumnos, con equipamientos de última tecnología que nadie mantiene, con colegios en los que se incumple la normativa de seguridad laboral en lo que a temperaturas se refiere. No habla de un sistema sanitario, su "joya de la corona", también saturado, con habitaciones con tres camas, con médicos que no dan abasto, con listas de espera interminables...."

 
Comenta
Op flasheado sevilla editada.Imagen fija001

Las detenciones se produjeron en las localidades de Sevilla, Mairena del Alcor, Carmona y Córdoba 


En los registros se intervienen 3 armas de fuego con munición en la recámara , preparadas para ser disparadas

En la operación se recupera dos vehículos, uno de ellos de alta gama y una mocicleta de gran cilindrada, robados los tres hace unos meses


Comenta
Promesas

Nosotros no somos capaces de recordar cuanto tiempo lleva el cartel en ese lugar, creemos que está ya mimetizado con el paisaje y simplemente es algo cotidiano a nuestro paso, el objetivo incansable del captacán ha vuelto a dar en el clavo.

Comenta
Destrozos en el real

El nuevo robo se perpetró el pasado seis de enero y fue la patrulla de la Policía Local quien descubrió la puerta forzada de la escuela y avisó a su Directora de lo que había ocurrido, al mismo tiempo que puso el hecho en conocimiento de la Guardia Civil quien es la competente en estos casos para iniciar la investigación.

Comenta
NOTICIASPOLITICALOCALLOGO
UNIDOSPORUNMUNDOMASVERDE
Bienvenidosrefugiados