Comentarios 1

EN LAS NUBES por Sonia López Souto ©

|




EN LAS NUBES por Sonia López Souto ©


La rutina es peligrosa. Uno se acostumbra a ella y deja de prestar atención a lo importante, a lo necesario para que todo vaya bien. Y cuando en tus manos se encuentra la vida de cientos de personas, es todavía más necesario poner los cinco sentidos en ello.


Y eso es lo que el capitán García hace cada día en que tiene un vuelo programado. Porque el más mínimo fallo podría convertirse en un desastre de medidas catastróficas. Puede que el avión sea el transporte más seguro, pero también es el que más vidas lleva en juego. Vidas que están a su cargo y debe proteger.


-Documentación en regla. Flaps en funcionamiento. Combustible lleno. Bomba del combustible e indicador de presión correctos. Luz de aviso del alternador encendida. Equipos eléctricos y magnetos apagados. Frecuencia de radio ajustada. Instrumentos de navegación en perfecto estado…


Cada cosa lleva su tiempo pero el capitán García no tiene prisa. Hasta que todo esté correctamente comprobado y asegurado, no solicitará pista para el despegue. Más vale prevenir, como le decía siempre su abuelo. Un refrán que se puede aplicar a muchas situaciones de la vida.



-Todo listo, capitán – le dice el copiloto. Un muchacho que lleva poco tiempo volando a su lado, pero que es tan eficaz y cuidadoso como él.


Después de los permisos, el vuelo se inicia al fin sin ningún contratiempo. Después de que tomen altura y fijen el rumbo, el capitán García dedica unas palabras a los pasajeros para desearles un buen vuelo y agradecerles que confíen en él para llevarlos a su destino.


Sólo cuando el piloto automático está conectado, logra relajarse. Y no siempre del todo, pues le resulta imposible desentenderse por completo como algunos de sus compañeros hacen. Únicamente sale de la cabina para cubrir sus necesidades básicas, incluso aunque su compañero sea tan competente como él mismo.


-Ve a descansar, Tony. Yo me quedo aquí.

-Sólo si después tú haces lo mismo – lo mira con diversión, sabiendo de antemano que no lo hará.

-Iré más tarde a por un café – le guiña un ojo.

-Supongo que no puedo pedir más – ríe antes de salir de la cabina.


Pero unos golpes en la puerta, minutos más tarde, sobresaltan al capitán que abre con premura para comprobar qué ocurre. Y cuál es su sorpresa al encontrarse con dos encapuchados que empuñan sus armas hacia él.


Ni siquiera necesitan decirle que se aparte, pues la amenaza está implícita en sus gestos. Tras ellos, entra otro hombre con Tony bien sujeto y su pistola apoyada sobre su sien derecha. La mirada de impotencia de su copiloto le dice que tiene miedo también. Y no es para menos, el avión acaba de ser secuestrado.


En cuanto dos de los encapuchados que entraron en primer lugar toman el control de los mandos, el tercero intenta echarlos a ambos fuera para que no puedan hacer nada para evitar que redirijan el avión a donde ellos quieran. Una vez bloqueada la puerta, no habrá forma de abrirla de nuevo y todos lo saben.


Es entonces cuando el capitán García, pensando en los cientos de pasajeros que tiene a su cargo, así como en su tripulación, que tanto han vivido ya con él, decide en un acto de rebeldía contra el destino que parece esperarles, arrebatarle el arma a su captor.


Todo ocurre como a cámara lenta. Forcejean en su intento por hacerse con la pistola, moviéndola sin control de un lado a otro. Tony se ha quedado paralizado ante el acto de heroísmo desesperado del capitán y los mira, sin saber si intervenir o dejarles hacer a ambos. Los hombres al mando del avión todavía no se han percatado de nada.


Hasta que suena un disparo.


La sangre comienza a manar del pecho del piloto encapuchado y cae al suelo muerto. El compañero reacciona apuntando hacia el capitán García, que en un acto reflejo se oculta tras el hombre con el que lucha por el arma.


Un segundo disparo suena.


Dos muertos y un hombre reducido por Tony, que logra al fin reaccionar a tiempo para capturarlo antes de que dispare de nuevo, es todo lo que queda del que podría haber sido un terrible atentado en algún lugar del mundo al que no quieren poner nombre. Las autoridades se ocuparán de ello cuando aterricen y le entreguen al superviviente.


-Has sido un héroe, capitán – le dice Tony en cuanto tocan tierra.

-Solo he hecho mi trabajo, Tony. Llevar sanos y salvos a su destino a los pasajeros.


Porque no hay nada más importante para un capitán aéreo que el bienestar de quien está a su cargo. 


Comentarios 1
Cambioclimatico3


"Como bien explican en el blog culinario El comidista, el pan tucama original que gracias a mi menorquina madre he podido disfrutar desde que tengo uso de razón, comienza por un buen pan, de tipo payés, de estos que tienen huecos y espacios que serán colonizados en su momento por el aceite de oliva..."

Comenta
Muertos gurtel
Siento decepcionar a muchos de los incondicionales de Halloween, esa fiesta importada, de tradición celta y con mucho arraigo en los países sajones.
Comenta
Plantarunrbol

"Entre el ingenio del poeta cubano José Martí y la adaptación del relato de un mensajero del islam se hallan las razones de una recomendación principal: antes de dejar la vida –o de que esta nos deje- importa hacer tres cosas. A saber:..."

Comenta

1 Comentarios

1

Algo nuevo,está muy bien!

escrito por Cristina 28/nov/16    12:04

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Periodistacontactaconnosotros
Seorganancapturatuconciencia

Por cada reproducción del video se dona un céntimo a la Asociación protectoras de animales 'Peludos de Córdoba' y ya ha conseguido recaudar 1.000€. El objetivo ahora es llegar a las doscientas mil reproducciones y continuar, al final del articulo insertamos el video, merece la pena conocer las historias que en el se cuenta y de paso se colabora con una buena causa. 

Comenta
NOTICIASPOLITICALOCALLOGO
Op Azano Sevilla Editada.Imagenfija002

Los implicados son 3 personas, una de ellas, antigua cuidadora de la víctima, una anciana de 90 años.

Los autores del asesinato conocían perfectamente los hábitos de la víctima y dónde ocultaba el dinero.

Comenta
Trodereyes1
"El último rey que tuvo Carmona, hace ya un milenio más o menos, fue, como ya sabe usted, Al-Aziz ben Ishaq al-Mustazhir..."
Comenta
CALLECONGENTE 1
No, nos arruguemos, sobre todo, porque no tenemos ninguna razón para hacerlo.
Comenta
Amontero 2
La producción en serie no es propia de esta cadena de montaje, dispensada sea la comparación si en algo viene a propósito de la fotografía.
Comenta
016LLAMA
ANUNCIOCARMONACONSTRUYEFORMATOMEDIANO
ANUNCIOCORTATEFORMATOMEDIANO
Bienvenidosrefugiados