Comentarios 1

RECTIFICAR ES DE FELICES: EL DERECHO A CAMBIAR PARA ESTAR MEJOR; Por Ana Varela

|

La Periodista Ana Varela, Bilbaína de nacimiento, vive en Madrid y comparte reflexiones con nosotros sobre distintos temas de la actualidad, eso sí con una visión muy personal de la vida.


De su Blog "VARELADAS"





RECTIFICAR ES DE FELICES: EL DERECHO A CAMBIAR PARA ESTAR MEJOR; 

Por Ana Varela


Dicen los forenses que algunos suicidas se arrepienten de su decisión cuando ya es demasiado tarde: intentan aflojar la cuerda con la que van a ahorcarse, pero ya no pueden hacerlo. Se arrepienten cuando ya es irremediable. La cuerda que nos ahorca hay que quitársela antes, mucho antes. A ser posible, en vida.


Vivir es acertar y equivocarse. La vida no es un examen final, se parece más a un “control” continuo. En todo caso, eres tú mismo quien te pones la nota, diciéndote “sí, esto es lo que quiero” o “no, cómo he podido equivocarme tanto, desviarme tanto de lo que realmente quería“. Por eso, de vez en cuando, conviene echar la vista atrás y preguntarnos si lo que estamos haciendo nos lleva adonde realmente queremos estar. Nuestra vida no es un guión que haya escrito otro para nosotros, y que debamos seguir al pie de la letra. Y aunque existan cosas que no podemos cambiar, aunque las líneas más importantes de nuestra vida estén escritas, podemos improvisar y cambiar muchas: para empezar, todas las que dependen de nuestra forma de ser. Nuestra vida es nuestra. Tenemos derecho a equivocarnos y a cambiar el rumbo. Podemos rectificar si creemos que, haciéndolo, vamos a ser más felices o, simplemente, vamos a estar más a gusto con nosotros mismos y más cerca del camino que nos trazamos en su día.


Imagina tu vida como una obra de arte: una pintura o una novela . Tú eres el autor y quieres que sea lo mejor posible. Pero te equivocas, pintas cosas que no te gustan. O escribes y corriges lo escrito, porque no te convence. En la vida, dices cosas que no deberías decir, hieres a gente a la que no quieres hacer daño. Nos equivocamos mucho más a menudo de lo que nos gusta reconocer. Hay gente que dice que no se arrepiente de nada. Gente que o no se equivoca nunca o no reconoce sus errores. Si no se equivocan nunca, son perfectos. La gente perfecta asusta un poco, por lo alejada que está de la verdadera naturaleza humana, maravillosamente imperfecta. Y los que no reconocen sus errores es que viven convencidos de estar en posesión de la verdad. Somos peligrosos cuando nos creemos perfectos o cuando pensamos que nuestra verdad es la VERDAD así, con mayúsculas.


No sólo nos equivocamos, es que tenemos derecho a equivocarnos. Pero corrijamos, reescribamos lo escrito, rompamos el lienzo que no nos gusta, por mucho que hayamos trabajado en él. ¿No sería peor quedarnos en una vida que no nos gusta sólo por no corregir aquello en lo que nos hemos confundido?. Rectificar los errores no es un fracaso, se trata de no sumar más equivocaciones por el empeño en no reconocerlo. Como dice Alberto Cortez, “Nos falta la bonhomía de reparar los errores antes de hacerlos mayores a golpe de letanías“.


A veces, nos equivocamos con la gente, con nuestro empeño en clasificarles. Cuando clasificas a la gente, irremediablemente, la encasillas, la conviertes en amiga o enemiga, buena o mala. No nos damos cuenta de que la gente no va por la vida con el corazón a la vista. Por la cuenta que nos tiene, tendemos a protegernos. Queremos mostrar nuestro mejor perfil, como en Facebook o en la entrevista para el trabajo de tus sueños o como cuando nos enamoramos. Sin embargo, seguimos juzgando a la gente por las apariencias. Y así, sin saberlo, acabas dando tu lealtad a gente que ni la merece ni la quiere. Cuesta reconocer que te has equivocado. Que has dado la cara por gente a la que, pasado el tiempo, se la partirías con mucho gusto. Que has defendido lo indefendible, en contra de tus propios principios, por una lealtad mal entendida a los demás, sin preguntarte si estabas siendo fiel a ti mismo. Callas y callas tu verdadero ser porque crees que alguien merece la pena, porque quieres conservar en tu vida a alguien, a toda costa, contra viento y marea. Y, pasado el tiempo, piensas: tanto esfuerzo, ¿para qué?. Puedes alejarte, te está permitido alejarte de quien ya no encaja en tu vida.



No siempre acertamos. Pero lo peor que podemos hacer, si nos damos cuenta, es permanecer en el error, empeñados en que el tiempo acabará por recompensar nuestros esfuerzos por el amor de aquel que, día a día, nos muestra que no nos quiere. Da igual que sea tu madre, tu pareja o un amigo. Aprende a alejarte de tus errores.


O nos equivocamos y nos protegemos de quienes nos quieren. Nos alejamos de amigos del alma, porque alguien nos dijo que dijeron tal o cual cosa que nos ofendió. O porque les oímos decir algo que nos hace pensar que no nos eran tan leales como creíamos, o esperábamos, o exigíamos. O porque no estuvieron contigo al cien por cien cuando los necesitaste. No te preguntaste ni siquiera si eso que tú llamabas no estar al cien por cien quizá era una petición excesiva para el otro. Fue tanto tu dolor que, incapaz de afrontarlo, preferiste romper. No les dejas hablar, no les escuchas. Y te defiendes de ellos, de quienes sí te quieren (como saben o como pueden), igual que un gato enfurecido se revuelve contra su dueño cuando está asustado. Como nosotros, el gato no se da cuenta de que es su miedo el que actúa. Como tememos que nos hagan daño, lanzamos palabras dolorosas al otro, como directos a la mandíbula que nos alejan definitivamente de gente que queríamos conservar. Y la pérdida queda marcada a fuego en nuestra alma, en la dureza que se empieza a instalar en nuestro maltrecho corazón, en forma de desconfianza a los demás.


Bronnie Ware, experta en cuidados paliativos y enfermos terminales, escribió en su libro LOS CINCO MANDAMIENTOS PARA TENER UNA VIDA PLENA la lista de los cinco principales arrepentimientos que tiene la gente antes de morir:


  1. Ojalá hubiera tenido el coraje de hacer lo que realmente quería hacer y no lo que los otros esperaban que hiciera
  2. Ojalá no hubiera trabajado tanto
  3. Hubiera deseado tener el coraje de expresar lo que realmente sentía
  4. Habría querido volver a tener contacto con mis amigos
  5. Me hubiera gustado ser más feliz

No hace falta, no debería hacer falta, estar en el lecho de muerte para darse cuenta de que uno se ha equivocado. De hecho, lo lamentable, lo triste, es darse cuenta cuando es tarde, cuando ya nada se puede hacer. Mejor hacerlo cuando aun estamos a tiempo.


Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Porta jornada 11

Belleza ecuestre en plena Naturaleza


"Como decíamos ayer… la Naturaleza es la que manda cuando nos insertamos en ella para disfrutarla o para sufrirla. Si además le añadimos la compañía de un animal como el caballo..."

Comenta
17.  Idiomas

El captacán continúa incansable con su objetivo por Carmona, esta vez se ha detenido en un curioso letrero que ilustra un edificio municipal....(le hemos dado una pista casi sin querer), pero dejemos que el captacán lo explique con su magistral enfoque, como siempre.

Comenta
Foto M. Carmen Fernandez

Organizado por la Delegación de Cultura del Ayuntamiento de El Viso del Alcor desde la Biblioteca Municipal, María del Carmen Fernández Fernández, escritora carmonense y miembro de este periódico, participará mañana miércoles 17 de octubre en un encuentro con el alumnado de 3º y 4º de primera del Colegio Albaicín de la localidad. La cita será a las 12.30 horas en las propias instalaciones del colegio. 

Comenta
IMG 20181016 124750

Las inscripciones se cerrarán el jueves antes de cada actuación a las 12:00 y se publicará el nombre de la persona agraciada a las 13:00 del mismo día.

Comenta
494284 1

De política sé lo justo para pasar el día, pero como de sentido común voy sobrada –anuncio que he guardado la modestia bajo llave-, me voy a permitir el lujo de escribir estas líneas.

Comenta
Higuera

"Puesto que se han descubierto higos fosilizados cuyo origen se acerca a los 10 000 años a. C., en el valle del río Jordán, antes que otros fósiles de trigo, cebada o legumbres, es muy probable que el cuidado de las higueras y la recolección de los higo..."

Comenta
Feliz 12 de octubre 866x517

El día 12 de octubre de 1492, la expedición capitaneada por Cristóbal Colón llegó a la isla de Guaraní, en el archipiélago de las Bahamas. Sin que ellos lo supieran, acababan de descubrir un nuevo continente

Comenta
92

Fue el Rey Alfonso XIII quien firmó la Orden por la que se proclamaba Patrona de la Guardia Civil a la Virgen, en su advocación del Pilar. El año pasado, concretamente el 8 de febrero de 2017, se cumplieron cien años desde este hecho.


Comenta
Featured image index

Bajo el lema "Con ellas: una generación de niñas preparadas", este día marca el comienzo de un año en el que se debe conseguir que los socios y las partes interesadas trabajen juntos para defender, llamar la atención e invertir en las necesidades y oportunidades más apremiantes de las niñas para que adquieran los conocimientos necesarios para ingresar en el mercado laboral.

Comenta
RTS1OIEE peq

Por Sara Garcia de Blas (@Saragdeblas), Equipo de Menores de Amnistía Internacional, 11 de octubre de 2018.


Bertine, Vera y Marine no tienen motivos para celebrar este 11 de octubre. Como ellas, muchas otras niñas y adolescentes no tienen nada que celebrar este Día Internacional de la Niña.

Comenta
Maxresdefault

Durante la 73ª Asamblea General de la ONU, ONU Mujeres presentó un informe sobre la intensificación de los esfuerzos para eliminar todas las formas de violencia contra las mujeres y las niñas. En ese informe se dejó en claro que tales actos de violencia son una violación sistémica de los derechos humanos en todos los entornos,

 
Comenta
NOTICIASPOLITICALOCALLOGO
UNIDOSPORUNMUNDOMASVERDE
Bienvenidosrefugiados