Comentarios 1

RELIGIÓN Y MORAL

|

RELIGIÓN Y MORAL


Siempre que la jerarquía de Iglesia Católica recurre a la canonización de uno de sus fieles de acuerdo con sus normas, se produce un hecho recurrente, se repiten situaciones, argumentos, en pro y en contra, y se llega en muchas ocasiones a descalificaciones morales y éticas. Nada de esto va a reflejarse en estas líneas. Vaya por delante la profesión en la fe agnóstica del firmante.


Se trata de otro tema muy distinto: la relación entre religión y moral. Y no con ello vamos a decir que todos los religiosos (el femenino va implícito en el plural por mucho que se empeñen en lo contrario determinados sectores de la sociedad), por el hecho de serlo, tengan un comportamiento moral o, mejor dicho, ético. Ejemplos los hay a cientos, a miles y en todas las religiones conocidas; es parte del costo del comportamiento humano, parte de la condición ruin del hombre, el precio del peaje de la vida humana.


Cuando mencionamos el término religión lo hacemos de forma genérica, sin concretar en ninguna de las doctrinas al uso. La religión como aspiración del hombre a entender lo desconocido, al conocimiento de los fenómenos que pertenecen a la dimensión sobrenatural. La moral por el contrario es la conducta que cada persona debe observar de acuerdo con sus convicciones, sean o no religiosas. Y la ética sería el comportamiento humano adecuado a la moral. Dicho todo ello en términos amplios, no filosóficos.


Podríamos partir del concepto que las dos posturas más comunes tienen del hombre. Una concepción religiosa del hombre da la posesión de un alma a cada individuo, como característica fundamental; un alma de la que un ser supremo ha dotado a esa persona. Por el contrario, para los materialistas y existencialistas, la condición de hombre se adquiere por su relación social: por su nacimiento en un contexto social concreto y por el papel que desempeña en esa sociedad. El equivalente al alma para esta corriente de opinión puede hacerse coincidir con la energía del cuerpo humano. Como vemos lo fundamental es que en unos es un regalo o una donación proveniente de un ser externo, en tanto que para los segundos es tan sólo la consecuencia de la existencia humana.


Hay todo un rosario de signos que manifiestan la influencia de la religión en la sociedad: festividades, formas de contratos matrimoniales, importancia de los ritos, calendario, etc. Es más, hasta determinadas fiestas religiosas provienen, en la mayoría casi rozando la totalidad, de celebraciones paganas. Insistimos hablamos de religiones, todas, algunas de ellas ya desaparecidas como las prácticas religiosas de los celtas.


En nuestra gastronomía, hay múltiples reminiscencias religiosas. Existe, por ejemplo, toda una cocina de Cuaresma (Hasta hay ferias de la tapa de cuaresma en muchos pueblos de Andalucía), dulces que se consumen de forma exclusiva en determinadas fiestas religiosas (mantecados, torrijas, pestiños…), etc.


Y no digamos nada de la lengua y de la historia. Nuestro idioma está plagado de palabras con sentido exclusivamente religioso. Y nuestra historia, la historia de la humanidad, tiene sentido vista desde una perspectiva de la religión. Ejemplos de esto los hay a miles.


Instituciones tan arraigadas en nuestra sociedad como el matrimonio, tienen profundas raíces en la religión. Hay religiones que admiten la poligamia, otras son estrictas con la práctica monógama. Incluso al concebir edificios para uso civil, no hablamos de edificios religiosos, la religión tiene un inusitado peso. No hay más traer a nuestras retinas la imagen de un cementerio.


La influencia social de la religión, podríamos continuar con muchos más ejemplos, es tan grande que en muchos casos hasta crea industria, puestos de trabajo y formas de vida. Hay un catálogo muy amplio, no es necesario pormenorizar, de industrias cuya único fundamento es la religión.


Pero si algo es determinante para establecer la gran diferencia entre religión y materialismo es la concepción de la muerte. La muerte implica la aceptación o negación de una cadena de situaciones. Lo que para unos es ficción, para otros es dogma. Lo que para los existencialistas no es más que sueños, alucinaciones y miedo a lo desconocido, para los religiosos es esperanza y realidad. Lo que para los primeros es el final de la vida humana, para los segundos es precisamente el comienzo de otra vida que es la que da sentido a sus creencias. Son posiciones tan diametralmente opuestas que no hay posibilidad de convergencia.




No hay que olvidar que es una minoría, la clase sacerdotal de las distintas religiones, la que tiene la exclusiva de la interpretación del más allá, la que posee las llaves para interpretar ritos y leyendas que conforman el universo religioso. Es lo que los materialistas indican como el dominio de una minoría apoyado en el miedo de los seguidores de la religión.


En muchos ambiente religiosos, el sufrimiento, la enfermedad, la desgracia es un camino hacia el objetivo final: conseguir el paraíso, el cielo, la gloria o como cada cual quiera denominar a la nueva vida que da sentido a la religión. Por el contrario, los que consideran la enfermedad o la desgracia como un acontecimiento que perjudica a la persona, mantienen una posición opuesta, hasta el extremo de defender la dignidad de la persona y el derecho a una muerte digna.


Un rasgo que caracteriza a las religiones, el sentido de la muerte como tránsito a la vida eterna, es considerado como herramienta de sometimiento por los existencialistas, como método de control de voluntades y como engaño ante el miedo del hombre a lo desconocido.



Comentarios 1
POTAJESOLIARIO

La cita es el próximo domingo 26 de Noviembre a las dos de la tarde en la Caseta de la Giraldilla. 

Comenta
Simulaciondeempresas

Se ha puesto en marcha esta iniciativa en la que los alumnos trabajarán de manera simulada en una empresa ficticia que a excepción de los productos físicos y el dinero en efectivo, desarrolla fielmente tareas fiscales.

Comenta

4 Comentarios

1

nada, nada, es usted un estupendo colaborador de este medio, nosotros ni mú mas a sus artículos y ni de coña a sus dibujitos, dios nos libre... Cordiales saludos

escrito por PVC 17/sep/16    01:44
2

Pues una vez leido este interesante articulo, recomiendo como ampliación al tema la lectura del libro" Al otro lado del túnel", del prestigioso psquiatra José Miguel Gaona Cartolano. Basado en experimentos sobre la muerte, algo que las religones siempre lo han considerado prioritario en cuanto a las certezas de sus creencias. Si pueden, leanlo.

escrito por Miguel 12/sep/16    19:48
3

Siga intentándolo PVC. No se lo garantizo, pero a lo mejor consigue entender algo.

escrito por José Campanario 12/sep/16    08:57
4

Die Religion ... Sie ist das Opium des Volkes. Kant, se le pasan a usted las mejores... jajaja, cordiales saludos

escrito por PVC 11/sep/16    11:38

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Periodistacontactaconnosotros
SANTICHE4

La iniciativa fue propuesta a la delegada municipal,  la Teniente de Alcalde Ángeles Iñiguez,  por la junta directiva del Club Caballista Carmona. 

Comenta
016LLAMA
Bienvenidosrefugiados
UNIDOSPORUNMUNDOMASVERDE
NOTICIASPOLITICALOCALLOGO
ANUNCIOCARMONACONSTRUYEFORMATOMEDIANO
ANUNCIOCORTATEFORMATOMEDIANO