Comentarios 1

EL PAPA FRANCISCO EN AUSCHWITZ por Carlos Ros.

|

Artículo de opinión por Carlos Ros Caballar.

Filosofo, Teólogo, Periodista y Sacerdote.


Acabo de presenciar en directo por televisión la visita silenciosa que el papa Francisco ha realizado esta mañana al campo de exterminio de Auschwitz, el «Gólgota del mundo moderno», como lo definió Juan Pablo II. Ha sido impresionante, especialmente, cuando el Papa penetró y rezó durante largos minutos en la celda donde murió de hambre el franciscano san Maximiliano Kolbe, con otros nueve prisioneros diezmados.





Voy a recrear el clima perverso de Auschwitz, como modelo de un campo de exterminio, todos situados en Polonia, en lugares marginales, pero conectados con la vía férrea. En la puerta principal del campo aparecía un lema sarcástico que decía: Arbeit macht frei, el trabajo os hará libres. El comandante del campo, el malvado criminal Rudolf Höss, dirá con descaro:


–Esto no es un sanatorio sino un campo de concentración alemán, en el que no se sale sino por el camino del horno crematorio. Si a alguno no le gusta esto, puede arrojarse enseguida a los cables de alta tensión que circundan el campo. Si entre vosotros hay judíos, esos no tienen derecho a vivir más que dos semanas; los sacerdotes, un mes; los otros, tres meses. El pueblo alemán os ha rechazado y excluido del derecho a pertenecer a la vida…


Auschwitz, a 50 kilómetros de Cracovia, montado sobre un antiguo campamento del ejército polaco, es el símbolo de la barbarie nazi, sinónimo de Shoah, sinónimo de Holocausto. Construido en mayo de 1940, en la línea férrea entre Katowice y Cracovia cerca de Oswiecim, fue concebido en principio como campo de concentración de prisioneros polacos, pero en 1942 se transformó, cuando se tomó la decisión de la «solución final», en un verdadero campo de exterminio, donde murieron más de un millón de personas, la mayoría de ellas judíos.

Auschwitz es un gran complejo compuesto de tres campos: Auschwitz I, Auschwitz II-Birkenau y Auschwitz III-Monowitz. Auschwitz I, abierto el 20 de mayo de 1940, es el campo principal, ocupado primero por prisioneros de guerra y enemigos políticos polacos y soviéticos; después por judíos y resistentes de todas las nacionalidades; Auschwitz II-Birkenau, a tres kilómetros de Auschwitz I, abierto el 8 de octubre de 1941, construido por prisioneros rusos, fue destinado al exterminio de los judíos en las cámaras de gas; Auschwitz III-Monowitz, abierto el 31 de mayo de 1942, fue un campo de trabajo para las fábricas IG Farben (Interessengemeinschaft Farbenindustrie), el complejo químico más importante en la Segunda Guerra Mundial.


El exterminio a gran escala comenzó en Auschwitz II-Birkenau en la primavera de 1942 como resultado de la aceleración de la «solución final» tratada en la Conferencia de Wannsee. En verano, comenzó a recibir grupos de judíos enviados directamente desde Eslovaquia, Francia, Bélgica y los Países Bajos. Pero su capacidad de exterminio era aún limitada porque no disponía todavía de hornos crematorios y solo contaba con dos cámaras de gas, las llamadas «Casita Roja» o Búnker 1, con capacidad para unas ochocientas personas, y la «Casita Blanca» o Búnker 2, con capacidad para unas mil doscientas personas. Más de un año tardarían en levantar en las cercanías cuatro hornos crematorios.


Los trenes de mercancía que llevaban a los judíos paraban en el apeadero de los judíos (la Judenrampe). Se abrían las puertas de los vagones y unos seres vencidos por el cansancio de tantas horas y días de viaje, sentados si acaso sobre sus maletas y desfallecidos de hambre y sed, saltaban al andén. Los hombres son colocados en una fila, las mujeres y los niños en otra, bajo la mirada de las SS que maldecían a gritos y con perros a sus lados. Pasaban el control médico, es decir la selección de aquellos que eran «hábiles para el trabajo», principalmente hombres sanos de 17 a 50 años, y también algunas mujeres, que pasaban a la izquierda, y los ancianos, mujeres mayores, niños, mujeres encintas y las que llevaban niños en sus brazos, enviados a la derecha. Los médicos, dirigidos por el criminal Josef Rudolf Mengele, conocido como «El ángel de la muerte», se mostraban bastante atentos con los prisioneros, para enmascarar la operación de selección y dar confianza a unos presos cansados y confusos de tan largo viaje.


Para Rudolf Höss, comandante del campo, no pasó inadvertido que separar a los hombres de las mujeres, a los maridos de sus esposas, era un problema. Pero, sobre todo, no tardó en darse cuenta que separar de sus hijos a unas madres jóvenes, que podrían ser una mano de obra de gran valor, era un problema mayor. Para evitar escenas enloquecedoras e incluso motines, decidió prescindir de esas madres y colocarlas con sus hijos pequeños, ancianos y mujeres en la fila de la derecha, es decir, los que irán directamente a la cámara de gas.


Estos eran trasladados al crematorio en un extremo del campo de Birkenau. Para evitar el pánico, se les informaba a las víctimas que recibirían una ducha. Un oficial de las SS les decía:


–Ahora se os dará un baño y se os desinfectará: no queremos epidemias en el campo de concentración. Luego os conducirán a vuestros barracones, donde se os dará sopa caliente. A cada uno de vosotros le será asignada una tarea en consonancia con sus aptitudes profesionales. Ahora, desvestíos y colocad vuestra ropa en el suelo, delante de vosotros.

Incluso se permitían alguna broma:

–¡No os vayáis a quemar con la ducha!

Y aquellos infelices se desnudaban, hombres, mujeres y niños, sufriendo así una nueva humillación.

Al principio, los hacían entrar a patadas y golpes. Pero resultaba más práctico hacerles creer que los iban a desinfectar mediante una ducha, en lugar de decirles que los iban a ejecutar.

–Por favor, disponed de forma ordenada vuestras pertenencias.

Y todos doblaban su ropa y unían sus zapatos atando los cordones uno con otro. Y los hacían entrar en el horno, que era una enorme sala con alcachofas en el techo como simulando que por ella caería el agua de ducha. Cerradas las puertas, en vez de agua salía por el techo el Zyklon B, ácido cianhídrico empleado hasta ese momento como desinfectante, que acabará con sus vidas en cinco minutos.


Desde fuera, a pesar de los gruesos muros, un griterío ensordecedor rompía las paredes hasta hacerse cada vez más leve y terminar en silencio total. Veinticinco minutos más tarde, cuando abrían las puertas, allí estaban los cuerpos desnudos, amontonados unos sobre otros, sin un hálito de vida. Actuaban entonces los llamados Sonderkommandos, (literalmente «comandos especiales»), prisioneros judíos y no judíos, seleccionados para trabajar en las cámaras de gas y en los crematorios. Procedían a evacuar y ventilar el recinto y a retirar los cuerpos. En esta revisión se les extraían los dientes postizos de oro, anillos, pendientes u otros objetos y se revisaban los orificios corporales por si habían escondido alhajas en la boca, el recto o la vagina. Cuando todavía no existían los crematorios, los llevaban a unas enormes fosas al aire libre donde eran echados y sepultados.


Los diez mil prisioneros soviéticos que comenzaron la construcción de Birkenau en el otoño de 1941, apenas permanecían con vida unos centenares cuando llegó la primavera. Explicar en el Totenbuch (libro de defunciones) tantos miles de fallecimientos era un problema. Inventaron la fórmula de idear enfermedades diversas, como por ejemplo los ataques al corazón. Pero cuando llegaron los judíos al campo encontraron un método más sencillo: no registrar aquellos que iban directamente a la cámara de gas y sólo registrar con el consiguiente tatuaje con su número en el brazo a los que quedaban para los trabajos forzados.


Por eso no hay constancia de miles y miles de judíos que pasaron por Auschwich y no constan en ningún registro.

Auschwitz era, como dejó escrito un superviviente ruso:

–Muerte, muerte, muerte: muerte por la noche, muerte por la mañana, muerte por la tarde… La muerte estaba presente en todo momento.




Comentarios 1

2 Comentarios

1

Cierto, la maldad de un pueblo sobre otro no tiene límites, la del otro sobre otro tampoco...

escrito por PVC 04/ago/16    00:09
2

Espeluznante. Desde luego la maldad humana no tiene límites.

escrito por José Campanario Alvarez 01/ago/16    09:18

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
016LLAMA
Bachilleratodeartes
Hace una semanas tuvimos conocimiento una iniciativa de Sonia Martínez, una madre de Carmona preocupada por la educación de sus hijos, quien comenzó a recoger firmas para solicitar a la Junta de Andalucía que en la ciudad se implante el Bachillerato de Arte.
Comenta
Campaavacunacioncontralagripe

Mayores de 65 años, pacientes crónicos, embarazadas y algunos colectivos profesionales podrán inmunizarse en los 1.581 puntos habilitados

Comenta
Bluejeans3
Vicente García, Concejal del Grupo Municipal de Izquierda Unida de Carmona, ha dado a conocer a través de las distintas redes sociales que este partido ha solicitado inscribir una calle de carmona con el nombre de 'Escritor Blue Jeans'. 
Comenta
TallerLaPrensaenAndaluzTocina

El proyecto ‘La Prensa en Andaluz’ ha desarrollado esta sesión para fomentar el sentido crítico de los asistentes alcalareños hacia los medios

Comenta
Agricolacarmonense

El Ayuntamiento y Fomento Los Alcores apoyan la iniciativa de la Cooperativa Agrícola Carmonense para la creación de esta comunidad que beneficiará a más de 600 hectáreas del término de Carmona.

Comenta
Musicacontraelcncer
La cita para escuchar el concierto "MÚSICA CONTRA EL CÁNCER" ofrecido por 'Cuarentuna de Granada' es en el Teatro Cerezo de Carmona el sábado 28 de octubre a las 20,30 de la tarde, a un precio simbólico de 5 euros la entrada.
Comenta
Periodistacontactaconnosotros
74 2
La cita será en Carmona el Domingo 29 de Octubre, el objetivo, que participe el mayor número de personas posible, al igual que en año anteriores que se fueron batiendo récords de participación. 
Comenta
ANUNCIOCARMONACONSTRUYEFORMATOMEDIANO
Bienvenidosrefugiados