Comentarios 1

CUERPOS INERTES.

|




No soy una asidua consumidora de televisión, salvo para ver los informativos y, de vez en cuando, alguna que otra serie. Sin embargo, confieso que, en ocasiones, la utilizo cuando ya no me quedan fuerzas ni para coger un libro, y quiero evadirme después de un día agotador.


Evadirme de la realidad, sí, eso intenté yo un viernes por la noche, cansada ya de la semana, y como no, encendí la “caja tonta”. ¡Menudo chasco me llevé! Por un momento pensé que esa pantalla plana me tenía rencor por algo, ya que me dio un baño de realidad inesperado llamado prostitución.


Así es queridos lectores, vi un programa en el que una joven periodista convivía durante unos días en un prostíbulo con varias putas; bueno, o rameras, o zorras, o fulanas, o furcias, me da igual el nombre, porque todos ellos son sinónimos de denigración femenina. Dicha reportera, intentaba hacernos ver a los telespectadores, cómo es el día a día de estas chicas, o más bien sus noches y, para ello, nos adentraba en su lado más desconocido: el personal, el humano. Porque no nos olvidemos que, aunque vendan diariamente su cuerpo al mejor postor, son personas con sentimientos, y con sueños por cumplir, lejos de ese asqueroso, vejatorio y machista mundo en el que viven.


A medida que transcurría el programa, mi indignación y mi rabia crecían a pasos agigantados al ver cómo los hombres que acudían a estos lujuriosos lugares, lo hacían como si fuesen a comprar carne: primero miran, después tantean, o mejor dicho, toquetean, y por último se la llevan para saciar un apetito sexual, acompañado del gran ego masculino, que no entiende más que de sexo puro y duro. Y ahí iban ellas, cuerpos inertes de la noche más caliente, contoneándose del brazo de su momentáneo dueño, al que le regalaban risas y miradas picantes mientras caminaban por un largo pasillo en busca de su “nido de amor”. Aunque todo lo que aparentemente expresaban esas chicas era de cara a la galería, porque si mirabas a sus ojos, podías ver claramente, que sus cuerpos estaban completamente vacíos de sentimientos y de ilusión.


Es, cuanto menos, decepcionante y vergonzoso, que la explotación del cuerpo femenino, haya sido, es, y posiblemente, seguirá siendo, uno de los negocios más rentables del mundo. Y no nos dejemos llevar por tópicos como “A ellas les va la marcha”, porque os puedo asegurar que, después de ver este programa, tuve más claro que nunca, que detrás de una puta, no hay vicio, hay una necesidad; a veces voluntaria, a veces impuesta. Y detrás de sus clientes, no hay hombres, hay depredadores en busca de una presa fácil. 



Comentarios 1
POTAJESOLIARIO

La cita es el próximo domingo 26 de Noviembre a las dos de la tarde en la Caseta de la Giraldilla. 

Comenta

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Periodistacontactaconnosotros
4RM 2

LogoTdP 2

"Hace pocos días, recibí el correo de una persona mayor, donde me detallaba los problemas que tenía para poder tirar la basura al contendedor..."

Comenta
016LLAMA
Bienvenidosrefugiados
UNIDOSPORUNMUNDOMASVERDE
NOTICIASPOLITICALOCALLOGO
ANUNCIOCARMONACONSTRUYEFORMATOMEDIANO
ANUNCIOCORTATEFORMATOMEDIANO