Comentarios 1

DE LOS PEDOS A LAS BALAS, por Antonio Montero Alcaide

|

     En un controvertido raciocinio sobre el origen, las causas o la explicación de la maldad humana, Hannah Arendt dio con una expresión, "la banalidad del mal", para precisar tales circunstancias; sobre todo, si se manifestaban en grado extremo y dantesco, como en el genocidio de los judíos en la Segunda Guerra Mundial. Sostenía la filósofa alemana, de origen judío, a propósito del juicio a Adolf Eichmann -alto oficial nazi y responsable directo de la "solución final" con que, en un macabro eufemismo, se alude al genocidio sistemático de los judíos europeos-, que la conducta de ese militar no respondía a una naturaleza especialmente criminal o enfermiza, sino a una disciplinada obediencia a sus superiores. Como si perpetrar un holocausto, en definitiva, viniera a ser una demostración palmaria del acatamiento jerárquico. Además de utilizarse este como atenuante, no pocas veces, cuando la Justicia ha de dirimir tan mayúsculas causas. Eichmann, en tal caso, murió ahorcado por crímenes contra la Humanidad.


     Con estos antecedentes, acudir a la banalidad del mal para dar cuenta de los efectos de un enfrentamiento nocturno entre dos clanes rivales, en el barrio de un municipio de Valencia, no parece oportuno; salvo si se estima que una balacera dejó heridos graves y que decenas de agentes de la Policía Nacional y la Policía Local tuvieron prácticamente que tomar las calles. Relatan las crónicas que, sobre las doce de la medianoche del domingo pasado, se encontraban cerca dos miembros de clanes enfrentados por antiguos litigios. Y uno de ellos, no se sabe bien si involuntaria o premeditadamente, no contuvo una ventosidad. El otro de los concurrentes respondió, ahora sí parece que a propósito, con otra flatulencia -vamos, que ya está bien de sinónimos esquivos, pedo-. Y, de resultas, quién sabe por qué asquerosa y guarra razón -además de otras-, se monta una trifulca en la que participan también dos mujeres que se dicen ofendidas e insultadas. El ajetreo convoca a familiares y curiosos sin que las garrotas, las navajas y las pistolas tardaran mucho en hacer de las suyas en casi un linchamiento. Luego la banalidad del mal vendrá a cuento no ya por el celo en el cumplimiento de las órdenes, sin reparar en su espantoso objeto, sino justo por lo contrario: las menores, y aquí pestosas, razones que causan grandes males. Como si estos solo necesitaran peregrinas excusas -una competición de pedos- para provocar desmanes sanguinarios.





Comentarios 1
Cambioclimatico3


"Como bien explican en el blog culinario El comidista, el pan tucama original que gracias a mi menorquina madre he podido disfrutar desde que tengo uso de razón, comienza por un buen pan, de tipo payés, de estos que tienen huecos y espacios que serán colonizados en su momento por el aceite de oliva..."

Comenta
Muertos gurtel
Siento decepcionar a muchos de los incondicionales de Halloween, esa fiesta importada, de tradición celta y con mucho arraigo en los países sajones.
Comenta
Plantarunrbol

"Entre el ingenio del poeta cubano José Martí y la adaptación del relato de un mensajero del islam se hallan las razones de una recomendación principal: antes de dejar la vida –o de que esta nos deje- importa hacer tres cosas. A saber:..."

Comenta

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Periodistacontactaconnosotros
Seorganancapturatuconciencia

Por cada reproducción del video se dona un céntimo a la Asociación protectoras de animales 'Peludos de Córdoba' y ya ha conseguido recaudar 1.000€. El objetivo ahora es llegar a las doscientas mil reproducciones y continuar, al final del articulo insertamos el video, merece la pena conocer las historias que en el se cuenta y de paso se colabora con una buena causa. 

Comenta
NOTICIASPOLITICALOCALLOGO
Op Azano Sevilla Editada.Imagenfija002

Los implicados son 3 personas, una de ellas, antigua cuidadora de la víctima, una anciana de 90 años.

Los autores del asesinato conocían perfectamente los hábitos de la víctima y dónde ocultaba el dinero.

Comenta
Trodereyes1
"El último rey que tuvo Carmona, hace ya un milenio más o menos, fue, como ya sabe usted, Al-Aziz ben Ishaq al-Mustazhir..."
Comenta
CALLECONGENTE 1
No, nos arruguemos, sobre todo, porque no tenemos ninguna razón para hacerlo.
Comenta
Amontero 2
La producción en serie no es propia de esta cadena de montaje, dispensada sea la comparación si en algo viene a propósito de la fotografía.
Comenta
016LLAMA
ANUNCIOCARMONACONSTRUYEFORMATOMEDIANO
ANUNCIOCORTATEFORMATOMEDIANO
Bienvenidosrefugiados