Comentarios 1

'LA CIUDAD ENLOQUECIDA'

|

LA CIUDAD ENLOQUECIDA.


     El tiempo sin tiempo de los días de espera ha vuelto. Ha vuelto ese aire que huele diferente según quién lo quiera y en la forma que quiera olerlo. En el fin de los días de espera con la luna llena que marca una cruz de ceniza en la frente de la ciudad, la mirada se torna deseosa de ver el azahar florecido cuanto antes. Los ojos se enrabietan cuando no ven más que la hoja verde coronar los naranjos, aún cuando todavía algunos, desprenden la vejez de sus últimos frutos que caen ya inertes al suelo. El calendario ha querido apremiarnos en el arranque de sus hojas, acrecentando el deseo, y haciendo la espera más corta y al mismo tiempo, interminable.


    El otro tiempo, el que se vislumbra echando la vista hacia arriba, tiene enloquecida a la ciudad. De pronto un frío siberiano, tan repentino como el calor de las lánguidas tardes del mes donde la tierra se vuelve albero al son del zapateo de los bailes por sevillanas. De pronto el Sáhara nos manda tormentas de arena, de repente el Polo Norte nos hace echarnos encima cuatro mudas para no perecer congelados. Y entre tanto, en el otro tiempo, el tiempo sin tiempo, en ese, las casas hermandad se llenan de preparativos, de "Sidol", de secadores derritiendo la cera del tiempo sin tiempo de hace un año. Se llenan de sudores, de tertulias, de vaivenes frenéticos, de risas, de recuerdos de quien no puede estar porque anda limpiando la plata del cielo de los justos. 


     Por la calle los primeros racheares de pies por empedrados y nocturnos caminos a la gloria de los días que vendrán. Un palo o un martillo por llamador, unos sacos o vigas por "ensayísimos titulares" y unos cuellos que tienen que volver a hacerse a la trabajadera. La banda es un radio a pilas con un cedé, o un moderno mp3, que también al tiempo sin tiempo de los ensayos, saben llegar y adaptarse las nuevas tecnologías, en este caso para fines buenos. 


     La ciudad enloquecida, la gente en dos mitades dividida, entre los que esperan impacientes y los que prefieren dejar que todo llegue a su momento. Entre los que viven encerradas las noches con el olor que desprende un apagado incensario con los restos del perfume de los sueños de chicotás, y los que no pasan ni por un día de Quinario. Entre los que van a ver a Dios para rendirle cuentas con asiduidad, y los que prefieren ser ojos que ven un "Munarco" andante como el que ve pasar un desfile de modas. 


      Pero la premura de los días, enloquece a la ciudad, la ciudad que ahora con otra luz, con otro aroma para los que saben apreciarlos, empieza a cortarse su traje de gala y aun en sus probaturas, nos luce más bella en nuestra mirada. Llámelo usted amor de hijo que vive con Pasión cada uno de los momentos de su tierra, si quiere. Llámelo usted fé, o devoción, o llámelo "jartura", llámelo como quiera, porque el hecho de llamarlo de una otra forma, reconforta a los de la visión de la ciudad más bella, porque implica admitir el hecho de que así lo está. Implica admitir que usted también ve que ahora Carmona huele distinto, que días y noches tienen una luz diferente, que el tiempo sin tiempo de la espera llegó a su fin. 


       Es inevitable que un paraíso enclavado en nuestro alto alcor, no resalte ante los ojos de los que esperan, y de los que no. Es patente que la cruz de ceniza en la frente es de los complementos que mejor le sientan, mientras espera echarse el perfume del azahar que, maldita sea, no acaba de florecer por culpa de la premura de los días. Pero mientras tanto la ciudad sigue viviendo la llegada del fin de la espera. La ciudad, bella. La ciudad tan fría como caliente según le dé. La ciudad respirando los suspiros de los que ya viven el tiempo del tiempo. La ciudad, mire usted... la ciudad enloquecida




Comentarios 1
Cambioclimatico3


"Como bien explican en el blog culinario El comidista, el pan tucama original que gracias a mi menorquina madre he podido disfrutar desde que tengo uso de razón, comienza por un buen pan, de tipo payés, de estos que tienen huecos y espacios que serán colonizados en su momento por el aceite de oliva..."

Comenta
Muertos gurtel
Siento decepcionar a muchos de los incondicionales de Halloween, esa fiesta importada, de tradición celta y con mucho arraigo en los países sajones.
Comenta
Plantarunrbol

"Entre el ingenio del poeta cubano José Martí y la adaptación del relato de un mensajero del islam se hallan las razones de una recomendación principal: antes de dejar la vida –o de que esta nos deje- importa hacer tres cosas. A saber:..."

Comenta

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Periodistacontactaconnosotros
Seorganancapturatuconciencia

Por cada reproducción del video se dona un céntimo a la Asociación protectoras de animales 'Peludos de Córdoba' y ya ha conseguido recaudar 1.000€. El objetivo ahora es llegar a las doscientas mil reproducciones y continuar, al final del articulo insertamos el video, merece la pena conocer las historias que en el se cuenta y de paso se colabora con una buena causa. 

Comenta
NOTICIASPOLITICALOCALLOGO
Op Azano Sevilla Editada.Imagenfija002

Los implicados son 3 personas, una de ellas, antigua cuidadora de la víctima, una anciana de 90 años.

Los autores del asesinato conocían perfectamente los hábitos de la víctima y dónde ocultaba el dinero.

Comenta
Trodereyes1
"El último rey que tuvo Carmona, hace ya un milenio más o menos, fue, como ya sabe usted, Al-Aziz ben Ishaq al-Mustazhir..."
Comenta
CALLECONGENTE 1
No, nos arruguemos, sobre todo, porque no tenemos ninguna razón para hacerlo.
Comenta
Amontero 2
La producción en serie no es propia de esta cadena de montaje, dispensada sea la comparación si en algo viene a propósito de la fotografía.
Comenta
016LLAMA
ANUNCIOCARMONACONSTRUYEFORMATOMEDIANO
ANUNCIOCORTATEFORMATOMEDIANO
Bienvenidosrefugiados