Comentarios 1

QUERIDO DIARIO

|

Querido diario:


Hoy no es cuatro de febrero, es cinco. No, no se me ha olvidado que ayer fue el día en el que todo el mundo coloca un lazo en su foto de perfil o hace un escrito bonito. Es imposible no enterarse de todos los movimientos que asociaciones, famosos, clubes, anónimos y personas independientes a todo esto realizan en un día como el de ayer.


¿Cómo se me va a olvidar "mi día" o el de mi prima Marta, mi tío abuelo Luis o el de Tere, la vecina de mi madre de toda la vida, aquella mujer que no pudo luchar más y la enfermedad la consumió? No es que sea muy posible olvidarse de ello, sobre todo cuando el problema tiene algo más de fecha; algunos cientos o miles de días más.


No creas que soy una desagradecida… para nada. Las asociaciones buscan y rebuscan, se mueven, realizan miles de actividades benéficas y hacen todo lo que pueden con sus propias manos con tal de recaudar euro a euro para que uno de ellos llegue a las manos indicadas; a las mismas manos que un día se alcen al cielo y exclamen que se ha encontrado la cura del maldito cáncer.

Cancer

Te contaré que mi indignación viene de otro lugar, crece cada día al saber que ya, prácticamente, se habla del cáncer como de los resfriados; ¿Pues sabes quién está malo también? Alfredo, el farmacéutico y Eva, la pequeña de la Trini. ¿Tú te puedes creer, con esa edad? Dios mío… que pena. Pero me indigno aún más cuando, todavía, algunos (por no decir la mayoría) no tienen el valor de afrontar ni la simpleza de su denominación, no tienen la valentía de llamar las cosas por su nombre. "Tiene algo chungo", "una cosa mala" o "está muy malito", parece ser que simplifica la complejidad de nombrar la palabra en cuestión. Cáncer sí, se llama cáncer. Yo almuerzo cada día esos tipos de palabras en mi menú: cáncer, tumor, carcinoma, quimioterapia, radioterapia… porque yo desayuno, almuerzo y ceno con ellas cada día. Al principio mis hijos lloraban cuando se hablaba de ello, incluso yo iba corriendo a mi habitación a llorar en silencio para que ellos no me oyeran, después mi marido aparecía por la puerta y me consolaba diciéndome que todo saldría bien. Ahora, el cáncer sigue en mi mesa cada día a la hora de comer, pero es diferente; ya ninguno nos escondemos para hablar de él e incluso hemos tenido la valentía alguna que otra vez de llorar todos juntos para después terminar sonriendo con un abrazo colectivo.


Es el primer paso, de verdad que sí. Un día saldré ahí fuera y daré las gracias por todo el que sin conocerme, me ha ayudado o me ha apoyado. Al que ha donado dinero para las investigaciones o al que ha colocado una mesa en mitad de un pueblo y ha vendido nuestros lazos. A los que escriben y dan sus opiniones, se quejan y se indignan a la paz mía. Pero también gritaré que no nos tiene que asustar mencionar su nombre; que tenemos que masticarlo, tragarlo y digerirlo. Hay que enfrentarse a él, no dejaremos que gane. ¿Cómo vamos a vencerlo si ni siquiera le mencionamos claramente? El cáncer, querido diario, es algo que se pasea por nuestro barrio pensando en que casar entrar, en que cuerpo habitar y a qué familia destruir y eso… eso es lo que podemos conseguir evitar si todos y cada uno de los trescientos sesenta y cinco día del año, fuesen cuatro de febrero. 



20150204 diamundialcontraelcancer




Comentarios 1
Cambioclimatico3


"Como bien explican en el blog culinario El comidista, el pan tucama original que gracias a mi menorquina madre he podido disfrutar desde que tengo uso de razón, comienza por un buen pan, de tipo payés, de estos que tienen huecos y espacios que serán colonizados en su momento por el aceite de oliva..."

Comenta
Muertos gurtel
Siento decepcionar a muchos de los incondicionales de Halloween, esa fiesta importada, de tradición celta y con mucho arraigo en los países sajones.
Comenta
Plantarunrbol

"Entre el ingenio del poeta cubano José Martí y la adaptación del relato de un mensajero del islam se hallan las razones de una recomendación principal: antes de dejar la vida –o de que esta nos deje- importa hacer tres cosas. A saber:..."

Comenta

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Periodistacontactaconnosotros
Seorganancapturatuconciencia

Por cada reproducción del video se dona un céntimo a la Asociación protectoras de animales 'Peludos de Córdoba' y ya ha conseguido recaudar 1.000€. El objetivo ahora es llegar a las doscientas mil reproducciones y continuar, al final del articulo insertamos el video, merece la pena conocer las historias que en el se cuenta y de paso se colabora con una buena causa. 

Comenta
NOTICIASPOLITICALOCALLOGO
Op Azano Sevilla Editada.Imagenfija002

Los implicados son 3 personas, una de ellas, antigua cuidadora de la víctima, una anciana de 90 años.

Los autores del asesinato conocían perfectamente los hábitos de la víctima y dónde ocultaba el dinero.

Comenta
Trodereyes1
"El último rey que tuvo Carmona, hace ya un milenio más o menos, fue, como ya sabe usted, Al-Aziz ben Ishaq al-Mustazhir..."
Comenta
CALLECONGENTE 1
No, nos arruguemos, sobre todo, porque no tenemos ninguna razón para hacerlo.
Comenta
Amontero 2
La producción en serie no es propia de esta cadena de montaje, dispensada sea la comparación si en algo viene a propósito de la fotografía.
Comenta
016LLAMA
ANUNCIOCARMONACONSTRUYEFORMATOMEDIANO
ANUNCIOCORTATEFORMATOMEDIANO
Bienvenidosrefugiados