29cf7 lazo 1
Comentarios 1

FINAL DEL JUEGO

|

Ahí llega.

Puedo escuchar sus pasos suaves, como si apenas tocaran el suelo.

Debe de estar escudriñando la habitación, dudando sobre si prefiere encontrarme o si, por el contrario, está todo mejor en un perfecto y complaciente silencio.


No oigo nada: ha debido detenerse.

Tal vez espera a escuchar algo.

A escucharme.

Descubrirme.

Todo se acabaría entonces.

Podría encender la luz y así saldría de dudas; claro que para eso tiene que encontrar el interruptor.

Oigo su respiración. Una profunda y salvaje respiración; como de un monstruo, o un toro: un monumental toro que parece que roza el suelo cuando camina.


También escucho la mía. Fuerte. Muy fuerte.

Y siento que mi respiración puede delatarme. Respiro y siento que me ahogo con ella. No quiero respirar.

Sólo quiero esfumarme, desaparecer de este lugar. O que desaparezca él y su monstruosa respiración.


Tal vez respira así de fuerte para jugar conmigo. Quizá sabe que estoy aquí, compartiendo la misma habitación que él. Quizá quiere asegurarse de que sepa que él está ahí, a muy poca distancia de mí. Como una araña golosa que disfruta contemplando la mosca enredada en la red, deleitándose con el esfuerzo inútil de ésta por intentar escaparse, 

ilusionándola con una falsa esperanza antes de saltar implacable sobre ella.


No quiero que juegue conmigo.

Quiero que esto acabe pronto.

Vete. ¡Vete!

Ese chasquido ha debido ser el interruptor: no se va.

Ahora tiene ventaja. Ahora puede observar a sus anchas toda la habitación: las paredes, el techo, la cama deshecha, los zapatos y los calcetines desparramados por el suelo, el escritorio con todos los papeles… La pantalla del ordenador tiene una imagen del cuadro “Saturno devorando a un hijo” de Goya. Puede incluso acercarse y coger impune el Final del juego de Cortázar de la mesita de noche. O abrir el armario, o el baúl, rebuscar en mi cartera, entre los volúmenes de literatura rusa, o en los álbumes, y en todos esos sitios en los que uno puede tratar de esconderse.


Y, si de verdad ese hombre tiene pensamientos de araña y de verdad sabe que estoy aquí, puede prolongar mi agonía: puede coger el libro, tumbarse en la cama y empezar a leerlo, página a página, palabra a palabra, letra a letra. Hasta desquiciarme, hasta hacerme desfallecer.


Quiere que me delate.

Que me entregue derrotado.

Tengo que aguantar, no puedo ponérselo fácil.

El corazón me late muy fuerte, se me atropella. Siento cómo retumba en el pecho, bajo la piel, como si buscara un espacio inexistente para liberarse.


De nuevo los pasos.

Unos pasos que olisquean el suelo buscando mi miedo.

Se detienen.

Me tapo la nariz para poder escuchar mejor.

No se oye nada, salvo esa respiración, que ahora es más tranquila y ha quedado como un murmullo gutural en el fondo de la habitación.

Al taparme la nariz siento cómo la sangre me sube a la cara y me colorea las mejillas. Me asfixio.

Inevitablemente respiro por la boca, aspirando una gran bocanada de aire que suelto con un levísimo gemido.

Un levísimo gemido que me delata.


De nuevo los pasos,

que ahora son inquietos,

descuidados,

sonoros.

Se mueven por toda la habitación.

Se multiplican.

Uno de ellos ha pisado justo delante del escondite. Frente a mí.

Y se detiene.

Ya no hay más pasos.

De nuevo el silencio.


Y mi corazón, que sigue bombeando, lo hace ahora más rápido, como si cada nuevo latido saliera demasiado tarde y quisiera alcanzar al anterior.


Me escucha. Siento que escucha mi corazón y que el aire que espiro va cargado de mí. Me huele.

Me siente.


El hombre-araña, u hombre-toro, u hombre-lobo o lo que sea me ha encontrado.

Y me imagino cómo alarga su mano, la misma mano que me sacudirá y Dios sabe qué cosas hará de mí.

Siento la mano

y me produce escalofríos.

Se acabó.

La mano me ha devuelto a la luz y a la habitación, al mundo descubierto.


Pasar del mundo de la incertidumbre al de la seguridad de forma tan violenta me aturde y no puedo enfocar bien.

Una mancha oscura rodeada de luz se inclina hacia mí.

Miro la mano y me encuentro un montón de dedos gruesos y peludos, una mano de animal. Espantado por la tosquedad de sus extremidades le busco la cara.


Su rostro es un espejo.


Me miro en él y ese monstruo me mira con mis propios ojos y observa –y observo– cómo lanzo un grito de horror tan terrible que la mano me suelta y doy un paso hacia atrás, espantado del ser que he sacado de su escondite.

Instintivamente me llevo las manos a la cara –mis manos de siempre, las de verdad, no las salvajes– y me froto los ojos.

Resoplando, vuelvo a buscarme en el espejo y veo a mi padre sorprendido y un poco consternado por mi reacción.

Miro a mi alrededor y veo las paredes y el techo de mi cuarto, los zapatos y los calcetines desparramados por el suelo, el escritorio con todos los papeles… La pantalla del ordenador tiene una imagen del cuadro “Saturno devorando a un hijo” de Goya. En mi mesita de noche está el Final del juego de Cortázar.


Es lunes y son las siete de la mañana.


Finaldejuego






Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
WhatsApp Image 2018 11 11 at 18.35.41

Una hora en la que poder contemplar, orar, escuchar lo que el Señor quiere decirnos a cada uno de nosotros y dónde podemos estar el tiempo que consideremos necesario, bien los sesenta minutos o diez, quince… los que necesite cada persona que acuda a esta experiencia.

Comenta
Cajacastaña

De nuevo el objetivo del captacán se fija en uno de nuestros kioskos más solicitados en estas fechas.....

Comenta
RRSS presentacion BRUMAS DEL PASADO Carmona

Unos recuerdos olvidados regresan con Brumas del pasado, de Margarita Hans

El libro se presenta el viernes 16 de noviembre a las 19.00 horas en la Biblioteca Municipal de Carmona


“Helena es una mujer que en apariencia lo tiene todo, pero en el fondo, ella sabe que algo no cuadra en su apacible vida de ama de casa, casada y madre de dos hijas...."

Comenta
Entre catedrales

"Una catedral es la iglesia principal donde el obispo, con su cabildo catedralicio, tiene su sede y ocupa su cátedra. Pero cuando un espacio, un lugar, se convierte en emblema o es representativo de una actividad, también adquiere el carácter de catedral..."

Comenta
20100522110545 higo
l sexo solitario demanda una ingente producción de vaginas de plástico para un sofisticado deleite onanista


Comenta
Enciclotapa

Hummm, rico rico, gracias al Restaurante Almazara y al objetivo del captacán hemos descubierto otros usos de la enciclopedia....

Comenta
WhatsApp Image 2018 11 11 at 23.04.47

"Siempre he dicho que para amar de verdad a otra persona, amarla hasta el tuétano, hay que amarse a uno mismo. Puede sonar egoísta, pero al contrario, no lo es.

Cada persona ha de tener sus propios valores, sus deseos e inquietudes. A veces, en las parejas, se cae en la dependencia emocional, o en la cesión de la identidad en favor del otro..."

Comenta
8

Para la ocasión, Álvaro tuvo a cada lado de la mesa a dos de los pilares fundamentales en su vida, tal y como recalcó el autor nada más comenzar: sus tías Carmen y Cati. Ambas, con gran entereza, pero evidente emoción, le dedicaron unas bellas y emotivas palabras a su sobrino.

Comenta
WhatsApp Image 2018 11 14 at 22.15.46

“Cuando desnudas tu palabra delante de otros; cuando imprimes en papel tus lágrimas de tinta; cuando el verso pródigo vuelve y te abraza, es entonces, cuando sientes que tu obra está terminada”.

 
Comenta
20181113 000137300

Ayuntamiento y Diputación ya trabajan en el diseño del nuevo parque que podría ubicarse en un solar municipal en la carretera Carmona-Guadajoz junto al polígono industrial ”El Pilero”.

Comenta
Pruebas

Este miércoles han comenzado las primeras pruebas físicas selectivas de la oposición convocada por el Ayuntamiento de Carmona para ampliar la plantilla de la Policía Local.

Comenta
2018070917573337255

Disparó con una escopeta dos veces en dos lugares diferentes de la localidad, si bien no logró impactar contra ninguna de las víctimas

Comenta
Flasmob flamenco

Te hemos insertado en el articulo la coreografía que ha organizado el grupo de baile para que todo el que lo desee pueda participar, la cita es en el Paseo del Estatuto a las 17 Horas. 

Comenta
NOTICIASPOLITICALOCALLOGO
UNIDOSPORUNMUNDOMASVERDE
Bienvenidosrefugiados