Mascarillas
Entre todos paremos

EL MATACÁN: Don Bolardo

|

Paisaje bolardo


Don Bolardo

          Ante la falta de educación vial y de respeto a las normas del sentido común, ha surgido en los últimos tiempos un personaje urbano defensor de espacios: Bolardo. Su proliferación ha sido tal que rara es la calle que no dispone de su figura, a la que le añado el don y correspondiente mayúscula por aquello de presidir lugares de interés general o particular; depende de cómo le coja al responsable municipal de turno que aprueba su anclaje. Es cuantiosa la tropa de tan significado elemento que ya forma parte del paisaje viario, hecho a tener en cuenta dada la condición patrimonial de Carmona. No es lo mismo la Carmona con, o sin… bolardos.

           Dispuesto a contribuir en el largo camino hacia la Unesco, le participo de un estudio realizado por el equipo Urbano X, de la Universidad de Lovaina, en el que se dan las claves del susodicho espécimen en cuestión, y su diversidad local. En primer lugar, abrimos una llave esquemática para acoger a los tres grandes bloques de bolardos, según su composición: metálicos, pétreos y especiales.


BOLARDOS METÁLICOS

En el primer apartado, figura: el bolardo-bolo -nada que ver con nuestro archiconocido paisano “Bolo”-, bola auténtica de bowling.

Bolardos bolos


El bolardo-pelota; es el más copioso de todos en el callejero que se remata con bola de petanca.

Bolardos pelota


El bolardo-tieso; el que no dispone de muchos recursos estéticos. 

Bolardos tiesos


El bolardo-esquinazo; a gusto de la propiedad.

Bolardos esquinazos


El bolardo-horquilla; que se dobla al completo.

Bolardos horquillas



El bolardo-glande; el que sólo asoma parte de la bola, y el bolardo Lidl, de acero alemán, aún en fase de estudio.

Ya


BOLARDOS PÉTREOS

En segundo lugar, el estudio presenta el bloque de los bolardos pétreos, que mantienen una clara diferenciación clasista. La mayoría se establecen ante monumentos y viarios de primera clase. Se dividen en:

Bolardo-rodillo, donde sobresale el meón canino.

Bolardos rodillo 123


El bolardo-ahorcado, con hendidura para cadenas; que se subdivide en glande y cónico.

Bolardos ahorcados 123


El bolardo-rústico; más rudimentario y doméstico, en variedad sexagonal con refuerzo decorativo de chinitos y, o base metálica, y el más primitivo y andaluz, propio de barriada de los sesenta.

Bolardo ru00fastico 123


Cierra el apartado de pétreos, el llamado bolardo-aleta de tiburón; el más dañino y sanguinario de todos.

Bolardo aleta shark


BOLARDOS ESPECIALES

En tercer lugar, ya más propio de vías amplias o extrañas- se apuntan los bolardos especiales. Entre ellos están; los bolardos plásticos, con variedad de colores y rellenos; el bolardo-macetero, el más ecologista y dinámico, aunque caro por el mantenimiento. 

Ya 2


El bolardo-muro; de reminiscencias conventuales; el bolardo espía, que sólo asoma cuando se le requiere, y el bolardín.

Ya 3


Cierran el bloque final: El bolardo-encierro, de lunes de mercadillo, feria y similares; el bolardo-XXL, de material marmóreo de lonja catedralicia, y el más famoso de todos: el bolardo-Independencia, (vulgo marmolillo del Salvador y elemento comparativo para molondras locales bien servidas).

Ya 4


       Como epílogo, el trabajo universitario hace referencia explícita a recomendaciones de cara a la Unesco. Así, el documento señala una revisión completa de don Bolardo en toda la ciudad. Con ello se pretende unificar estilos, aunque dentro de la diversidad histórica. Se desecha el de hormigón en todo el municipio, así como el bowling intramuros y rebaja en extramuros. Se aconseja la auto desinfección en los de rodillo y predilección por el tipo glande, de mejor gusto (estético) que el tieso o de petanca y el cambio de los de tipo esquinazo por ruedas de molino autóctonas. Como broche final, los autores de la monografía rematan con versos de oda a don Bolardo: “Contigo pasamos los días/ contigo pasamos las noches,/ rompes algunos tobillos/ pero no pasan los coches.”     







    

2 Comentarios

1

PVC: Más que de sus ciudadanos, de quienes tienen el poder de cambiar el concepto de urbanidad.

escrito por Próculo Pórculo 12/sep/21    00:20
2

Esta claro que el numero de bolardos de una ciudad va directamente relacionado con el concepto de urbanidad de sus ciudadanos.

escrito por PVC 11/sep/21    23:39

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
E9749bb8 bad6 4fe8 aaab 87699593f8a5

"...el alma de una Carmona que se extendió por el mundo rodeada de buganvillas, de geranios, de almenas, arquillos y mercadillos campesinos."

Comenta
Matacán1

"Le hablaba del mar, y él me replicaba con el campo. Me hacía sentir marinero en tierra entre las buganvillas del Rialto".

Comenta
Bandolero1

 "Mascahabas era su apodo, aunque en el barrio de la Judería nadie lo identificaba como José Rendueles, como así consta en el libro parroquial".   

Comenta
Gráfico 21 septiembre

Con un índice de contagios por debajo de 100, la quinta ola de la pandemia en Carmona apunta a la superación de la misma.  

Comenta
Sis

La clausura de la exposición de artistas locales -con cincuenta obras- pone de relieve el interés del colectivo organizador por la promoción de la pintura en todos los niveles de aprendizaje.

Comenta
242400508 4676159779084751 8588563078698380682 n

 Desde hoy, hasta el próximo viernes, se desarrolla el XVI Curso Nacional de Neurociencia en la sede de la Universidad Pablo de Olavide en Carmona.

Comenta
Réquien por Bucaré

Desde distintas localidades de la comarca de Los Alcores, surgen voces desde asociaciones y colectivos en defensa del Medio Ambiente ante la instalación de parques fotovoltaicos. "Las administraciones locales, como es el caso de la nuestra, aceptan sumisamente esta avalancha de placas a cambio de unas monedas. Pan para hoy y hambre para mañana".

Comenta
FOTOGRAFIA INSPECCIÓN

El dispositivo preventivo de la Benemérita se establece contra hurtos, robos y actividades delictivas en torno a la recogida de aceitunas en la provincia de Sevilla.

Comenta