Mascarillas
Entre todos paremos

EL MATACÁN: Un golpe de calor

|

01


Un golpe de calor

         Por agosto, año tras año, el infierno nos visita, así que ya no me extraño que el vecino africanista empuje a buscar tomates de fondos refrigerados; rojos prestos al combate, rojos y bien sazonados. Se arriaron las persianas, sobre techo cubre vela: cubre pájaro, canana y mastín de centinela. ¡Venga! y abre la canilla, que la lata aguarda incierta, lo mismo da manzanilla si la misma viene fresca. Coge el cántaro de barro que asoma en la parihuela, echa freno bajo el carro y arranca con la vihuela lo que te dé más coraje, menos de fragua y candela. Empieza, si te parece, por la ristra de fandangos de esa cuna onubense, de la orillita, de fango, de “Al horno” ni lo intentes. Ya lo sé que no es “Al horno”, sino Alosno por más señas, que mencionar sólo al horno, me noto ascuas y leña. Así que arranquen lutieres con frescura de abadía, por tu madre, si me quieres, fandangos de Punta Umbría.

02            Dispuestos bajo la parra arranca la Contrahecha, que vende sombra en la barra con abanicos de percha. La sombra, la sombra vendo –pregona la sombradera- como dijo hace ya tiempo, Marifé la trianera. Y entre revuelos de faldas, a portagayola deja la copia de la Giralda, sea la joven, sea la vieja, sea con luna y minaretes, sea con cruces y agonías se marcan los martinetes por la puerta la Sedía. Te he dicho que no quiero fogatas al mediodía, que ya habrá tiempo en invierno de abrazarnos a escondía, cuerpo a cuerpo, como el yunque se ciñe a la tajadera y deja que el aire se funda con la piel de tus caderas. Nudillos y corazones marcan tiempos en la entrega, repostan los bailaores con palmitos, por parejas; unos degustan olivas, verdes, verdes y otras negras; y un guiño como misiva para el encuentro en la alberca. El patio pone solera del arte de los barreros; barreros de la verea, barreros de san Mateo. Colocados en espiga ponen suelo de ladrillos; alfombra para una vida en el baile por tanguillos.

            No se mueve ni una hoja, ni una hoja de la parra. Así se arranca la Coja con su timbre de chicharra. Al compás de tres por cuatro, bulerías jerezanas. Se apunta medio teatro con carita de pavana, mientras canta lo de aquello: la yerbabuena regadla. Nunca perdió su silueta, ni tampoco le hizo falta, que en el giro de pirueta, fuera brazo a rescatarla. Ella sola formó el taco, con nonainos de garganta y llegó a tal arrebato, que dejó huella y planta. Partió medio ladrillo con el taco de madera, y al final del estribillo se cargó media solera. Menos mal que su chiquillo es albañil de primera.

Danza de los pavos de ressendi

       Sudores caen por la cara a la hora de la siesta, aquí la gente no para mientras que siga la fiesta. Por la garrucha ya sube la garrafa vinatera que asoma como una nube con su traje de espartera. Y mientras sale del pozo, aplauden en veladores: sale a bailar un mozo con pañuelo de colores. Es Frasquito el Borrico, hijo de la Burra madre: mucho arte y buen tipo, que le viene de su padre. Este niño tiene manos de los que cortan el aire, de floreo tan artesano como tahona de frailes, que atesora la esencia en su secreta quincalla con el garbo de venencia y un sorbito de cazalla. Que el crepúsculo ya llega, que se enciendan los faroles y saquen de la bodega el mejor de los licores. Un brindis por los palmeros, otro por los guitarras, y alguien mueva el sombrero que hasta el aire me falta.

            Ya me lo noto en la cara, pasando se va el mareo; las cosas las veo más claras con agüita, de espurreo. A ver ¿cómo te llamas? va y me dice un enfermero, a quién se le ocurre con flama subir al Humilladero. Vaya golpe que le ha dado, ese al que llaman Lorenzo, menos mal que han avisado unos pocos de flamencos que de San Blas bajaban con sus galgos y podencos. Inconsciente o sin constancia, por culpa de aquesta ola, no sé si voy en ambulancia o me llevan en carriola. Si hay médico de guardia, otro día se lo cuento. 


Flamenco dancing and guitar History e1561137732600


  

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
E9749bb8 bad6 4fe8 aaab 87699593f8a5

"...el alma de una Carmona que se extendió por el mundo rodeada de buganvillas, de geranios, de almenas, arquillos y mercadillos campesinos."

Comenta
Matacán1

"Le hablaba del mar, y él me replicaba con el campo. Me hacía sentir marinero en tierra entre las buganvillas del Rialto".

Comenta
Bandolero1

 "Mascahabas era su apodo, aunque en el barrio de la Judería nadie lo identificaba como José Rendueles, como así consta en el libro parroquial".   

Comenta
Gráfico 21 septiembre

Con un índice de contagios por debajo de 100, la quinta ola de la pandemia en Carmona apunta a la superación de la misma.  

Comenta
Sis

La clausura de la exposición de artistas locales -con cincuenta obras- pone de relieve el interés del colectivo organizador por la promoción de la pintura en todos los niveles de aprendizaje.

Comenta
242400508 4676159779084751 8588563078698380682 n

 Desde hoy, hasta el próximo viernes, se desarrolla el XVI Curso Nacional de Neurociencia en la sede de la Universidad Pablo de Olavide en Carmona.

Comenta
Réquien por Bucaré

Desde distintas localidades de la comarca de Los Alcores, surgen voces desde asociaciones y colectivos en defensa del Medio Ambiente ante la instalación de parques fotovoltaicos. "Las administraciones locales, como es el caso de la nuestra, aceptan sumisamente esta avalancha de placas a cambio de unas monedas. Pan para hoy y hambre para mañana".

Comenta
FOTOGRAFIA INSPECCIÓN

El dispositivo preventivo de la Benemérita se establece contra hurtos, robos y actividades delictivas en torno a la recogida de aceitunas en la provincia de Sevilla.

Comenta