Entre todos paremos
Mascarillas

EUTANASIA, EL DERECHO A UNA BUENA MUERTE. LA AYUDA PARA MORIR SE LEGALIZA EN ESPAÑA.

|

495px David   The Death of Socrates




El 17 de diciembre de 2020, el Congreso de los Diputados español ha aprobado la proposición de ley de la eutanasia. El año 2020 deja en España (casi) aprobada una ley con la que nuestro país se convertirá en 1 de los 6 lugares del mundo que permite elegir la ayuda para morir cuando la enfermedad ha convertido la vida  en dolor y sufrimiento. 198 diputados de los 350 que hay en total en nuestro Congreso han dicho “sí” a la eutanasia. Sólo PP, Vox , UPN y el diputado de Foro Asturias han votado en contra. La ley entrará en vigor este 2021, una vez que pase el trámite del Senado, y se apruebe definitivamente.

Eutanasia significa, etimológicamente, buena muerte. En su exposición de motivos, la ley española define la eutanasia como el acto deliberado de dar fin a la vida de una persona, por voluntad expresa de la propia persona y con el objeto de evitar un sufrimiento. Y eso es lo que  regula la ley: el derecho de la persona que sufre una enfermedad incurable o invalidante a pedir ayuda para morir. Esta ayuda cuenta, en todos los casos,  con la participación de un equipo médico.

La eutanasia es el último recurso: la “solución” a un dolor cuando no queda otra. Porque hay veces en que paliar el dolor es, simplemente, imposible. Entonces, sólo la muerte puede proporcionar descanso. Paz.

En ocasiones, elegir cuándo y cómo morir es la única libertad posible que la vida te permite. Sin embargo, hasta ahora,  había personas que estaban condenadas a vivir a su pesar. Porque ni suicidarse podían. La ley les permitirá decidir cuándo poner el punto final a su dolor. Porque la vida de una persona es enteramente suya. Era hora, ya, de que la muerte, también lo fuera.

La ley de la eutanasia regula un derecho individual, nunca una obligación. Se trata de una posibilidad , una opción que puede escoger alguien para quien la vida es, ya, sólo dolor . Un ser humano que expresa su voluntad de morir y que pide por escrito ” ayúdenme a morir“. Ir en contra del derecho de esa persona es, de alguna forma, obligarle a vivir contra su voluntad.

Se regula, así, un nuevo derecho individual que requiere, para ser ejercido, de varios requisitos. Veamos cuáles son:

002


  • “Tener la nacionalidad española o residencia legal en España, mayoría de edad y ser capaz y consciente en el momento de la solicitud. ” En otros países, los menores pueden pedir la eutanasia; en España, no. La capacidad de la que habla la ley garantiza que es la persona en pleno uso de sus facultades mentales, quien pide la ayuda para morir: nadie en su nombre puede hacerlo. Por lo que respecta a la españolidad exigida, quizá temían nuestros gobernantes que, después de usar nuestro país como lugar preferido para el turismo sanitario y el sexual, los extranjeros vinieran a España a practicarse la eutanasia en masa. Convertir España en un paraíso de la muerte no es posible. 
  • “Disponer por escrito de la información que exista sobre su proceso médico, las diferentes alternativas y posibilidades de actuación, incluida la de acceder a cuidados paliativos.” La ley no es una invitación frívola a la muerte, nada más lejos de la realidad.  La ley garantiza que el que pide la muerte sea informado, previamente, por escrito, de las posibles alternativas a una decisión tan dura y definitiva. Lo que ocurre es que, a veces, no hay alternativa. Porque hay enfermedades que no tienen cura. Porque hay dolores que no tienen solución. Porque hay situaciones en las que no hay salida.
  • “Haber formulado 2 solicitudes de manera voluntaria y por escrito, dejando una separación de al menos 15 días naturales entre ambas.” La solicitud debe firmarse en presencia de un profesional sanitario, que también lo rubricará. Sólo el interesado puede pedir la eutanasia: nadie puede hacerlo por él. No se obliga a nadie a morir. De lo que se trata, más bien, es de no ser condenado a vivir.
  • “Sufrir una enfermedad grave e incurable o padecer una enfermedad grave, crónica o invalidante, certificada por el médico responsable.” Siempre hay un médico que certifica que tienes “razones” para pedir la eutanasia. Porque hablamos de eutanasia, no de eugenesia. Nadie pide que se elimine de la faz de la Tierra a ancianos, tetrapléjicos, personas con esclerosis o enfermos de Alzheimer. No. No se trata de decidir sobre ninguna vida: sólo sobre la propia. Tampoco se trata de decir que las vidas de esos enfermos no sean dignas. Cada persona decide cuándo y dónde poner el punto final a su vida.
  • “Prestar consentimiento informado previamente a recibir la prestación de ayuda para morir.” Aunque has firmado por 2 veces tu solicitud, antes del final, todavía se te pedirá que confirmes tu decisión. 

    003

    No basta con pedir la eutanasia, sin más. También te la tienen que conceder. Una vez que has pedido ayuda para morir, se abre un proceso deliberativo entre el médico y el paciente. En él, se discute sobre el diagnóstico, las posibilidades terapéuticas y los resultados esperables, así como sobre posibles cuidados paliativos. Todo queda por escrito. Finalizado este debate, se vuelve a preguntar al enfermo si se ratifica en su decisión. A lo largo de todo el proceso, el paciente tiene ocasión para ratificarse o no en su decisión hasta en 4 ocasiones. Además, en cualquier momento y hasta el último de su vida, puede echarse atrás en la decisión tomada.

Aunque el paciente confirme su deseo de morir, en cada Comunidad Autónoma habrá una Comisión de Evaluación y Control formada por médicos y juristas, que se encargará de comprobar que se cumplen los requisitos para recibir la ayuda para morir. Sólo cuando la Comisión da el  definitivo, el paciente puede, por fin, morir. Al enfermo, ya sólo le queda decidir si el medicamento prescrito por el médico se lo administrará él mismo o será el médico quien lo haga. En cualquiera de los 2 casos,  el médico acompañará al paciente hasta el momento de la muerte, ya sea asistiéndole, ya sea observando.

Si no puedes escapar de tu cuerpo, puedes sentir que tu vida es una carga. Para ti y para  los demás. A partir de ahora, la ley otorgará  al enfermo la libertad de poder elegir si quiere seguir con su vida o no. Y poder decidir es, a veces, la única posibilidad que les queda a  personas a quienes la enfermedad les ha privado de casi todo. Porque si la vida no es buena, ¿por qué no ponerle fin con una buena muerte?

Además, la ley  libera a la familia, los amigos , los seres queridos, de tener que ayudar a morir a alguien a quien se ama. Porque al dolor de una decisión tan dura, se sumaba, también, la responsabilidad penal en que se podía incurrir. Conviene recordar lo que decía el Código Penal a este respecto: 

Artículo 143

1. El que induzca al suicidio de otro será castigado con la pena de prisión de cuatro a ocho años.

2. Se impondrá la pena de prisión de dos a cinco años al que coopere con actos necesarios al suicidio de una persona.

3. Será castigado con la pena de prisión de seis a diez años si la cooperación llegara hasta el punto de ejecutar la muerte.

4. El que causare o cooperare activamente con actos necesarios y directos a la muerte de otro, por la petición expresa, seria e inequívoca de éste, en el caso de que la víctima sufriera una enfermedad grave que conduciría necesariamente a su muerte, o que produjera graves padecimientos permanentes y difíciles de soportar, será castigado con la pena inferior en uno o dos grados a las señaladas en los números 2 y 3 de este artículo.

Con la aprobación de la eutanasia, en 2021, el punto 4 de este artículo queda modificado, de forma que los médicos puedan ayudar a morir a los enfermos que lo pidan y cumplan los requisitos:

“No será punible la conducta del médico que con actos necesarios y directos causare o cooperare a la muerte de una persona, cuando esta sufra una enfermedad grave e incurable o grave, crónica e invalidante”


Los que no llegaron a tiempo: Ramón Sampedro y María José Carrasco


No es la ley de la eutanasia una ley popular, por así decirlo.

007

Así que aprobarla, era algo así como ponerle el cascabel al gato: nadie se atrevía. De hecho, el proceso por el que España ha aprobado este derecho  no ha sido fácil. Según la web del Congreso de los Diputados, desde 1994, en que se presentó la primera proposición de ley  por Esquerra Republicana, ha habido 13 tentativas  para intentar aprobar la eutanasia.  Han sido muchos seres humanos, también,  los que han luchado por ella y unos cuantos, los que han muerto sin ver la ley aprobada. La aprobación de la ley es una pequeña victoria póstuma de todos ellos: los que pidieron ayuda para morir pero no fueron escuchados. Gente como Ramón Sampedro o María José Carrasco y muchos, muchos más.

El gallego Ramón Sampedro luchó durante 28 años por su derecho a morir, sin conseguirlo. Ramón Sampedro era un marino que quedó tetrapléjico tras un accidente tan estúpido como dramáticas fueron sus consecuencias. Un día, Ramón se lanzó de cabeza al agua desde una roca. La mala suerte quiso que, cosas de la resaca del mar, se golpeara contra un fondo sin apenas agua. El resultado: se fracturó la séptima vértebra cervical y se quedó inmóvil de cuello para abajo. Como él mismo decía, “soy una cabeza viva atada a un cuerpo muerto. “

Sampedro nunca vaciló, jamás tuvo dudas. Buscó la muerte como quien trata de conquistar a una novia que le esquiva, esperando una ley que, como un padre, le concediera su mano. A Sampedro lo mantenía vivo la esperanza de que un tribunal le “concediera” el derecho a morir. Durante casi 30 años, Ramón fue de tribunal en tribunal, de juicio en juicio, de la mano de la asociación Derecho a Morir Dignamente. Pedía ayuda para morir, la que fuera: hasta solicitó el derecho a  rechazar la sonda con la que le daban de comer. Ramón sólo podía mover el cuello: él solo, no podía hacer nada. Ni suicidarse. Los tribunales, quitándole la razón, juicio tras juicio, le sentenciaban, condenándole a vivir.

005

Al final, cansado de esperar un permiso que no llegaba, Ramón recurrió a sus amigos. Y el 12 de enero de 1998,  11 amigos le ayudaron a morir, cada uno con una misión. Uno compró el cianuro; otro lo analizó; el siguiente calculó la cantidad precisa; una cuarta persona lo trasladó de lugar; el quinto lo recogió; el sexto preparó el brebaje; el séptimo, lo echó en un vaso; el octavo, colocó la pajita para que Ramón pudiera beberlo; el noveno, lo puso a su alcance. Un décimo  amigo recogió la carta de despedida que Ramón, como todo lo que escribía, había garabateado con la boca. Y otro, se encargó de grabar en vídeo  su muerte. Todo estaba calculado para que nadie pudiera ser acusado del delito de ayudarle a morir. De acuerdo con el Código Penal, la pena a la que se enfrentaban sus amigos por ayudarle podía llegar a los 10 años de cárcel, no lo lo olvidemos.

Tampoco ha llegado a tiempo para la eutanasia María José Carrasco. Ella ha sido, quizá, la gota que ha colmado el vaso y ha provocado que se aprobara, al fin, la ley. A María José le diagnosticaron esclerosis múltiple en 1989. Esta enfermedad es degenerativa y crónica y afecta a la médula espinal y al cerebro. Aunque se le llama la enfermedad de las  mil caras, todas las posibles variantes tienen algo en común:   el tiempo juega en su contra. La esclerosis no se cura y su evolución es, siempre, sin remedio, a peor. Por poner sólo un ejemplo, el cerebro de una persona con esta enfermedad se reduce, al año, entre un 0,5% y un 1%. 

Cuando escuchó el diagnóstico y sabedora de  un futuro que sólo podía empeorar, María José intentó suicidarse, atiborrándose de pastillas. Su marido lo impidió, creyendo que la salvaba. Y ella siguió sufriendo una enfermedad que ni siquiera acorta la vida: ni ese consuelo le cabía a María José. Después de 30 años , María José no se tenía en pie, no podía asearse ni comer ella sola. No podía escribir ni usar un utensilio, por simple que fuera. A duras penas, podía tragar o hablar. Totalmente inmóvil y casi ciega, María José Carrasco pidió que alguien la ayudara a morir. “No quiero dormirme. Quiero morirme“, decía.


Para entonces, ya no podía soportar los dolores, por más marihuana que tomara. Entonces, su marido, aquel que impidió su suicidio años atrás, decidió ayudarla.  Con todo el dolor que se pueda imaginar, Ángel se convirtió en sus manos y, el 3 de abril de 2019, le suministró pentobarbital sódico. Lo habían comprado por Internet y lo guardaban en casa, por si la ley de la eutanasia no llegaba a tiempo. Para entonces, Ángel y otros familiares de enfermos en situaciones parecidas a la de María José habían recogido más de 1 millón de firmas pidiendo que se regulara la eutanasia por el Gobierno español.

Pero María José no pudo esperar más. Y,  en la primavera de 2021, Ángel Hernández será juzgado, si nadie lo remedia, por matar a su mujer, María José Carrasco.

Gente como Sampedro o María José abrieron, poco a poco, el camino hacia la ley. Para muchos, la ley ha llegado tarde. Porque nadie debería sufrir una vida cuyo único horizonte es esperar que llegue la muerte. Vivir, es un derecho, no una obligación. Y, como dice la ley, “no existe un deber constitucional de imponer o tutelar la vida a toda costa y en contra de la voluntad del titular del derecho a la vida.” Conviene no olvidarlo. Obligar a vivir a quien no quiere hacerlo, ¿en nombre de qué y para qué?


004

La eutanasia en otros países 

Antes de llegar a España, la eutanasia se había aprobado ya en 5 países ( Bélgica, Holanda, Luxemburgo, Canadá y Colombia) y, en cada uno de ellos, la legislación que regula la buena muerte tiene sus peculiaridades. Veamos algunas de ellas. Los pioneros en legislar sobre la eutanasia, en 2002, fueron los belgas y holandeses.

En Bélgica, los enfermos terminales pueden pedir la eutanasia. También pueden hacerlo los enfermos psiquiátricos, aunque este punto ha generado más de una controversia entre los belgas. Hace 5 años, además, se permitió que los menores pudieran solicitarla también. Desde su legalización, dos niños y un adolescente que padecían enfermedades incurables y dolores insoportables que no podían ser mitigados, recibieron la eutanasia. Los pacientes sufrían, entre otras cosas, de tumores cerebrales y atrofia muscular.

En Holanda, el paciente debe sufrir una enfermedad irreversible o encontrarse en fase terminal y con un padecimiento insoportable y sin ninguna perspectiva de mejora. Igual que en España, los requisitos son muy estrictos: el paciente debe residir en Países Bajos y la petición de eutanasia o de ayuda al suicidio debe ser reiterada, voluntaria y producto de la reflexión.

Además, el paciente debe haber sido informado de la situación y del pronóstico. En este país, como en Bélgica, las peticiones de eutanasia las pueden hacer los menores de edad, en algunos casos con el consentimiento de los padres (entre los 12 y 16 años inclusive) y sin el consentimiento, aunque participando en la decisión final (entre los 16 y 17 años). Igual que en Bélgica, también las personas con problemas de salud mental pueden pedir la eutanasia.

En Luxemburgo, la ley se aprobó en 2008 y se permite la eutanasia a los enfermos terminales y a los que que padecen una enfermedad incurable, sólo cuando hayan pedido morir reiteradamente y siempre que cuenten con el consentimiento de dos médicos y un grupo de expertos.

En Canadá, la ley entró en vigor en diciembre de 2015 y sólo permite la eutanasia y para alguien “al final de la vida” que se encuentra en un “estado avanzado de decadencia irreversible en su capacidad”.

En Colombia, la eutanasia es un derecho constitucional desde 1998. Sin embargo, no se legisló hasta 2015. Los primeros tiempos, ante el desconocimiento y la falta de regulación legal, eran los médicos quienes decidían arriesgarse a practicarla o no, porque la falta de legislación podía conllevar, para el que llevara a cabo la eutanasia, consecuencias penales. Hoy en día, sólo pueden acogerse a ella enfermos terminales que lo soliciten de manera clara, informada, completa y precisa, sabiendo siempre las opciones de que disponen. Para que el procedimiento sea legal, la eutanasia activa debe ser practicada por un profesional de la medicina,  y con la autorización del respectivo comité científico-interdisciplinario. 

Actualmente, en Colombia, los menores pueden solicitar la eutanasia. Entre los 6 y los 12, sólo  en casos excepcionales; entre los 12 y 14 prevalece la autonomía del menor, pero es obligatorio el consentimiento de los padres. Y a partir de los 14, sólo cuenta la voluntad del adolescente.

En Nueva Zelanda está previsto que la eutanasia entre en vigor en noviembre de 2021Los ciudadanos lo  han aprobado  por referéndum. Sólo los enfermos terminales que padecen una enfermedad insufrible podrán pedir la buena muerte. Deben hacerlo  de forma consciente y voluntaria. Pero  en Nueva Zelanda,  para que un médico administre una droga letal a un adulto, al enfermo le tienen que quedar, como máximo,  seis meses de vida. 

En otros países, la eutanasia en sentido estricto no es legal. Pero se permite el suicidio asistido, es decir, aquel en el que se le proporciona a una persona, de forma intencionada y con conocimiento, los medios necesarios para suicidarse, incluidos el asesoramiento sobre dosis letales de medicamentos, la prescripción o el suministro de los mismos. Es el paciente, en este caso, el que voluntariamente termina con su vida. Entre estos países, se encuentra Suiza.

Suiza es el único lugar del mundo en el que se permite la ayuda para morir en su territorio a enfermos que no sean del país. La eutanasia como tal está prohibida, pero se permite el  suicidio asistido , es decir, se proporciona el medicamento para morir al paciente y es él quien se lo administra. Esta forma de morir  se practica en Suiza desde los años 40. El Tribunal Federal suizo de 2006 estableció que toda persona en uso de sus capacidades mentales (sin considerar si eran o no enfermos terminales) tenía  el derecho a decidir sobre su propia muerte. Hoy, son ya varias las organizaciones en el país que se encargan de ayudar a los enfermos que acuden allí pidiendo la muerte. Suiza es, hoy en día, un país que acoge a ciudadanos de todo el mundo en cuyos países obtener ayuda para morir no es posible. Hasta tal punto es así que se habla de “turismo de la muerte“.  Quizá por ello, uno de los requisitos, en este país, se refiere a los que ayudan a morir: que su motivación no sea egoísta (léase económica). 

En 2017, se aprobó el suicidio asistido en un estado australiano, Victoria. Para solicitar la ayuda, los enfermos deben ser adultos con capacidad de decisión que sufran una enfermedad incurable o degenerativa cuya esperanza de vida máxima sea de 12 meses. 

También existe el suicidio asistido en varios estados de Norteamérica (Washington, Montana, Oregón,  Vertmont y California). En estos casos, sólo se permite la ayuda para enfermos terminales.

Aparte de estos países en los que la eutanasia o el suicidio asistido, con más o menos matices, es legal, existen aquellos en los que se practica la eutanasia pasiva, es decir, cuando se suspende el tratamiento médico para pacientes que se encuentran en situación  irreversible. Esta posibilidad  está reconocida, bajo ciertas condiciones, en las legislaciones de Suecia, Noruega, Dinamarca y Finlandia.


Reflexión final

                                                                               

 

006

                                                                             Se llamaba Golfo y era mi perro. Cerca de las Navidades de 2006, Golfo enfermó y le llevamos al veterinario. A varios veterinarios, en realidad. Cuando una, la que resultó ser la última, nos dijo que ya no se podía hacer nada por él, no quisimos escucharla. Queríamos que siguiera viviendo, y odiamos a la veterinaria por decir que lo único que podíamos hacer por él era “dormirle“. Qué eufemismo más espantoso: nosotros jamás mataríamos a nuestro Golfo.

Pero en los días siguientes, Golfo empeoró. No comía ni siquiera los flanes Dhul, que le encantaban. Apenas bebía y, al final, ni tenerse en pie podía. Y tuvimos que ponerle la inyección. En la sala de espera del veterinario, con Golfo apenas consciente, yo lloraba, sintiéndome culpable por llevarle a morir. Pese a que apenas se podía decir ya que estuviera vivo.

Que Golfo llevaba tiempo sufriendo, lo supe con toda claridad cuando le pusieron el calmante previo a la inyección. De pronto, su gesto se relajó y volvió a ser el mismo Golfo que había sido hasta que la enfermedad le convirtió en una sombra doliente y sufriente.

Entonces comprendí que la muerte puede ser un descanso. Y lamenté que a los humanos, llegado el momento en que ya sólo podemos sufrir, en que nada podría salvarnos, nadie nos pusiera una inyección.

Dejar morir a alguien no es fácil. Si quieres a alguien, le quieres vivo, contigo, a tu lado. Aunque sepas que ya sólo queda de él una sombra, dejar ir no es sencillo. Sólo puedes aceptar su muerte cuando no te queda otra opción. Mejor dicho, cuando sabes que a la otra persona no le queda salida.

Y eso es lo que la ley de la eutanasia regula: el derecho de una persona a decidir que ya no puede más, porque su dolor es insufrible o porque su enfermedad no tiene cura. A veces, la vida cierra todas las salidas. No es verdad que siempre que se cierra una puerta, se abre una ventana. A veces, la vida es tan puta que ni escapar de ella te permite. Y tu cuerpo se convierte en una prisión de la que no puedes huir. Y el sufrimiento deja de tener sentido cuando no hay esperanza de salir de él. 

La eutanasia no es un asesinato. No es una alternativa a los cuidados paliativos. Hay dolores que ningún cuidado puede aliviar. Hay situaciones en las que sólo la muerte puede salvarnos. La vida es un bien si es una buena vida. No puede serlo cuando el dolor es el único protagonista de todos y cada uno de nuestros instantes.

Hay vidas en que el único cambio posible es, indefectiblemente, inevitablemente, a peor. No hay posible mejora. Son vidas tan duras que la muerte se vuelve un alivio. Entonces, ¿quién puede negarle el derecho a una muerte digna al que la vida le ha negado, ya, casi todo?


008



1 Comentarios

1

Larguillo articulo... la decisión de que hacer con la vida de uno mismo es una cosa muy intima para que tenga que estar sujeta a leyes, incluido decidir el final de la misma. En definitiva es un concepto de libertad como otro cualquiera. Los santos mártires o los héroes nacionales, que unos por obstinación, otros por "de perdidos al rio" que dejaron le arrebataran la vida también suenan a eutanásicos. Nosotros, los del PVC, con que podamos decidir si podamos renunciar al DNI tenemos ya bastante. Al final, los suicidas siguen mal vistos. Saludos

escrito por PVC 01/feb/21    23:06

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
01

"Verlos con el maillot verde del Club Ciclista Carmona, en competición o de cicloturismo, dejaban claro que la generación de la postguerra estaba hecha de superhombres".

Comenta
01 (1)

"Dejar morir la hostelería de Carmona es dejarse amputar, no una parte del cuerpo, sino del alma".

Comenta
Hoy

Golosinas y 350.000 euros fueron hoy la dádivas que, en la Plaza de Arriba, distribuyeron sendos Papá Noel de distinta procedencia ilusoria. En común: carmonenses que se buscan la vida repartiendo felicidad.  

Comenta
Thumbnail Mateo 02 copia

El joven cineasta, Mateo Cabeza Rodríguez, de profundas raíces familiares en Carmona, da un paso de gigante en su carrera cinematográfica con un documental cortometraje seleccionado para competir para los premios Goya. "Paraiso" es una obra de arte realizada en una habitación del Hospital Infantil Virgen del Rocío de Sevilla.

Comenta
IMPORTANCIALAVARSELASMANOS1

Logoelgrifosaludelgrifoinformacion 3Según la OMS, lavarse las manos puede ayudarnos a prevernir hasta 200 enfermedades.


Un gesto tan sencillo y que muchas veces olvidamos, como es lavarse las manos, puede ayudarnos a tener mejor salud

Comenta
1hospitalmilitardesevilla

En el mes de Junio, se cumplieron 13 años de la Cesión por parte del Ministerio de Defensa a la Junta de Andalucía, por ser considerado “demasiado grande y caro para el Ministerio”. Desde esa fecha, el Centro Hospitalario permanece cerrado y un gran cartel de reforma puede observarse tras las vallas de seguridad que lo cercan, junto a restos de materiales como ladrillos, sacos de cemento y planchas de hierro.
 
Comenta
495px David   The Death of Socrates

"La eutanasia no es un asesinato. No es una alternativa a los cuidados paliativos. Hay dolores que ningún cuidado puede aliviar. Hay situaciones en las que sólo la muerte puede salvarnos. La vida es un bien si es una buena vida. No puede serlo cuando el dolor es el único protagonista de todos y cada uno de nuestros instantes".

Comenta
Yo fotografo grifo

"Aventura que toca a su fin en la parte que a mi me corresponde porque, afortunadamente, El Grifo continúa su andadura informativa local"

Comenta
Portada gane cancer

Y es que hoy hace dos años que entré en un quirofano para comenzar a ganarle la batalla al cáncer. A la misma hora que escribo estas líneas, el Doctor Javier Valdés, cirujano del Hospital Virgen Macarena, estaba operándome junto con su equipo. Después de siete horas en el quirófano, una ileostomía y casi dos días vigilado en la sala especial postoperatoria, me trasladaron a mi habitación en la tercera planta del hospital donde me esperaba mi famila, llegué que casi no podía moverme y con el cuerpo "cortado" como le dije a la enfermera, quien me contestó con todo su arte, "no vas a traer el cuerpo cortado si te acaban de operar.....

Comenta
Exterior 00 16

Un nuevo premio ha conseguido el Parador de Carmona por su excelencia reconocida por los clientes tanto en servicios como en seguridad, en un año difícil para el sector. El premio "Loved by Guest", renueva prestigio al buque insignia del turismo carmonense. 

Comenta
155341525 10208930733263388 1337422570141356786 n

Diversos actos institucionales se han celebrado con motivo del Día de Andalucía, teniendo como protagonistas a ciudadanos y entidades que han sido objeto de recoconicimiento público.

Comenta
Bandera Andalucia

La redacción del Grifo información desea a sus lectores un feliz Día de la Patria Andaluza, con el recuerdo de tantos hombres y mujeres que lucharon por la Libertad bajo la bandera blanca y verde.

Comenta
Hoy 3

Un Matacán de recuerdo no viene mal para acompañar a la actualidad.

Comenta
Silo1

El silo carmonense vuelve a ser noticia ante el anuncio de la solicitud de cesión realizada por el Ayuntamiento de Carmona a la Junta de Andalucía. Hace años el Consistorio ya realizó la misma petición y proyectó diversas alternativas al emblemático edificio que actualmente usa como almacen de obras.

Comenta
Hoy

A partir del próximo martes, los usuarios del SAS, recuperarán las citas presenciales y dispondrán de medidas especiales de cara a la seguridad higiénico sanitarias en los centros de salud. Así lo anunció, entre otros temas de interés general, el consejero de Salud y Familia de la Junta de Andalucía Jesús Aguirre. En Carmona, la campaña de vacunaciones prosigue con una segunda jornada que tuvo como principales beneficiarios al personal docente de Educación Infantil. 

Comenta
Hola

Los carmonenses mayores de 89 años han sido los primeros en recibir hoy la vacuna contra el coronavirus, iniciando así la campaña que seguirá por sectores, entre ellos, y próximos, los docentes de Educación Infantil y Primaria. 

Comenta
Portada Real

Como buque insignia del comercio local, la calle Real fue la vía por excelencia para montar un negocio. Eso fue el ayer. El hoy más bien nos recuerda un naufragio que deja huella a cada paso. Unos, no prepararon al personal para la reconversión de un sector que nunca vio el monumental iceberg que asomaba en superficie y otros dejaron que el trasantlántico se hundiera mientras tocaba la orquesta. Más lazos negros.¿Nadie asume reponsabilidades? Pues va siendo hora de pedirlas. 

Comenta
02

La proximidad hace normalidad lo cotidiano. Pero para el jurado de los premios GURMÉ la clave radica en todo un conjunto de factores que no se escapan al catador de la buena hostelería; una clientela fiel que admira: cocina con sabor tradicional, enclave, familiaridad, calidad y precio. Lo que se dice: “sentirse a gusto”... en el Bar Goya.

Comenta
0c466105 4d30 49a4 b50f 0843d52a1928

Con el mismo espíritu que en la recuperación del Carnaval, hoy ponemos un granito de arena en este de 2021. El coronavirus no podrá con las coplas. Ánimo. Adelante, siempre adelante, Carmona.            

                                                                                                                               Paco Eslava

                                                                                                                 14/02/2021 Domingo de Carnaval

Comenta
Hola

En pleno toque de queda, la desinfección vuelve esta madrugada a realizarse en la vías urbanas de Carmona. Los datos de la incidencia del virus registran niveles preocupantes en la localidad.

Comenta
6a©tramontana

Nuestras abuelas y abuelos han superado una Guerra Civil, la hambruna posterior, han vivido en su mayoría lo que significa una dictadura, han peleado por nuestros derechos, han trabajado duramente para que ahora tengamos las comodidades y el bienestar del que disfrutamos, nos han criado…han sido nuestros héroes y ahora les toca pagar una factura demasiado alta con el virus del COVID-19.

Comenta
01

Por Francisco Eslava

"Los archivos y hemerotecas futboleras dan buena cuenta de numerosos carmonenses ligados de una u ottra forma con el Cádiz CF"

                      


Comenta
01

Los cambios anímicos durante el estado de alarma que nos ha tocado vivir con confinamiento incluido, están a la orden del día en nuestro quehacer diario, así lo pronosticaban los expertos en materia de salud mental, tal y como hemos recogido en estas páginas de información.

Comenta
IMG 20191121 232000

Carmona sigue en curva ascendente en esta segunda ola de contagios por Covid que supera a día de hoy los 200 desde el inicio de la pandemia. 

Comenta
Portada mascarillas el grifo informacion

Personas sencillas de nuestro pueblo como Esther, Cristina, Mari, Ana, José Manuel, Macu, Manoli, Pili, Fran, Antonio, Loli, Mancera, Isa, Olalli, Pepe, Montse, menta y lavanda (la llamo así porque es como aparece en su perfil de wasap), Mi amiga Gertrudis (que las está cosiendo por mí, al haberme cortado un dedo y no poder hacerlo yo) y a nuestra Concejala de Educación, formación y empleo Angélica Alonso y su compañera María José CastejónConcejala de Servicios Sociales e Igualdad.

 
Comenta
©griselda bernardino
NOTICIASPOLITICALOCALLOGO
UNIDOSPORUNMUNDOMASVERDE
Bienvenidosrefugiados