Comentarios 1

NO FUE SOLO UN PELLIZCO por Maria del Carmen Fernandez

|


58

NO FUE SOLO UN PELLIZCO


Desde que comenzó 2018, el número de mujeres que han sido asesinadas en nuestro país, por sus parejas o exparejas, asciende a 43; 971 desde enero de 2003, año en el que comenzaron a registrarse oficialmente las muertes por violencia de género. Por si fuera poco, a esta vergonzante lista hay que sumar el asesinato de 27 niños, desde 2013 hasta la fecha, cuyo único pecado fue ser hijos de mujeres víctimas del machismo y la misoginia. Además, 33 han quedado huérfanos. El que diga que, o no se puede hacer nada, o ya se hace suficiente en materia de igualdad, no oye, no siente y no ve. Pero ojo, la lucha empieza desde los cimientos, y no desde el tejado.


Hace algunos días me encontraba en un lugar en el que había una pandilla de chicos y chicas. Sus edades comprendían entre los 13 y los 14 años. Lo primero que me sorprendió de su comportamiento fue que ellos comenzaron a tirarles piedras a ellas. Más que un juego infantil, a mí me pareció la típica y rancia demostración de supremacía del varón sobre la hembra. Muy propio de los trogloditas. Pero más aún me sorprendió la actitud de ellas: algunas les devolvían el “disparo”; otras se escondían para no sufrir daño; y la mayoría se quejaba de mala gana. La verdad es que no daba crédito ante una postura tan pasiva.


Eso no fue nada comparado con lo que vi a continuación. Cansados de tirarles piedras a sus “amigas”, todos se dirigieron hacia un banco. Unos se sentaron, y otros no. De repente, y para mi estupefacción, uno de los chicos que estaba de pie, se acercó a una de las chicas que estaba sentada, y le dio un pellizco en uno de sus pechos. Como era de esperar, el macho alfa fue aclamado por el resto. La chica solo hizo un leve gesto de repulsa. El gallo del corral volvió a repetir su hazaña, ante las risas del público masculino. Fue entonces cuando ella se levantó, le dio la mano, y se fue con él. Por lo visto eran “pareja”, y por lo visto, el pellizco era su forma de decirle “vámonos”.


Hoy es un pellizco. Mañana puede ser un tortazo en la cara. Más adelante, quién sabe si una paliza. Y ya solo le quedará matarla, pensé.


Educación, educación y educación. En valores y en igualdad. Nuestros jóvenes tienen que saber que ante actitudes así hay que tener tolerancia cero. Darle un pellizco en el pecho a una mujer no es un juego de niños, es un acto machista y violento que no se debe de consentir.



El maltrato tolerancia cero L m0MfiC



Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
01

Como te decía, amigo Sancho, allá a los lejos distingo a la que llaman de buena fe Carmonagincia; atalaya propuesta candidata como ciudad mágica por el Patronato de Magos. Atraído por su reciente fama de azarosa, vamos a acercarnos con precaución

Comenta
Promesas

Nosotros no somos capaces de recordar cuanto tiempo lleva el cartel en ese lugar, creemos que está ya mimetizado con el paisaje y simplemente es algo cotidiano a nuestro paso, el objetivo incansable del captacán ha vuelto a dar en el clavo.

Comenta
Destrozos en el real

El nuevo robo se perpetró el pasado seis de enero y fue la patrulla de la Policía Local quien descubrió la puerta forzada de la escuela y avisó a su Directora de lo que había ocurrido, al mismo tiempo que puso el hecho en conocimiento de la Guardia Civil quien es la competente en estos casos para iniciar la investigación.

Comenta
NOTICIASPOLITICALOCALLOGO
UNIDOSPORUNMUNDOMASVERDE
Bienvenidosrefugiados