Comentarios 1

CAFÉ DE LA MUERTE por Antonio Montero Alcaide

|

Articulo de opinión por Antonio Montero.

Publicado Diario de Almería el 24/agosto/2018


Cafe tertulia muerte

CAFÉ DE LA MUERTE


En una tertulia de café pueden estimarse dispares asuntos de ultratumba ante la inexcusable evidencia de la mortalidad


Si uno supiera, a ciencia cierta, que mañana va morir, ¿qué cosas haría hoy? Para encontrar más llevadera y hasta atractiva la disquisición postrera, no parece mal modo el de una tertulia en un café de la muerte. Así, lo han leído bien, porque un sociólogo, en Suiza, tuvo la ocurrencia de organizar veladas en las que pudieran plantearse cuestiones como la que, acaso con otra ocurrencia, se ha apuntado al principio. La idea se extendió y en otros países también se adhirieron cafeterías dispuestas a dar rienda suelta a los asuntos de ultratumba, dada la inexcusable evidencia de la mortalidad. No se trata, entonces, de una iniciativa terapéutica sino más bien humanista y filosófica, e incluso comercial por el reclamo que puede acrecentar la concurrencia. Si bien, una patología, la tanatofobia, el miedo extremo, exacerbado y constante ante la muerte -principalmente, la propia-, acaso se aliviaría con un cafelito bien negro y a propósito. Los terapeutas que la tratan procuran, sobre todo, que los afectados centren la mente en el presente y dejen de anticipar permanentemente el final. Llama la atención, sin embargo, el uso de técnicas de realidad virtual que pretenden remediar el trastorno poniendo a estos fóbicos ante un cuerpo virtual, que es el suyo real, de manera que intenten salir de su propio cuerpo, se observen desde arriba, tengan una experiencia artificial -por virtual- de viaje fuera del cuerpo y mejoren, ahí está la cuestión más destacada, por la sensación de supervivencia más allá del cuerpo físico.


Pero como se empezaba por el café de la muerte, menos novelera y más asentada es la iniciativa del club de lectura, para la que el café también resulta adecuado, y disfrutar de buenos ratos, en este particular caso, con Las intermitencias de la muerte, de Saramago. Porque su argumento es otra buena muestra de la genialidad y de las relevantes dialécticas -aquí, lo efímero y lo eterno- que ocupan a tan gran escritor. La muerte ha decidido que la gente deje de morir -queda sin razón la tanatofobía-. Pero la vejez eterna resulta insufrible y patológica, además de un problema social, de salud pública, ingobernable. Hasta que de nuevo se instaura la muerte pero anunciándose una semana antes a quienes van a morir, con una carta en sobre de color violeta, para que preparen y anticipen en esos días -y no de continuo, como los fóbicos- su final. Estas cartas, claro está, generan el caos, sin que sea posible matar a la mensajera. Con lo bien que empezaba la novela: "Al día siguiente no murió nadie".

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
01

Como te decía, amigo Sancho, allá a los lejos distingo a la que llaman de buena fe Carmonagincia; atalaya propuesta candidata como ciudad mágica por el Patronato de Magos. Atraído por su reciente fama de azarosa, vamos a acercarnos con precaución

Comenta
Promesas

Nosotros no somos capaces de recordar cuanto tiempo lleva el cartel en ese lugar, creemos que está ya mimetizado con el paisaje y simplemente es algo cotidiano a nuestro paso, el objetivo incansable del captacán ha vuelto a dar en el clavo.

Comenta
Destrozos en el real

El nuevo robo se perpetró el pasado seis de enero y fue la patrulla de la Policía Local quien descubrió la puerta forzada de la escuela y avisó a su Directora de lo que había ocurrido, al mismo tiempo que puso el hecho en conocimiento de la Guardia Civil quien es la competente en estos casos para iniciar la investigación.

Comenta
NOTICIASPOLITICALOCALLOGO
UNIDOSPORUNMUNDOMASVERDE
Bienvenidosrefugiados