Comentarios 1

​LAS NOCHES DE MI PALACIO un relato de José Campanario Alvarez

|

              LAS NOCHES DE MI PALACIO


Al Mutamid 784x1024


Cada día es más difícil poder disfrutar de la soledad y del silencio. Porque, aunque muchos no lo crean, algunos somos amantes de la soledad. No de la soledad perpetua, casi un infierno, sino de la soledad necesaria para conocerse a sí mismo, para reflexionar sobre lo que nos rodea y aumentar la capacidad de asombrarse ante la belleza, aún a riesgo de que el corazón se quede casi cataléptico.


La intimidad, y sobre todo su disfrute, es un bien que pocos sabemos apreciar.



¡Perdón, no me he presentado!, ¿cómo es posible que haya sido tan descortés? Mi nombre es Abu l-Qasim al-Mu‘tamid ‘alà Allah Muhammad ibn ‘Abbad, Al’Mutamid para los amigos, para ti que lees estas líneas. Fui, según dicen, un rey muy importante, pero los que afirman tal cosa se equivocan: fui simplemente un enamorado de mi palacio, de lo que hoy conocéis como los Reales Alcázares. Tan enamorado estaba de mi Alcázar que le componía poemas a mi esposa, Rumaikiyya, a la que yo llamaba Itimad, gracias a la inspiración de mi palacio. Y era cierto, muy cierto, que amaba a mi Itimad, la mujer con la que respiraba, con la que miraba por sus ojos... pero el Alcázar me tenía hechizado, embrujado y poseído.



El Alcázar, mi palacio, era mi vida. Mi mayor castigo no fue como dicen, el destierro por haber perdido el trono. No poder respirar el aire de mi palacio era morir lentamente; no escuchar el ecos de mis pasos recorriendo sus pasillos durante las noches de luna llena, era sufrir el vacío más absoluto. La vida estaba falta de vida sin mi palacio.



Ahora que puedo disfrutar mi libertad, que puedo traspasar puertas por muy gruesas que sean sus maderas, filtrarme por las rendijas de las coloridas ventanas y pasear por los jardines de mi Palacio sin que me moleste la guardia del usurpador de mi trono, me había acostumbrado a visitar mi palacio por las noches, deambular por sus estancias, subir las majestuosas escaleras y recordar las noches de amor en las alcobas de mi harén. Porque el amor en mi palacio, era otra dimensión en la que se amaba por encima del tiempo, sin importar las sombras ni los claroscuros de los amaneceres; había espacio para la nostalgia y para rememorar poemas compuestos bajo los naranjos. Me había acostumbrado a la luz de las noches de mi Alcázar.



Pero ahora, me sobresalto cuando, al entrar en el Patio de las Doncellas, veo luces extrañas que pretenden que parezca de día, cuando en realidad la noche acaricia sus piedras sin necesidad de tanta luz que, además de herir el alma de esas piedras, deslumbra y asusta la intimidad. La penumbra es parte de la vida de mi palacio, del Alcázar; tanta luz hace daño a sus rincones, al sonido de los silencios que conforman su vida nocturna. La luz asusta, hiere a los ojos dotados para saborear la tibieza de la penumbra, el abrazo íntimo de las sombras extendido a dimensiones atemporales.



No me dejan disfrutar de mi palacio. Cada noche es invadido por cientos de personas curiosas, insensibles a los latidos de las piedras de El Alcázar, ansiosas por recorrer las habitaciones abiertas pero que no saben ver las maravillas, los matices de las maderas, los colores que vibran en las medias sombras de cada rincón de mi palacio. Son gentes extrañas que invaden mi intimidad y la de mi palacio, la que hemos ido forjando a base de complicidades centenarias que han hecho que nuestra percepción de las realidades nocturnas de El Alcázar, sean otras que no se aprecian a simple vista.


Corte de almutamid La Reception John Frederick Lewis 1873



Ese bullicio de pasos, de voces, de gente hablando, de guías que farfullan extrañas palabras a personas que vienen de muy lejos, hace ensombrecer los espacios, ralentizar los latidos de mi palacio, entristecen los recuerdos que flotan en el aire y que se mantienen desde hace siglos, no encerrados entre los muros como piensan algunos, sino por su propia voluntad porque no encuentran otro lugar mejor donde permanecer vivos. Esos recuerdos, esas vivencias, esos latidos siguen viviendo entre la magia de las piedras, de las maderas, de los cristales, de los jardines de mi palacio. Con tanto bullicio se vuelve a la deslumbrante luz del día, y mi palacio necesita la suavidad de las sombras nocturnas para vivir.



Con las visitas nocturnas y las luces deslumbrantes, no se pueden apreciar los matices de colores de las vidrieras de los ventanales de mi palacio, ni el color que tiene un simple suspiro cuando la persona que suspira es iluminada por un rayo de luz nocturna de la luna a través de los colores de los cristales de El Alcázar. Esas visitas nocturnas no saben, ni pueden, saborear el frescor de las sombras de los muros de mi palacio, ni el suave perfume que se cuela desde los jardines a través de las ventanas, por debajo de las puertas y por cada poro de los muros de mi palacio.




Esas visitas nocturnas no respetan el silencio de las noches de mi palacio, los parlanchines silencios que llenan hasta rebosar las estancias para que se olviden que existe el día.



Al’Mutamid (transcrito por José Campanario)

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
2 DEF N

Y es que hoy hace dos años que entré en un quirofano para comenzar a ganarle la batalla al cáncer. A la misma hora que escribo estas líneas, el Doctor Javier Valdés, cirujano del Hospital Virgen Macarena, estaba operándome junto con su equipo. Después de siete horas en el quirófano, una ileostomía y casi dos días vigilado en la sala especial postoperatoria, me trasladaron a mi habitación en la tercera planta del hospital donde me esperaba mi famila, llegué que casi no podía moverme y con el cuerpo "cortado" como le dije a la enfermera, quien me contestó con todo su arte, "no vas a traer el cuerpo cortado si te acaban de operar.....

Comenta
01 2

"Cinematografía aparte -en la que los carmonenses estamos inmersos a diario-, lo de la maquinaria sobre el terreno en la multiparcela hollywoodiense de Los Villa me da un poco de yuyu. Ya el título de la Ciudad de los Niños hace dudar sobre la edad de los beneficiarios: maternal, infantil, primaria…"

Comenta
Soy esther

Risueña y proactiva, Esther Laforge francesa-sevillana (de Carmona)  de 30 años de edad, es trabajadora social, mediadora y coach. Comprometida con el empoderamiento de la mujer, defiende la vida independiente de las personas con discapacidad. También colabora como articulista en El Grifo Información cuando sus obligaciones se lo permiten. Gran compañera.  

Comenta
BkRctUBpx 1256x620


Cada vez a más corta edad, niños y niñas acceden a la pornografía con una facilidad socialmente inducida

Comenta
Gobierno municipal Carmona 2019

El alcalde de Carmona, Juan Ávila, ha firmado recientemente el decreto con la distribución de las delegaciones municipales en las que se dividirá el nuevo gobierno local. Parques y Jardines y Comercio, principales novedades

Comenta
2 rodaje LA PESTE CARMONA

La grabación de las dos primeras temporadas de la serie de Movistar+ han supuesto un impacto económico positivo especialmente en la contratación de personal de la localidad y las empresas carmonenses.

Comenta
Inicio obra ciudad niños CARMONA

Se trata de un nuevo parque urbano en la zona de Los Villa cuya construcción será financiada por el Ayuntamiento y por los fondos europeos Feder gracias a su inclusión en la Edusi de Carmona.

Comenta
G VIEJA NUEA ALCALDÍA

"En 1979 se celebraron las primeras elecciones municipales desde el final de la guerra civil de 1936, en estos cuarenta años han sido siete los alcaldes que han gobernado en Carmona.De distintos signos políticos y con mejor o peor fortuna, unos más queridos y otros menos,..."

Comenta
ONDA CARMONA EL LIBRO

Hoy viernes 21 de junio se presenta en Carmona la novela histórica 'El secreto de los Sanjuán', de la escritora, periodista y grafóloga María Costa (http://www.mariacosta.es/) y ambientada en nuestra ciudad. El maestro, ya jubilado, Manolo Morales y el carmonense Luís Martínez le han ayudado estos años a la Escritora en la labor de documentación de la novela. 

A la presentación seguirá una visita guiada, por varios lugares relacionados con la obra, que llevará a cabo Rafa Morales, de Adarve Patrimonio Cultural

Comenta
Manifestacion

Los secretarios generales de UPA-A, Miguel Cobos, y COAG-A, Miguel López, hacen un llamamiento a todo el sector y a la sociedad andaluza, para que secunden la manifestación y hagan suya una tabla de reivindicaciones que contiene medidas para intentar revertir una situación que puede suponer pérdidas de 1.500 millones de euros, la misma cifra que llega a Andalucía en subvenciones de la PAC.

(Fotografía de archivo de la manifestación en Jaen en mayo pasdo)

Comenta
01

"Voceros próximos al Rebujito (Régimen Bufo del Jito) -Jito, del verbo jitar-, entre rebuznos de burdégano (híbrido entre mula y caballo) y rucio quijotesco (asno de Sancho), están al liquindoi (vigilantes) para descubrir las fuentes de financiación de este periódico digital que estorba cual mosca cojonera entre tanta pleitesía de derechas sin siglas..."

Comenta
01

"-Maestro, qué palabreja se ha buscado usted esta semana para titular.

Llevas toda la razón, alumno, pero queda muy clínica con los tiempos que corren. La culpa la tiene nuestra Carmona del alma que, sin venir a cuento, le dieron dos o tres retortijones (sin rima) y la han sometido a una ricoscopia..."

Comenta
01

"De momento, soplo velas y le hago partícipe de uno de los párrafos del primer artículo escrito a finales del verano septembrino de 2002 y que hoy sigue vigente como aclaración del porqué del Matacán: «Sobre lo alto de la Puerta de Sevilla reclama la atención de cuantos reparan en observar el Alcázar de Abajo...."

Comenta
NOTICIASPOLITICALOCALLOGO
UNIDOSPORUNMUNDOMASVERDE
Bienvenidosrefugiados