Comentarios 1

El matacán: CARMONA CINEMATOGRÁFICA por Francisco Eslava

|


1


CARMONA CINEMATOGRÁFICA

Matacanlogo 1


No sabe usted cuánta alegría me ha dado el conocer que Carmona tiene, desde el pasado mes de abril, cien parados menos; para ser más exactos ciento nueve. Y no vea como se me ha puesto el cuerpo cuando he conocido que en ese mismo mes diez mil visitantes pasaron bajo el arco de la Puerta de Sevilla, batiendo otro record. De seguir así, este gobierno municipal va a dejar en pañales a nuestro recordman de natación Jesús Almendro. Pero ahí no queda la cosa, que va, que va, acabo de enterarme que se ha creado una nueva ruta turística llamada “Carmona de cine”. Su objetivo, según fuentes de la Alcaldía, potenciar la riqueza cinematográfica de nuestro patrimonio. Ahora caigo que Carmona tuvo un festival de cine, sí ¿no se acuerdan? Ah, pero esto es otra cosa. Esto es un festival permanente, donde los carmonenses hacen de extras (de relleno, para entendernos), mientras los actores principales tienen su rincón preferido y pronto pondrán sus huellas en el acerado de la Plaza Arriba.

2


Atentos señores, nos vamos de ruta: En esta plaza, llamada de Santiago, “Malvaloca” mujer que, con varios hombres en su pasado, tuvo un romance con un tal Leonardo. Ahí están las campanas como testigo de lo que digo. Afirmo, y esto no es cuento, que mi abuelo Luis hizo de extra bajándose del tren Carmonilla con talega y maleta en la estación de Los Olivares. Prosigamos el recorrido: Ahora nos encontramos en el cruce de calles Elio Antonio y Juan Carrera donde Belmonte y Manolete torearon de salón a la espera de una oportunidad y debutar con picadores. En aquella ventana con geranios, alguna que otra moza soñó con verlos vestidos de luces. En este film, mi primo Tomiro llevaba el búcaro de agua desde el Jardinito a la calle Sancho Ibáñez. A tres pasos de aquí, por la calle del Palomar casi en penumbra, la Carmen de Mérimée se trajinaba a la soldadesca entre amores turbulentos. No veas lo guapo que pusieron a mi sobrino Alfredo Luis, vestido de uniforme con su casaca, sus polainas… no le faltaba un detalle de guardia en la puerta del alcázar.


Como aquí nos conocemos todos, por esta manzana del antiguo caserío carmonense se rodó “Nadie conoce a nadie”, entre buen ambiente de cofradía nocturna con argumentos de novela policíaca y con nazarenos, mantillas… Aquí casi contratan a toda la familia: mi sobrino Quisco iba de costalero. No se le vio, pero estaba debajo del paso. Su hermana Toñi actuó de penitente, aunque no va a misa desde la primera comunión. Eso sí, cobró cincuenta euros por noche. El resto del clan se puso de espectador en la acera, desde donde, con caras compungidas, bordaron el papel. Como Carmona tiene gran tradición de nobleza en mansiones señoriales, como pueden observar, no faltó films con tintes de grandes de España. Fue la “Duquesa roja”, un bodrio en el que destacaron los créditos iniciales (paisajes patrimoniales) y mi primo segundo Crispín, que sale montado en su amotillo tirando de dos galgos por la plazuela de las Descalzas, donde ahora nos encontramos.



Si seguimos de frente veremos la lonja de Santa María y aledaños, corazón cinematográfico por excelencia. Por este enclave han pasado desde entierros (Manuela), paseos a caballo (Pepita Jiménez), manifestaciones (El Libertador) hasta muertos de hambres y de verdad (La Peste). Para finalizar la ruta nos vamos a trasladar a la calle del Salvador, donde se encuentra el edificio consistorial. Aquí, no se han rodado películas, aquí se representa a diario la serie titulada: “Juntos hacemos Carmona”. No me pregunten de qué se trata pues aún no he visionado el trailer, pero según me comentan no es muy original. Sobre todo en lo que argumento se refiere: el actor principal promete a sus vasallos el oro y el moro. Para ello interpreta a todo tipo de personajes, desde Superman a Lawrence de Arabia, pasando por el de Marcelino pan y vino. Me llegan críticas hacia los actores secundarios que al parecer no dan mucho de sí, a pesar de tener en sus manos el cambio del libreto de la película. Juntos dicen lo mismo, en Carmona, Cáceres, Doña Mencía, Alcorcón… “Carmona de cine”, una ruta surrealista. Lástima que no fuese muda y llevase por título “Un perro andaluz”.


3

1 Comentarios

1

Don Francisco, se dice pilicula o flim para los entendidos. Es jodido ponerse a pensar si aquí las películas se ruedan por los paisajes o por los "extras". jjajajaj.

escrito por PVC 03/jun/18    01:02

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
01

Como te decía, amigo Sancho, allá a los lejos distingo a la que llaman de buena fe Carmonagincia; atalaya propuesta candidata como ciudad mágica por el Patronato de Magos. Atraído por su reciente fama de azarosa, vamos a acercarnos con precaución

Comenta
Promesas

Nosotros no somos capaces de recordar cuanto tiempo lleva el cartel en ese lugar, creemos que está ya mimetizado con el paisaje y simplemente es algo cotidiano a nuestro paso, el objetivo incansable del captacán ha vuelto a dar en el clavo.

Comenta
Destrozos en el real

El nuevo robo se perpetró el pasado seis de enero y fue la patrulla de la Policía Local quien descubrió la puerta forzada de la escuela y avisó a su Directora de lo que había ocurrido, al mismo tiempo que puso el hecho en conocimiento de la Guardia Civil quien es la competente en estos casos para iniciar la investigación.

Comenta
NOTICIASPOLITICALOCALLOGO
UNIDOSPORUNMUNDOMASVERDE
Bienvenidosrefugiados