Libertad de prensa
3 de mayo
Comentarios 1

​El matacán; BULOQUERÍAS por Francisco Eslava

|

1

BULOQUERÍAS

Matacanlogo 1


Suena el teléfono fijo, cual rara avis en los tiempos tecnológicos que corren. Como de costumbre, es mi mujer la que levanta el auricular por aquello de recibir en casa el noventa por ciento de las llamadas en este formato. De fijo, que se trata de un familiar o amistad cercana, los únicos que aún recuerdan los tradicionales números de aquellas voluminosas guías telefónicas que engordaban año tras año en función de la provincia en cuestión. Al otro lado del hilo -nunca mejor dicho- una amiga íntima requiere azorada la aclaración de lo que acaba de oír en la peluquería: La separación conyugal de un servidor con mi parienta. Deshecho el entuerto y tras confirmarle que seguimos juntos y sin perspectivas de romper el matrimonio y con ganas de celebrar las bodas de oro llegado el momento del chocheo, reflexiono sobre el tema, propio de peluquerías y barberías, como se llamaban no hace mucho; las primeras de mujeres y las segundas de hombres.


Y es que ambos locales podrían unificar nombre comercial y llamarse también “buloquerías”, locales difusores de bulos de locura donde te toman el pelo, al natural, con tijeras, con navaja, con cuchillas… Donde entre bulo y bulo te ponen los rulos. O donde pocos callan mientras te hacen la raya. Hoy en día, y en la mayoría de los casos, sendos servicios a la vez, por aquello de que el pelo se sumó a la igualdad de género hace tiempo, aunque la calvicie tenga nombre femenino y la padece más el masculino. Así que mientras me arreglan las puntas y sanean el cuero cabelludo -según el argot- decido poner onda a los bulos (no rulo) que corren por estos neolocales de belleza. Hay que ser cautos, porque no es lo mismo inocentada que bulo. El uno viene marcado por el humor, mientras que el segundo por la mala leche, y no precisamente de la COVAP (por cierto, de excelente calidad).



De esta manera agudizo el oído cuando me ofrecen el sillón para el lavado. Entre champú y champú, el comunicante me alerta del peligro que corre Carmona de un posible terremoto por estar situada sobre la falla de los Alcores, de triste recuerdo. Amedrentado me tiene el tío, mientras me seco la melena. Si me coge el terremoto con “el pelo alborotado… y las medias de color”, cualquiera me reconoce bajo los escombros. Del otro extremo del salón, se alza la voz de un cliente que nos pone en solfa sobre el pronto impago de las pensiones, pues apunta que la hucha se ha agotado. Como esto ocurra –afirmó con rotundidad- Carmona se hunde en la miseria al ser dependiente de estas prestaciones. Me miro en el espejo y noto que la piel toma un leve tono mostaza. ¿Será posible? Acabo de jubilarme y ya no hay dinero, con todo lo que he pagado de impuestos durante cuarenta años.


3

Trago saliva, mientras el artesano de tijeras me pregunta que cómo prefiero el corte. A la moda -respondo-, en vez de corte… recorte: un poco de allí, otro de aquí y que dure por lo menos hasta la novena… si llegamos. A esto que entra otro cliente en plan emprendedor. Ofrece papeletas para sortear una gavilla de espárragos. No vende ni una tira, pero avisa: Acaban de robar en la gasolinera, el ladrón se ha escapado con cuchillo en mano y lo han visto rondando por el Paseo. Nos miramos todos, hacemos correr las persianas por si acaso y con ojo avizor al exterior. De momento no vemos nada extraño, salvo el humo del puesto de castañas. No obstante, le doy prisa al barbero ante el cariz que toman los acontecimientos.


Acabado el servicio, el que me sigue en el sillón me alerta sobre la acera resbaladiza y el paso de peatones, incrementada por la cera procesional, pues hace media hora ha habido doble incidente en San Pedro con presencia de la DCCU. A la salida no podía faltar el remate: Móvil en mano, entra otro usuario anunciando un nuevo ciclón, de nombre Tiburcio. Llamándose así, ése se lo lleva todo por delante. Resumo: Me quitan la alianza matrimonial, mi casa derruida, sin pensión, amenazado con arma blanca, avisado de urgencias, de agua y vientos de hasta cien por hora. Ya no me reconozco: pálido, soltero, sin cobijo, acojonado, sin paraguas, sin rebequita y con estos pelos… Cualquiera echa una cana al aire.


2

2 Comentarios

1

En parte lleva razón. Todo escritor es político, al revés en muy contadas excepciones.

escrito por Don Francisco 21/abr/18    16:02
2

Me temo Don Francisco que le han confundido... ¡ Que usted hace ya muchos años que no es político, que es escritor ¡ El politico de la familia es el otro... jajajaja ¡¡¡¡¡

escrito por PVC 20/abr/18    23:06

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
2 BN CON

La explanada que se encuentra delante de los Arcos de la Puerta de Sevilla se convirtió en un improvisado altar donde se rindió homenaje a Jian Lian Wan, comerciante chino que fue degollado en su tienda al impedir que robo de una litrona. A escasos metros de donde cayó abatido, más de trescientas personas se reunieron en la tarde de ayer lunes en una concentración donde se mostró la indignación y la repulsa por este acto criminal.

Comenta
Salida de los juzgados

El juzgado decreta su ingreso en prisión por los delitos de robo y homicidio tras degollar a la víctima en su tienda en la tarde del sábado de feriaa la que se negó a abonar el importe de una litrona.

Comenta
RRSS presentacion LA GUINDA DEL PASTEL Carmona


La escritora María del Carmen Fernández, continúa la saga protagonizada por Quique y Lola con el libro La guinda del pastel, una historia basada en la fuerza de la amistad.

Comenta
2 CAM

El escritor y colaborador habitual de este periódico, José Campanario Álvarez presentó el pasado sábado 19 en el Auditorio Municipal 'Jesús de la Rosa' de Tocina su ópera prima "Un personaje y su circunstancia", magistralmente representada por un estupendo elenco de actores locales que desmotraron durante toda la representación su gran profesinalidad y buen hacer. 

Comenta
1

"Ya huele a feria, como dice la sevillana de los Amigos de Gines. Ya huele a feria de Carmona con todos sus matices; desde las patatas fritas a los churros, pasando por el aceite refrito y su espeso contaminante..."

Comenta
Arqueológico 6

Es difícil describir la maravillosa sensación que se experimenta cuando se tienen la certeza y convicción de que se está ante un importante descubrimiento arqueológico que ha permanecido olvidado durante milenios. Y es común el noble deseo de darlo a conocer y compartirlo. Lo que no podía imaginar Manuel Ruiz, el descubridor de las estructuras que aquí se exponen, es el largo camino que tendría que recorrer para que se reconociese su descubrimiento, ante las críticas y el rechazo que el mismo suscitó ante la administración y la comunidad académica, que consideró que se trataba de unas estructuras geológicas, que no de factura humana.

Comenta
Alcaldes valle gualdquivir en Carmona

Uno de los primeros pasos que van a dar estos alcaldes es solicitar a la Junta de Andalucía la realización de un estudio que permita conocer con exactitud la realidad económico, social y demográfica de esta zona geográfica y, a partir de ese análisis, marcar una estrategia de desarrollo conjunto.

Comenta
NOTICIASPOLITICALOCALLOGO
UNIDOSPORUNMUNDOMASVERDE
Bienvenidosrefugiados