Comentarios 1

SAYONARA, WHATSAPP por Daniel Castillejo Pons

|


Sayonara 1

Sayonara, Whatsapp


Ya hace quince días que tengo el móvil en el taller, los mismos días que llevo sin la celebérrima aplicación de mensajería instantánea llamada Whatsapp. El "patatófono" que estoy usando como sustituto no tiene capacidad para manejar la ingente cantidad de información que gestiona Whatsapp, así que estoy en una especie de "barbecho whatsappero".

Los primeros días fueron difíciles. Como si de una desintoxicación se tratara, me sentía incómodo, vacío, falto de algo, con síndrome de abstinencia. Miraba el móvil sustituto, buscando la lucecita blanca que, en la esquina superior derecha del móvil defenestrado, me anunciaba la llegada a mi bandeja de entrada de algún mensaje de algún amigo-contacto. Lo sé, me estoy perdiendo los mejores memes, los últimos vídeos semanasanteros. Las mejores chorradas sobre el asunto Cifuentes. El sempiterno negro de Whatsapp.


Pero, curiosamente, a los pocos días de comenzar el "tratamiento" se me empezó a quitar el "mono" y todo fue a mejor. Dejé de mirar el móvil cada dos por tres. Comencé a estar en lo que hacía, sin interrupciones. Ya no mandaba whatsapps mientras veía una peli. No miraba el móvil mientras le daba de comer a mi niña. No iba por la calle mirando una pantallita, poniendo en riesgo mi integridad física.

Así que, el otro día, en un momento de lucidez, mientras reflexionaba sobre todo este proceso de desintoxicación whatsappera pensé: "mi vida ha mejorado desde que no tengo Whatsapp, ¿por qué no me quito?" Ahí fue cuando decidí probar a dejarlo, a ver qué sucedía. 

Sayonara 2


No niego la utilidad de la, por otro lado, demoníaca aplicación que nos tiene secuestrados a todos. Nos permite crear grupos para organizar diversas actividades, grupos en los que, a la vez, se pierde mucho el tiempo en tonterías y gilipolleces varias. Nos da la posibilidad de estar en contacto con gente a la que no podemos ver, por la distancia, pero la realidad es que apenas lo uso para eso. Nos da acceso a relacionarnos con mucha gente, pero no llegamos a profundizar con casi nadie, en realidad. ¿Con cuántos nos vemos, nos tomamos un café, mantenemos el contacto físico?

Me acordaba el otro día de una amiga valenciana que vive en Madrid. La tengo en whatsapp, y en Facebook, y nos escribimos, de vez en cuando. De todos mis amigos "lejanos" -lejanos por la distancia que nos separa- es a la que más veo. Poco, por otra parte, una vez cada dos años, un café, una comida, y poco más. Sin embargo, son estos ratitos los que mantienen la cercanía y la complicidad, y no los mensajes que nos enviamos por Whatsapp. Ratitos en los que nos vemos, escuchamos nuestras voces, nuestras risas, el ruido que hacemos al comer. 


En estas dos semanas que llevo sin la aplicación he recibido más llamadas que en los 6 meses anteriores, seguramente. Y me ha gustado la experiencia. Hablar con amigos, ir al grano, no marear la perdiz, no cambiar mil veces de plan... son sensaciones que creía perdidas. Ir andando por la calle y no hacer nada más. Ver la tele, leer, comer sin interrupciones. Ufff, ha sido todo un subidón y por eso he decidido que voy a probar a volver a la vida sin mensajes instantáneos. Seguiré siendo accesible, por teléfono o por mail, a la antigua usanza. Incluso podéis venir a verme a casa, como hacíamos antaño. También seguiré en Facebook, por ahora. Pero voy a intentar vivir sin la aplicación esa que, además, le regala nuestros datos al mejor postor. Así que, parafraseando al exgobernador de California, Sayonara, Whatsapp.


(*) Nota de la redacción; Acabamos de descubrir porqué nuestro compañero Dani no contestaba a nuestros mensajes de wassaps. Estábamos preocupados pero no se nos había ocurrido llamarlo......

 

Sayonara 3

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Http   www.zeleb.es sites default files captura de pantalla 2017 03 14 a las 10.28.03

"Se le llena la boca con los logros de la autonomía, pero no habla de un sistema educativo con muchas deficiencias, con clases saturadas de alumnos, con equipamientos de última tecnología que nadie mantiene, con colegios en los que se incumple la normativa de seguridad laboral en lo que a temperaturas se refiere. No habla de un sistema sanitario, su "joya de la corona", también saturado, con habitaciones con tres camas, con médicos que no dan abasto, con listas de espera interminables...."

 
Comenta
Op flasheado sevilla editada.Imagen fija001

Las detenciones se produjeron en las localidades de Sevilla, Mairena del Alcor, Carmona y Córdoba 


En los registros se intervienen 3 armas de fuego con munición en la recámara , preparadas para ser disparadas

En la operación se recupera dos vehículos, uno de ellos de alta gama y una mocicleta de gran cilindrada, robados los tres hace unos meses


Comenta
Promesas

Nosotros no somos capaces de recordar cuanto tiempo lleva el cartel en ese lugar, creemos que está ya mimetizado con el paisaje y simplemente es algo cotidiano a nuestro paso, el objetivo incansable del captacán ha vuelto a dar en el clavo.

Comenta
Destrozos en el real

El nuevo robo se perpetró el pasado seis de enero y fue la patrulla de la Policía Local quien descubrió la puerta forzada de la escuela y avisó a su Directora de lo que había ocurrido, al mismo tiempo que puso el hecho en conocimiento de la Guardia Civil quien es la competente en estos casos para iniciar la investigación.

Comenta
NOTICIASPOLITICALOCALLOGO
UNIDOSPORUNMUNDOMASVERDE
Bienvenidosrefugiados