Manolo Martínez Rodríguez



Manolo Martínez Rodríguez

5TM

La periodista gastronómica Evelyne Rameletfue la última invitada a la tertulia de Manolo Martínez "Comer, beber y hablar".

El encuentro tuvo lugar en el Parador de Carmona, gracias a queFrancisco Javier Moreno, director del dicho Parador, ha propiciado, con una disponibilidad inusual y un trato exquisito por su parte y la de todo el personal, que la tertulia de nuestra invitada, Evelyne, tuviera lugar en uno de los hermosos salones de los que dispone dicha instalación. Tertulia por la que han pasado ya más de 700 personas que han comido, bebido y hablado con 50 ponentes.

Comenta
22

Juan Manuel Román, arqueólogo municipal, fue el encargado de dirigir la tertulia número 21 de "Comer, Beber y Hablar"

Tanto la comunicativa personalidad del ponente, como el sugerente tema tratado, hicieron que fuera la tertulia más numerosa en sus tres años de existencia, todo un grato estímulo para seguir organizándolas. Gracias a todos.

Comenta
IMG 1588

La tertulia "Comer, beber y hablar" inauguró el año de manera especial. Se nombró por primera vez al "Tertuliano del año", reconocimiento que se hizo a Antonio Rivero López votado democráticamente por todos sus compañeros. Es gratificante comprobar que se barajó el nombre de 10 candidatos, lo que es el mejor indicador de que la tertulia disfruta de muchos y buenos tertulianos.

 
Comenta
IMGP1416

En el poco tiempo del que dispuso (debido a la alta intervención del resto de tertulianos) sintetizó de manera magistral desde las causas por las que emigran los menores hasta cómo era su itinerario migratorio, pasando por los problemas que presenta su atención, sobre todo las niñas migrantes no acompañadas, como viven en los Centros de Protección y cómo los recibe la sociedad andaluza a la hora de facilitar su plena integración social una vez que cumplen los dieciocho años.

Comenta
2 TER

Una tertulia es como un embarazo, la concebimos, la gestamos y la parimos. Eso sí, intentamos que sea un parto sin dolor, por eso nos venimos a este Molino de la Romera, porque no hay mejor epidural que un buen vino.

Comenta